Procrastinar, del latín procrastinare, que según la RAE significa diferir o aplazar, no es un problema de la era moderna provocado por Internet y la facilidad de encadenar videos de gatitos uno tras otro, sino que es algo que nos asola desde la Antigüedad. Ya en siglo VIII a.C. el poeta griego Hesíodos decía: "no pospongas tu trabajo hasta mañana o al día siguiente", mientras que Cicero se refería a la procrastinación como "odiosa" para llevar a cabo todo tipo de asuntos.

Tampoco hace falta rebuscar entre los Clásicos para confirmar que procrastinar no es muy bueno para la productividad, porque ya lo afirma el refranero popular: "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Pero, ¿cómo afecta procrastinar a mi productividad y cómo puedo evitarlo?


Leer más

Todas las personas, como seres sociables que somos, tendemos a mantener relaciones personales con el resto de individuos que componen nuestro entorno y que nos ayudan a integrarnos dentro de la sociedad. A lo largo de toda nuestra vida, tenemos y vamos a tener contacto con grupos y colectivos diversos, experimentaremos cambios en nuestra familia, conoceremos nuevos amigos, adquiriremos nuevas aficiones o cambiaremos de trabajo.

Al igual que cualquier individuo, las empresas, a pesar de que no son en sí mismas seres sociales (en todo caso, lo son sus socios y administradores), también actúan en muchas ocasiones del mismo modo que lo haría un ser humano. Mantienen buenas relaciones entre ellas con el objetivo de lograr un objetivo común o, directamente, asociándose y fusionándose para ser más grandes y tener una mayor capacidad empresarial. Actúan como lo harían dos buenos vecinos que juntos hacen buenos negocios.


Leer más

El tiempo es oro, y en la empresa más que en ningún sitio. Sin embargo, somos proclives a no aprovecharlo todo lo bien que podríamos, reduciendo nuestra productividad. Y es que a lo largo de la jornada laboral se presentan ante nosotros un sinfín de pequeños "ladrones de tiempo", ya sea en forma de distracciones de todo tipo o por falta de organización.

Es importante tratar de evitar estos pequeños hurtos diarios de tiempo porque, a la larga, suponen una gran cantidad de horas que podríamos haber dedicado a ser productivos. A continuación vamos a repasar los 11 ladrones de tiempo más comunes y las claves para no caer en sus redes.


Leer más

A la hora de promocionar tu negocio, es posible que te hayas sentido abrumado con la cantidad de opciones que existen. Además de los canales tradicionales como prensa, radio o incluso televisión local, Internet ha introducido muchos otros nuevos medios para llegar a nuestros clientes.

Facebook, Twitter, correo electrónico y AdWords son sólo algunos ejemplos de estos nuevos canales, pero existen muchos más, así que la pregunta que muchos nos hacemos es: ¿en qué canales me conviene promocionar mi negocio para ganar clientes?


Leer más

Si tienes un negocio y has decidido comenzar a vender a través de internet, seguro que te asaltan las dudas: ¿merecerá la pena la inversión? ¿conseguiré ventas? ¿esta mi negocio preparado? y, probablemente también: ¿qué tipo de tienda online es la mejor para mi negocio?

Las primeras preguntas las respondimos en un artículo anterior, en el que repasamos las consideraciones previas antes de montar una tienda online, así que hoy nos vamos a centrar en repasar los diferentes tipos de tienda online que existen y cuál se adapta mejor a cada negocio o situación.


Leer más

Normalmente al cine vamos a relajarnos y a pasar un buen rato, pero eso no quiere decir que una película no pueda inspirarnos o incluso enseñarnos a mejorar nuestro negocio.

No hace falta ni que sea una película ambientada en el mundo empresarial, hasta una thriller o una comedia pueden encender una bombilla en nuestra mente que cambie nuestra perspectiva ante un problema o un reto. A continuación os voy a presentar nueve lecciones empresariales que aprendí en el cine.


Leer más