Así se calculan las retenciones y pagos a la Seguridad Social en tu nómina

Cada mes, nuestra empresa nos aplica una retención en la nómina a cuenta del pago del IRPF del ejercicio fiscal en curso, además de otros conceptos relacionados con la Seguridad Social, como el desempleo o la jubilación. Todas estas retenciones y pagos a cuenta son un trámite que la empresa debe practicar cada mes en la nómina de cada trabajador.

El cálculo de las retenciones que se aplican en la nómina por los rendimientos del trabajo es un punto clave que nos interesa comprender porque, por un lado, nos ayuda a ahorrar en la Declaración de la Renta y, por otro, permite conocer cuál será nuestra base de cotización de cara a nuestra futura jubilación.

Cómo se calculan las retenciones por IRPF en tu nómina

La empresa realiza el cálculo de las retenciones en la nómina tomando como base:

  • Las condiciones particulares del trabajador (situación familiar, familiares a su cargo, grado de discapacidad, etc.).
  • Los devengos salariales estimados dentro del salario bruto en concepto de renta del trabajo.
  • Los tramos a pagar dispuestos para cada ejercicio fiscal por la Agencia Tributaria.

Condiciones particulares del trabajador

Las condiciones particulares del trabajador permiten reducir la cantidad a pagar por el impuesto, por tener familiares a cargo mayores de 65 años, por su situación familiar, grado de discapacidad y otra serie de situaciones. Como norma general, a mayores cargas familiares, menor cantidad se paga por el IRPF.

Es importante comunicar a la empresa lo antes posible cualquier variación que se pudiera producir (por ejemplo, si nos casamos o si tenemos un hijo), para que proceda a actualizar la retención que nos aplica en la nómina.

Devengos salariales del trabajador

Los devengos salariales son la cantidad de dinero que percibimos por prestar nuestros servicios a la empresa, es decir, como retribución por nuestro trabajo, incluyendo los complementos salariales, las horas extraordinarias, el salario en especie y cualquier gratificación.

 

Devengos salariales en una nómina tradicional

No se consideran devengos salariales y, por tanto, no tributan por IRPF, las cantidades recibidas por indemnizaciones o suplidos (gastos que anticipa el trabajador, como el pago de una comida, gastos de desplazamiento, etc.), prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social.

Retenciones aplicadas

A la cantidad que suman nuestros devengos salariales, la empresa debe retener una parte de acuerdo con lo estipulado para el ejercicio fiscal por la Agencia Tributaria, en concepto de anticipo del pago del IRPF. Estas retenciones se pueden calcular a través de la herramienta que ofrece la Agencia Tributaria, en función de nuestras circunstancias personales.

Por ejemplo, a una persona cuya retribución sea de 34.000 euros anuales, sin ascendientes ni descendientes, se le aplicará un tipo de retención del 19,73 por ciento mensual. Los trabajadores con ingresos por debajo de los 12.450 euros no están obligados a pagar IRPF, por lo que la empresa no les debe aplicar ninguna retención en nómina.

Ahora bien, las retenciones no es el paso final para calcular cuánto pagaremos a Hacienda. A principios de abril, toca presentar la declaración de la renta y regularizar el resto de rentas obtenidas, así como otros conceptos que se puedan deducir del impuesto, en función de los siguientes tramos del IRPF:

Tramo IRPF Tipo impositivo
Hasta 12.450 euros 19%
12.450 – 20.200 euros 24%
20.200 – 35.200 euros 30%
35.200 – 60.000 37%
60.000 – en adelante 45%


La Seguridad Social en la nómina

Las cotizaciones sociales son el segundo concepto que deduce el líquido a pagar en la nómina. A diferencia del IRPF, las cotizaciones sociales no tienen en cuenta las circunstancias personales del trabajador, pagándose siempre el mismo porcentaje, una parte a cargo de la empresa y otra a cargo del trabajador.

Hay varios conceptos por los que un trabajador tiene que cotizar:

  • Desempleo: el 1,55% de la base de cotización.
  • Cotingencias comunes: el 4,70% de la base de cotización.
  • Formación profesional: el 0,10% de la base de cotización.
  • Cotización adicional horas extraordinarias: el 2% de la base de cotización.
  • Resto de horas extraordinarias: el 4,70% de la base de cotización.
Deducciones de IRPF y Seguridad Social en una nómina

Además de estas deducciones, hay que tener en cuenta las que se aplican sobre las retribuciones en especie que, desde 2014, cotizan, y los pagos a cuenta a la Seguridad Social que se realiza a cargo de la empresa por los conceptos. Las deducciones a la Seguridad Social se aplican no sobre la base del IRPF, sino sobre la base de cotización, que es la suma de la remuneración total más la parte proporcional de las pagas extras (a las que solo hay que restar el IRPF).

En Naranja | Cómo leer una nómina (y saber que está bien)

Conversación