Cazadores de mitos bancarios: ¿Por qué tu banco te retiene algunos pagos en tu cuenta bancaria?

En algunas ocasiones, nos encontramos que el saldo de nuestra cuenta corriente no coincide con el total de cargos y abonos. Esta incongruencia normalmente se produce cuando alguno de los pagos cargados o abonados sobre esa cuenta (como, por ejemplo, los pagos realizados con nuestra tarjeta de crédito) quedan retenidos por el banco.

En estos casos, la cuenta bancaria puede mostrar que se ha realizado un movimiento de efectivo sin que el pago se haya formalizado. Para identificarlo, tan solo debemos comparar el saldo disponible de la cuenta con el saldo contable. Si no coincide, lo más probable es que haya algún pago retenido.

¿Por qué algunos bancos retienen pagos en las cuentas corrientes de sus clientes?

La pregunta es lógica debido a que la práctica totalidad de los comercios y establecimientos españoles utilizan lo que se conoce como pago al contado. Es decir, el pago se carga de forma automática bien en la cuenta corriente de la persona que efectúa la compra o bien en la tarjeta de crédito, que se liquidará sobre la cuenta en un periodo posterior, normalmente a final de mes.

Sin embargo, aplicar algún tipo de retención en los pagos es mucho más frecuente cuando realizamos pagos en el extranjero o contratamos determinados servicios, como los alquileres de coches, que normalmente exigen algún tipo de fianza previa para formalizar la operación.

Muchas empresas tienen como política no cargar directamente el pago o abonar un ingreso en la cuenta corriente por diferentes razones, como dar unos días al cliente para que esté conforme con el proceso realizado o bien porque les falta algún tipo de información para poder formalizar el pago.

¿Puedo utilizar el dinero de un pago realizado si éste está retenido?

La respuesta es no. Aunque los fondos permanezcan en el saldo de la cuenta corriente del banco, se encuentran bloqueados para su uso y, por tanto, no pueden ser utilizados por su titular hasta que se liquide de forma efectiva por el banco.

Cuestión bien diferente es que el comercio nos devuelva el importe retenido por el motivo que sea. Si, por ejemplo, la empresa de alquiler de coches no encuentra ningún desperfecto en el vehículo una vez finalizado el servicio, liberará esos fondos para que puedan volver a ser utilizados por nosotros de nuevo.

Gastar más dinero de la cuenta, el gran riesgo

Uno de los mayores riesgos de esta forma de pago es desconocer que se está aplicando o se va a aplicar un pago retenido en nuestra cuenta corriente. En algunas ocasiones, el pago tarda bastantes días o incluso semanas en estar liquidado, lo que puede provocar que pensemos que ya se ha descontado de nuestro saldo cuando, en realidad, no es así.

Esto suele ocurrir si vamos a realizar un viaje, especialmente al extranjero, donde es muy habitual que determinados pagos se carguen días después de haberse efectuado la transacción. En estos casos, es mejor revisar el saldo real, que normalmente suele aparecer en un apartado de nuestra banca online para evitar de esta manera sustos innecesarios a final de mes.

En Naranja | Cazadores de mitos financieros: ¿quién guarda mi dinero cuando lo invierto en un fondo de inversión?