Cómo puedo ahorrar al hacer la Declaración de la Renta

En esta época del año, nos toca rendir cuentas con hacienda a las personas físicas, es decir, a todos los que no somos empresa. Es tiempo de hacer la declaración de la renta para calcular la cantidad de dinero que nos toca aportar en forma de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para el ejercicio 2013.

Como cada ejercicio, el IRPF se calcula en función de los ingresos que se hayan obtenido por diferentes conceptos y teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada persona, sumando y restando cantidades de dinero hasta llegar al resultado final, a pagar o a devolver.

¿Qué ingresos afectan a mi Declaración de la Renta

El hecho imponible del Impuesto sobre la Renta de las Pesonas Físicas son los rendimientos del trabajo, ganancias y pérdidas patrimoniales y las imputaciones de rentas fijadas por ley. Esto significa que todas las personas que perciban ingresos por cualquiera de estos conceptos, debe hacer cuentas con el Estado cada año, aunque si no alcanzan el mínimo establecido para presentar la declaración, que varía cada año y que para el ejercicio 2013 es de 17.707,07 euros de un único pagador, no están obligados a hacer la Declaración de la Renta.

El caso más sencillo a la hora de presentar la declaración de la renta es el de un trabajador que percibe ingresos por rendimientos del trabajo. Cada mes, la empresa que paga a esta persona tiene la obligación de retenerle una cantidad de dinero para ingresarla en las arcas del Estado, de tal manera que cuando esta persona tenga que preparar la Declaración de la Renta, sólo toque hacer pequeños ajustes y no pagar todo el impuesto desde cero. Esto es por lo que se dice que el IRPF se paga a plazos, cada mes que se trabaja.

Si las cuentas salen a pagar, el trabajador tiene que aportar más dinero para compensar la parte que falta. Esto puede suceder cuando la empresa no ha practicado bien las retenciones o cuando se producen cambios de salario durante el ejercicio que suponen el cambio de tramo de base imponible y no se gestiona adecuadamente. También es típico cuando el trabajador ha percibido ingresos de más de un pagador, al ser complicado cuadrar exactamente todos los pagos.

Este caso básico, se complica con las circunstancias del día a día de cualquier persona. Por ejemplo, cuando se le añaden ingresos procedentes de un alquiler de una vivienda de su propiedad, de una operación de compraventa de valores y de bienes muebles e inmuebles. En función del tipo de operación que sea, se deben considerar los ingresos para computar en la Declaración de la Renta tal y como exige la normativa tributaria española.

Ante la duda, si se tiene un ingreso que no se sabe si debe considerarse en la declaración o no, siempre es mejor preguntar. Por ejemplo, la prestación por desempleo o la prestación por materindad/paternidad, tributan por IRPF y deben ser consideradas en la Declaración de la Renta del ejercicio que corresponda.

¿Cómo se puede reducir el importe a pagar en la Declaración de la Renta

En la Declaración de la Renta, las partida de ingresos percibidos computan para pagar impuestos. No se puede ocultar ninguna al Estado, pero sí se pueden reducir a través de lo que se llama deducciones, que vienen siendo reducciones en la cantidad total a pagar por algún concepto, para compensar alguna situación personal o familiar.

Por ejemplo, una persona que tiene un hijo durante el ejercicio sobre el que presenta la Declaración de la Renta, tiene derecho a una deducción que le restará del total a pagar en la declaración. También se pueden deducir primas por seguros de gastos médicos, intereses sobre gastos hipotecarios, gastos funerarios, aportaciones a planes de pensiones, donativos realizados a instituciones autorizadas, pago de colegios profesionales, transporte escolar, entre otras.

En general, los conceptos por los que se pueden deducir cantidades de dinero son variados y algunos muy complejos, por lo que nunca está de más acudir a un experto asesor que pueda ayudar con la declaración. Además, si se cuenta con la ayuda de un asesor, es posible que para el ejercicio actual no se pueda optar a una deducción, pero sí se pueda hacer cambiando la forma de hacer las cosas.

La declaración de la renta, mejor con la ayuda de un asesor

Si hay algo que caracteriza a la declaración de la renta es que su cálculo no es precisamente fácil. No siempre se comprenden correctamente todos los conceptos que computan como ingresos, ni tampoco aquellos condicionantes que pueden suponer una deducción y reducir la cantidad final a pagar. Además, pueden surgir múltiples interpretaciones y en algunos casos conviene consultar a la Agencia Tributaria. Por eso nunca está de más hacer la declaración de la renta con la ayuda de algún asesor.

Si se opta por la ayuda externa para hacer la declaración de la renta, es interesante acudir a un profesional experto en el tema, mejor que recurrir a un amigo o a un pariente cercano. Hoy en día hay resulta sencillo encontrar a algún profesional que pueda echar una mano con la declaración por un módico precio, en Internet hay servicios como el iAsesoría, que se encargan de preparar la declaración de la renta a cambio de un módico precio. Según informan en su página web, un alto porcentaje de los borradores que emite Hacienda y envía a los usuarios cada año contienen errores al aplicar las deducciones o incluyen datos erróneos.

Con ayuda de un asesor se queda uno más tranquilo a la hora de cumplir con las obligaciones tributarias, ya que cada año surgen cambios en los criterios de imputación de ingresos o de aplicación de deducciones. En los casos en los que un particular tiene que hacer la declaración tras realizar operaciones de ganancia o pérdida patrimonial, como la compraventa de vivienda, de valores o de otro tipo, siempre viene bien tener claras la obligaciones de pago y qué se puede deducir que no, también cuál es la mejor estrategia y si merece la pena en la práctica aplicar una deducción o no. Estos son algunos de los consejos que puede aportar un buen asesor.

En Naranja | ¿Qué novedades existen en la Declaración de la Renta para poder ahorrar?
Imagen | Dave Dudgale

Conversación