Cazadores de mitos bancarios: ¿qué hacer si me ingresan dinero por error?

Aunque no suele ser, ni mucho menos, algo habitual, es posible que un día nos despertemos y nos encontremos con lo que, a priori, podría ser una buena sorpresa: alguien nos ha abonado dinero en nuestra cuenta corriente. Sin embargo, lo más probable no es que sea un regalo anticipado de Navidad; más bien, alguien ha cometido un error al realizar una transferencia que ha acabado llegando a nuestra cuenta bancaria.

Pero, ¿qué debemos hacer ante una situación de este tipo? No, lo más recomendable no es, ni mucho menos, hacernos los locos y mantener ese dinero en nuestra cuenta como si no hubiese pasado nada. En estos casos, la forma de proceder debe ser siempre la misma: llamar al banco y devolver ese importe de manera inmediata.

Todas las transferencias están debidamente identificadas

Recibir un abono en nuestra cuenta bancaria por error es muy diferente a encontrarse 50 euros por la calle. Todas las transferencias están debidamente identificadas y firmadas electrónicamente, con los códigos IBAN y BIC correspondientes, el emisor y el beneficiario del dinero y la cantidad, entre otros conceptos.

Por esta razón, seguir el rastro del dinero es una tarea muy sencilla. Además, y desde que se implementó la Zona Única de pagos SEPA en toda la Unión Europea, los criterios para emitir transferencias en toda la región se han estandarizado, lo que en la práctica significa que el sistema es todavía más seguro.

En consecuencia, lo más probable es que alguien reclame que la transferencia ha sido incorrecta y, en ese caso, descubrirán que nos hemos quedado con ese dinero más pronto que tarde. Pero, ¿qué consecuencias puede tener para nosotros que el banco reclame su dinero?

La Ley lo aclara: debemos devolver cualquier dinero que no sea nuestro

El Código Penal, en su artículo 254, dice lo siguiente:

Quien […], se apropiare de una cosa mueble ajena, será castigado con una pena de multa de tres a seis meses. Si se tratara de cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico, la pena será de prisión de seis meses a dos años.

Dicho de otro modo, quedarnos con cualquier bien que no sea nuestro es un delito de apropiación indebida y, como tal, está castigado en el Código Penal. De hecho, hay algunos ejemplos de personas que, en su momento, no devolvieron el importe que el banco les había ingresado por error y tuvieron que sufrir las consecuencias penales.

En 2.006, por ejemplo, la Audiencia Provincial de Valladolid condenó a dos años de prisión a un hombre que recibió 11.000 euros del banco por un error de una empleada de la sucursal, que tecleó de forma incorrecta los dígitos de las dos cuentas, y dispuso de ellos de manera indebida al utilizarlos en tareas propias de su empresa.

Más recientemente, uno de los empleados del mayor banco alemán ingresó por error más de 5.000 millones de euros en un fondo de inversión estadounidense. Sin embargo, y a diferencia del caso anterior, el receptor se dio cuenta rápido del error y lo devolvió a su emisor de manera inmediata.

Así que, en caso de que nos encontremos ante una situación de este tipo, no debemos sentirnos en absoluto afortunados. Por el contrario, debemos de actuar rápidamente para evitar que el banco nos reclame la cantidad que ha sido abonada por error y, de esta manera, evitar males mayores.

En Naranja | Cazadores de mitos bancarios: ¿por qué tu banco te retiene algunos pagos en tu cuenta?

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

Conversación