Así se calculan las retenciones en tu nómina

Nuestra empresa nos aplica cada mes una retención en la nómina a cuenta del pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del ejercicio fiscal en curso. Esta retención, que no es más que un anticipo del pago que nos corresponde por el IRPF, es un trámite que la empresa debe practicar cada mes en la nómina de cada trabajador.

El cálculo de las retenciones que se aplican en la nómina por los rendimientos del trabajo es un punto clave que nos interesa comprender porque nos ayuda a ahorrar en la Declaración de la Renta.

Cómo se calculan las retenciones en tu nómina

La empresa realiza el cálculo de las retenciones en la nómina  tomando como base:

  • Las condiciones particulares del trabajador (situación familiar, familiares a su cargo, grado de discapacidad, etc.).
  • Los devengos salariales estimados dentro del salario bruto en concepto de renta del trabajo.
  • Los tramos a pagar dispuestos para cada ejercicio fiscal por la Agencia Tributaria.

Condiciones particulares del trabajador

Las condiciones particulares del trabajador permiten reducir la cantidad a pagar por el impuesto, por tener familiares a cargo mayores de 65 años, por su situación familiar, grado de discapacidad y otra serie de situaciones. Como norma general, a mayores cargas familiares, menor cantidad se paga por el IRPF.

Es importante comunicar a la empresa lo antes posible cualquier variación que se pudiera producir (por ejemplo, si nos casamos o si tenemos un hijo), para que proceda a actualizar la retención que nos aplica en la nómina.

Devengos salariales del trabajador

Los devengos salariales son la cantidad de dinero que percibimos por prestar nuestros servicios a la empresa, es decir, como retribución por nuestro trabajo, incluyendo los complementos salariales, las horas extraordinarias, el salario en especie y cualquier gratificación.

No se consideran devengos salariales y, por tanto, no tributan por IRPF, las cantidades recibidas por indemnizaciones o suplidos (gastos que anticipa el trabajador, como el pago de una comida, gastos de desplazamiento, etc.), prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social.

Legislación que aplica para cada ejercicio

A la cantidad que suman nuestros devengos salariales, la empresa debe retener una parte de acuerdo con lo estipulado para el ejercicio fiscal por la Agencia Tributaria, en concepto de anticipo del pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

En la siguiente tabla tenemos ejemplos del tipo de retención que se aplica en función del salario para los ejercicios 2015 y 2016, tras la última reforma fiscal:

irpf_julio_2016_1

Según esta información, a un trabajador que haya ganado 34.000 euros en 2015 su empresa le debería haber retenido de su salario mensualmente un 31% en el ejercicio 2015 antes de la entrada en vigor de la reforma fiscal (12 de julio), un 30,5% a partir de la entrada en vigor de la misma (para la mayoría de las personas con efecto en la nómina del 1 de agosto) y un 30% en 2016.

Los trabajadores con ingresos por debajo de los 12.450 euros no están obligados al pago del IRPF, por lo que la empresa no les debe aplicar ninguna retención en nómina.

La Agencia Tributaria te ayuda a calcular las retenciones

En la web de la Agencia Tributaria hay un apartado específico para el cálculo de las retenciones, que permite calcular la retención a aplicar a un trabajador en función de su situación personal y salario bruto del ejercicio fiscal.

Hay disponibles dos sistemas para el cálculo de las retenciones de cada ejercicio:

  • Servicio online.
  • Descarga de aplicación informática.

Esta web también tiene un apartado para ayudarte a calcular la retención que correspondería haber aplicado en tu nómina en 2015 y compararlo con lo que tu empresa te ha retenido a lo largo del ejercicio.

Por qué te interesa conocer el cálculo de retenciones en tu nómina

Conocer cómo se calculan las retenciones en nuestra nómina nos interesa porque nos permite tomar mejores decisiones en el terreno fiscal y, en consecuencia, poner en marcha acciones para ahorrar en la Declaración de la Renta y tener bajo control nuestro presupuesto.

Por ejemplo, puede ayudarnos a saber si la retención que nos aplica nuestra empresa cada mes es correcta o si debemos pedirle que haga algún ajuste, lo que resulta importante de cara a evitar, por ejemplo, tener que gestionar aplazamientos en el pago del IRPF.

Este punto es especialmente interesante para las personas que trabajan simultáneamente en más de una empresa, ya que pueden pedir que se les aplique una retención más alta que tome como base los ingresos totales percibidos de ambas. Esta opción es recomendable para evitar que al calcular la Declaración de la Renta salga a pagar una cantidad de dinero importante, por ser más alto el tipo efectivo aplicado al trabajador cuanto mayor sea su volumen de ingresos.

Por último, entender el cálculo de las retenciones nos ayuda a comprender mejor el ahorro que se puede conseguir a través de los sistemas de compensación flexible, que algunas empresas ponen a disposición de sus trabajadores para que “estiren” su salario. La mejora fiscal de estos sistemas se basa en el principio de reducir el salario bruto, por trasladar ingresos considerados “devengos salariales” a la partida de “devengos no salariales”, que no tributan y, en consecuencia, reduciendo la cantidad a pagar en concepto de IRPF.

En Naranja | Cómo leer una nómina (y saber que está bien) | El IRPF cambia de nuevo. Así quedan los nuevos tramos

Imagen | edar

Conversación