Darse un capricho de vez en cuando

El lujo es uno de los pocos sectores que sigue creciendo. Y lo hace a niveles de dos dígitos. No hay más que ver los informes de los grandes grupos empresariales para darse cuenta de esta realidad. Sus cifras de crecimiento son realmente sorprendentes: LVMH, +22 % en los primeros nueve meses del año 2012; el Grupo PPR ha tenido un crecimiento desde 2010 del 53 %.

Números que asustan pero que sin embargo nos muestran una realidad. La pregunta es clara: ¿Se puede ahorrar en el mundo del lujo? Sí, por supuesto, siempre que entendamos que el lujo ha cambiado y que la polarización de estilos se está imponiendo. Desde las marcas que deciden alejarse de eventos con todo tipo de público, como Hermès (una de las mejores representaciones del lujo clásico), hasta las marcas que deciden realizar descuentos, rebajas y ofertas, como Gucci, algo criticado en el sector --ya que el lujo no hace descuentos--, pero muy bien recibido por parte de público.


Leer más