Ahorra y aprende economía al mismo tiempo. Trece libros que debes leer

En España, el 49% de la población tiene pocos conocimientos financieros, como quedó patente en el informe de Global Financial Literacy Survey, del Banco Mundial. Este porcentaje nos sitúa por debajo de la media europea y muy lejos de noruegos, daneses y suecos, que son los más alfabetizados del mundo. La escasa cultura financiera explica el poco interés que la mayoría de la población tiene sobre estas cuestiones, pero es fácil aprender economía y ahorrar con la lectura de estos trece libros.

El inversor inteligente, de Benjamín Graham, es un libro clásico para aprender a invertir a largo plazo. Explica el método de inversión desarrollado por Graham. el value investing o inversión en valor. Es fácil de entender incluso para quien no tiene conocimientos de bolsa, pero quiere sacar rendimiento a sus ahorros a largo plazo, Es un libro para inversores, no para especuladores.

Un paso por delante de Wall Street, de Peter Lynch, es fundamental para aprender los entresijos de la inversión a largo plazo. Su idea es que los inversores no profesionales pueden adelantar a los profesionales si analizan las empresas que ven en su vida diaria, para descubrir las que mejor funcionan. Entre sus consejos destaca uno: invierte solo aquello que te puedas permitir perder sin que afecte a tu nivel de vida.

Lo más importante para invertir con sentido común, de Howard Marks, cuenta su experiencia en los mercados actuales. Enseña una forma sensata de analizar los ciclos de los mercados y conseguir rendimientos con acciones agresivas pero medidas. Apuesta por el sentido común a la hora de invertir y proporciona las herramientas necesarias para aprender a invertir con éxito.

El fabuloso mundo del dinero y la bolsa, de André Kostolany, es otro libro de cabecera para los inversores a largo plazo, donde se encuentran las respuestas a todas las preguntas que se plantean a la hora de invertir. Cuenta cómo funciona la bolsa y por qué suben y bajan las cotizaciones de forma amena, con múltiples anécdotas de su experiencia como inversor durante su larga vida.

Finanzas personales para dummies, de Vicente Hernández, da las pautas para aprender a organizar un presupuesto que facilite el control de las finanzas y evite que tengamos agobios económicos. Es un manual muy didáctico, en el que se puede aprender fácilmente cómo ahorrar y gestionar el dinero de forma sencilla y divertida.

Cómo alcanzar el éxito financiero, de Gabriel Arba, cuenta cómo conseguir ingresos alternativos, a través del ahorro y de la inversión. Explica los conceptos básicos para que quien carece de una educación financiera sea capaz de mejorar su situación financiera.

Economía para andar por casa, escrito por cuatro autores, responde a las dudas más comunes sobre temas económicos que todo el mundo se hace alguna vez, como qué son los fondos de inversión o por qué sube la gasolina. Estas cuestiones han dado para un segundo libro, Más economía para andar por casa, donde se habla sobre temas más complejos como las preferentes, la deuda subordinada y los productos híbridos.

Finanzas para un tonto; reeducación financiera para el día a día, de Juan Marín Pozo, explica a través de dos personajes, Juan Tonto de las Finanzas, y Mario López, los pormenores de las finanzas y los errores que cometemos al gestionar el dinero.

La transformación total de su dinero, de Dave Ramsey, desarrolla un método para mejorar la salud financiera sin recurrir a los medios tradicionales. Comienza por crear un fondo de emergencia, pagar las deudas de menos a más, ahorrar para la jubilación y la universidad hasta pagar la hipoteca, para después poder invertir el dinero y conseguir maximizar las ganancias.

Padre rico, padre pobre, de Robert T. Kiyosaki, es el libro imprescindible para quien quiere montar su propio negocio o enriquecerse. Se centra en el dinero que se guarda a largo plazo y no para el gasto inmediato. Sus referentes son su propio padre y el padre multimillonario de su mejor amigo y un pensamiento clave: “la clase pobre y media trabajan por dinero, pero la clase alta hace que el dinero trabaje para ellos”.

El código del dinero de Raimon Samsó, es lectura obligada para quienes anhelan alcanzar la libertad financiera haciendo aquello que les apasiona. Es ameno y práctico a la hora de dar consejos para sacar el mayor partido al dinero, multiplicando los ingresos a través de la diversificación.

65 maneras de conseguir 600 euros extra, de José María Íñigo y David Zurdo, un libro muy útil para quienes busquen incrementar sus ingresos sin tener que invertir. El listado de ideas para conseguirlo va desde rellenar encuestas por internet a probar videojuegos, cocinar a domicilio o pasar las páginas de una partitura mientras toca el músico.

Con estos libros se puede aprender economía y, sobre todo, ampliar la cultura financiera para que seamos capaces de descubrir el mejor modo de gestionar el dinero, a través del ahorro y la inversión.

 

En Naranja | ¿Por qué soy incapaz de ahorrar como mi vecino, si él gana lo mismo que yo?