China se constipa y el dólar se cae, ¿cómo afectan las noticias económicas a los tipos de cambio?

¿Tienen que ver algo dos países tan distantes geográficamente como China y Estados Unidos? Al margen de su tamaño, de un clima similar y de encontrarse más o menos a la misma latitud, aparentemente nada; tienen una cultura muy diferente, los rasgos físicos de sus ciudadanos no tienen nada que ver y mientras en China se están acostando, en Estados Unidos apenas está amaneciendo.

Sin embargo, desde el punto de vista económico, lo que ocurre en China tiene un impacto grande en Estados Unidos. En realidad, cuando hablamos de economías tan grandes, un simple resfriado de una de ellas puede cambiar por completo la cotización de sus monedas. Pero, ¿por qué ocurre esto?

Si China se desacelera, el dólar puede depreciarse

Las razones por las que un país ve depreciado el valor de su moneda son diversas: una intervención de su banco central, una recesión económica, etc. Pero, en algunos casos, la moneda se deprecia por circunstancias que ocurren en otro país o en otra región, especialmente si entre ellos existen fuertes relaciones comerciales.

En este sentido, el ejemplo de China y Estados Unidos es paradigmático. Si hoy se publicase una noticia de que la economía china, la mayor del mundo, se desacelera o sufre una recesión (como ya ocurrió a principios de 2016), las relaciones comerciales entre las empresas de ambos países se resienten y, por tanto, también el valor de sus monedas.

Esto, a su vez, tendría un impacto negativo sobre la economía estadounidense a corto plazo, pues provocaría una ralentización de la economía de Estados Unidos, porque los chinos demandarán menos productos de Estados Unidos (y, en general, de cualquier otra parte del mundo) lo que, a su vez, provocará una depreciación del dólar.

Sin embargo, a medio y largo plazo, la depreciación del dólar hará que aumenten las exportaciones de productos de Estados Unidos, mejorando su balanza comercial y haciendo que la economía de este país crezca, lo que a su vez apreciará su moneda.

El impacto sobre las materias primas

Una desaceleración o recesión en la economía china tiene impacto directo sobre las materias primas. El país asiático es, de largo, el mayor importador de recursos básicos del mundo y, por tanto, hasta el más leve constipado supone una caída sobre la demanda de estos activos y, por tanto, sobre su precio.

Si a esta caída en el precio se le suma un dólar depreciado, que es la divisa utilizada para pagar estas materias primas (por ejemplo, el petróleo), los países importadores verán reducido su precio, lo que servirá para reducir los costes empresariales y, por tanto, mejorar su competitividad de cara al exterior.

El papel de los bancos centrales

En la práctica, el efecto de las noticias económicas sobre las monedas no es tan directo, pues los bancos centrales se encargan de manipular sus monedas de acuerdo a las necesidades de cada país en cada momento. Tanto las devaluaciones del yuan como la QE de la Reserva Federal y la reciente subida de tipos han tenido, posiblemente, un impacto mayor en la cotización de las monedas que las propias noticias económicas.

En definitiva, en un mundo tan globalizado como el que nos encontramos, las noticias económicas y financieras en una parte del mundo provoca desequilibrios en sus antípodas, especialmente si estos países son de la importancia de Estados Unidos y China.

En Naranja | Petróleo, China, crisis política, BCE… ¿Y si el futuro de la Bolsa se decide en realidad en la Super Bowl?

Imagen | Athena Lam

Conversación