Siete productos financieros en los que invertir tu dinero

El ahorro de los hogares puede ser visto desde dos perspectivas diferentes: por un lado, desde el punto de vista de aquellas personas que necesitan contener su gasto ...

¿Merece la pena cambiar las bombillas de bajo consumo por bombillas LED?

Hace un par de años planteamos un caso práctico sobre el ahorro de introducir la iluminación LED en nuestro hogar y quedó patente que el ahorro era significativo, ...

¿Y si uso el móvil solo para hablar? Estas son las tarifas más baratas del mercado

Aunque a los que vivimos todo el día conectados a internet, ya sea en casa o por la calle, nos cuesta concebir que alguien use el móvil solo para hablar, pero la ...

Las redes sociales aportan a ING DIRECT un 'feedback' muy enriquecedor Más información

La llegada del sistema operativo iOS 8 nos abre esta semana unas cuantas posibilidades para abordar la Actualidad En Naranja que nos rodea. Y es que la eclosión de las tecnologías que comunican el mundo como nunca antes lo habían hecho tiene una repercusión en el momento económico que estamos viviendo que se manifiesta a través de muchos puntos: uno de ellos, el del consumo; y otro, el del empleo.


Leer más

Por mucho que insistamos en la necesidad del ahorro y de lo fácil que es darnos cuenta de la cantidad de gastos innecesarios que tenemos en nuestro día a día, lo cierto es que es muy difícil, por no decir imposible, evitar ciertos consumos sin los cuales no podríamos sobrevivir. Llega un punto en el cual no es posible ahorrar más en ciertos productos de primera necesidad como los alimentos.

Sin embargo, esta premisa no es del todo cierta; aún podemos ahorrar un poco más en productos alimenticios sin necesidad de correr el riesgo de morir por inanición. ¿Cómo? Muy sencillo: produciendo para autoconsumo lo que nosotros mismos cultivamos, en lugar de comprarlo en el supermercado o frutería más cercanos. Es decir, cultivando nuestro propio huerto urbano


Leer más

Uno de los mayores problemas que tienen los restaurantes, especialmente los más pequeños, son las cancelaciones de las reservas a ultima hora, o los clientes que han hecho una reserva y directamente no se presentan. Actualmente, el porcentaje de clientes con reserva que no acuden se sitúa entre un 5 y un 20%, según la BBC.

Quizás pueda no parecer un porcentaje muy alto, pero para un restaurante con pocas mesas, que fallen una o dos puede suponer la diferencia entre conseguir beneficios esa noche o no. Es por eso que en muchos lugares algunos restaurantes están aplicando medidas pagar por adelantado una cantidad que se descontará de la factura final o en algunos casos incluso a comprar entradas para el restaurante como si del teatro se tratara. Lo cual nos hace plantearnos: ¿deberían los restaurantes cobrar por hacer reservas?


Leer más

Nuestra comunidad