¿Cómo puedo proteger mi hipoteca ante un hipotética subida del euríbor?

El euríbor se ha convertido en un miembro más de nuestra familia. Si hace unos años era un perfecto desconocido, nuestra hipoteca ha hecho que lo conozcamos un poco más y nos familiaricemos con él, aprendiendo economía y preocupándonos por su evolución pasada y futura.

Sin embargo, existen formas de evitar que el euríbor se convierta en una preocupación y pase a ser un indicador económico más. Dado que su evolución futura es muy difícil de conocer, incluso para el mejor de los analistas económicos, una opción interesante puede ser proteger nuestra cuota hipotecaria ante una posible subida futura del euríbor, lo que supondría una aumento de nuestra cuota mensual. ¿Quieres saber cómo?

¿Por qué el euríbor puede ser un problema en el futuro?

Nos encontramos ante un escenario de bajos tipos de interés, en el que el euríbor se sitúa en mínimos históricos y donde las hipotecas y los préstamos están más baratas que nunca. Mientras en 2008, el valor del euríbor se situaba en un 5,393%, en la actualidad su valor ha descendido hasta un 0,163% como consecuencia de las políticas expansivas del Banco Central Europeo.

En estas circunstancias, una persona que hubiese contratado una hipoteca de 200.000 euros a 40 años en julio de 2005 con un tipo de interés nominal de euríbor + 1%, pasaría de pagar cerca de 1.145 euros de cuota mensual a pagar poco más de 521 euros. Es decir, se estaría ahorrando más de la mitad en su cuota mensual por la reducción en los tipos de interés.

Si bien es cierto que estas circunstancias deberían servir para acceder a una hipoteca en condiciones mucho más atractivas, lo cierto es que tiene sus riesgos, en especial si el euríbor incrementa su cotización en los próximos años. Teniendo en cuenta, además, que el plazo de amortización de una hipoteca media suele ser muy elevado, lo más seguro es que las cuotas mensuales del préstamo acaben siendo mayores en algún momento de su vida, por ser más elevado también el valor del euríbor.

No obstante, existen algunas formas de evitar tener que asumir un interés mayor en el futuro, convirtiendo nuestro tipo de interés variable en un interés fijo durante todo o parte del periodo de amortización del préstamo.

¿Podemos prevenir una subida de tipos?

euribor_subida-2

Aunque no hay ninguna fórmula mágica para seguir disfrutando de un tipo de interés tan bajo como el actual durante todo el período de amortización de la hipoteca, sí tenemos a nuestro alcance alternativas para reducir esta incertidumbre. Una de ellas es contratar una hipoteca a tipo fijo. Cada vez son más las entidades financieras que ofrecen préstamos hipotecarios a tipo fijo durante todo su período de amortización. Este interés es más elevado que el interés variable pero, a cambio, es más seguro, ya que es insensible a futuros aumentos de tipos de interés, tanto al alza como a la baja.

Otra posibilidad es los seguros conocidos como CAP, que no son más que un contrato de cobertura por el riesgo de alza de tipos. El CAP establece un límite a la subida del euríbor; un porcentaje a partir del cual, si el euríbor sube, la entidad devuelve la diferencia al usuario y, al mismo tiempo, permite al cliente beneficiarse de las bajadas del euríbor. El cliente podrá proteger el capital que considere y el plazo que estime oportuno, abonando una prima única en el momento de la contratación.

Entre estas opciones está el Tipo Estable de ING DIRECT, que garantiza un tipo medio fijo durante tres años, ajeno a las posibles subidas del euríbor. Pasados estos tres años, el cliente puede volver a contratar este Tipo Estable en las condiciones vigentes en ese momento o continuar con su hipoteca a tipo variable.

Tienes más opciones de las que piensas

En la actualidad, el abanico de posibilidades que ofrecen las entidades financieras a sus clientes a la hora de contratar una hipoteca es muy amplio. Y no solo porque las condiciones hayan mejorado en los últimos años, sino también porque existen muchas más opciones para evitar que nuestra cuota mensual se dispare como consecuencia de la evolución de los tipos de interés.

En Naranja | Cláusulas suelo e hipotecas: una mala combinación

Conversación