El pasado 1 de julio entraba en vigor una nueva factura de la luz, según la cual los consumidores comenzarán a facturar en un nuevo sistema por horas en aquellos domicilios que ya tengan instalado el famoso contador inteligente. De este modo, los usuarios podrán adaptar el consumo de electricidad de sus hogares en función del precio de mercado en cada momento.

El nuevo sistema se conoce como PVPC (Precio Voluntario del Pequeño Consumidor), sustituye a la Tarifa de Último Recurso (TUR) y se aplica a aquellos hogares que tengan hasta 10 Kw de potencia contratada que son la inmensa mayoría. Dado que es un sistema que nos afecta a todos los consumidores de electricidad, vamos a tratar de explicar en detalle todos los aspectos de este cambio y averiguar qué horas son las más caras.


Leer más

Pasear por la calle y acordarte de que te has olvidado comprar leche. Como el supermercado al que normalmente sueles ir te queda ya lejos de casa, entras en la primera tienda que encuentras y compras el producto que se te había olvidado. ¿Te suena? Sí, se trata de una situación demasiado habitual que generalmente implica pagar más de lo que teníamos previsto por un determinado producto.

Sin embargo, existen formas de evitar estos descuidos. Y no, no hablamos de una pastilla mágica que cure nuestros olvidos y de repente nos proporcione una memoria privilegiada. En realidad, existen unas cuantas aplicaciones para comparar los precios de los productos y servicios a nuestro alrededor gracias a la inestimable ayuda de nuestro móvil o de nuestro ordenador; una método que, además de ahorrarnos tiempo, nos ahorrará dinero.


Leer más

Un préstamo hipotecario, un crédito al consumo, una obligación pendiente de pago con Hacienda o un cargos en la tarjeta de crédito. Todos ellos son ejemplos típicos de deudas que todas las familias han de asumir a lo largo de su vida y que condicionan su renta disponible. No en vano, una parte de nuestros ingresos mensuales deberá ser destinada al pago de una o más de estas obligaciones y, por tanto, no podrá ser utilizada para ahorrarla o para gastar en cualquier otra cosa.

Por esta razón, la reducción o eliminación de las deudas debería ser una prioridad para todos nosotros. Si bien no existe una forma mágica para eliminar nuestras obligaciones, sí que podremos seguir unos sencillos consejos para que el pago de las deudas sea lo menos difícil posible.


Leer más

Llega el E3, la feria más esperada del mundo de los videojuegos a nivel mundial, en donde las grandes corporaciones del sector aprovechan la ocasión para mostrar a los jugones los últimos lanzamientos de este año. Se trata de una ocasión única para mostrar las últimas novedades en lo que a desarrollo de juegos se refiere y un escaparate para seducir a todas aquellas personas apasionadas por el mundo de los videojuegos. Y, de hecho, es lo que hacen las principales empresas del sector de los videojuegos.

En un sector en constante crecimiento y evolución, los últimos títulos que las distribuidoras sacan al mercado suelen generar un impacto enorme entre todos los gamers del mundo, que esperan como agua de mayo el ansiado momento en el que puedan empezar a probar los nuevos que llenarán las estanterías de los establecimientos en un futuro próximo.


Leer más

El objetivo fundamental de cualquier inversor es obtener la mayor rentabilidad asumiendo el menor riesgo posible. Sin embargo, en la práctica ambas cosas son muy difíciles de conseguir (por no decir imposibles) y más si, como ocurre en la actualidad, los productos de renta fija no proporcionan tanta rentabilidad debido a  los bajos tipos de interés que rigen el mercado.

No obstante, existen estrategias para tratar de reducir el riesgo sin renunciar a la rentabilidad que, además, son las preferidas por los principales inversores. Una de ellas es la diversificación o, como diría mi abuela, tratar de no poner todos los huevos en la misma cesta.


Leer más

En los últimos años, mientras los ahorradores veían reducida la rentabilidad que los diferentes productos financieros proporcionaban por su dinero como consecuencia de unos bajos tipos de interés, las entidades financieras han estado buscando fórmulas para ofrecer rentabilidades más elevadas más allá del tradicional depósito a plazo fijo, que sigue siendo el producto de ahorro preferido por las familias españolas.

Entre estos productos más complejos se encuentran los depósitos estructurados que, a pesar de no ser productos sencillos de comprender para el pequeño ahorrador, se ha extendido de forma notable en los últimos años. Un producto que no está exento de riesgos y que tiene mucha más letra pequeña que el depósito tradicional.


Leer más