¿Cómo se mide nuestro bienestar como ciudadanos de un país?

estado_del_bienestar

Cuando trabajas no sólo estás produciendo y generando valor para tu empresa. También, implícitamente estás ayudando a generar riqueza para tu propio país, de una manera proporcional al trabajo que estés desempeñando. Lo complicado de todo esto es cómo calcular esta riqueza de un determinado país, y de qué manera influye esto en los ciudadanos.

Para ello existe una magnitud llamada Producto Interior Bruto, o PIB, que sirve para calcular cuál es el grado de desarrollo y nivel de vida de un país, además de conocer si su actividad económica está creciendo o no. Pero, ¿cómo se mide esta magnitud, y cómo influye en nosotros?

Todo lo que consumimos influye en la riqueza de nuestro país

Nuestra actividad económica durante un período de tiempo, por lo general un año, se mide por la suma del valor de los bienes o servicios finales que el conjunto de los trabajadores en España somos capaces de producir. Y no sólo los trabajadores españoles, si no también los trabajadores extranjeros que estén trabajando en España; sin embargo, un trabajador español en Londres no influirá para el PIB de España, si no para el de Inglaterra en este caso.

Cuando estamos consumiendo uno de estos productos que se han fabricado, o contratando un servicio que nos ofrece una empresa estaremos cuantificando este valor. Pero también, las inversiones que hagan las empresas, el gasto que hagan las Administraciones Públicas, y el valor de lo que vendamos fuera de nuestro país, deduciendo lo que compramos de otros países. Es decir, la fórmula para calcular el PIB es la siguiente:

PIB = C+I+G+X-M”

De donde C será el consumo de los hogares, I será la inversión de las empresas, G el gasto público, X las exportaciones y M las importaciones. La fórmula es clara. Si las familias consiguen consumir más, las empresas también producirán más para abastecer la demanda. En ocasiones es el propio estado el que influye en esto aumentando su gasto público. Además, si conseguimos vender al exterior mayor cantidad de lo que compramos, mejoraremos nuestra riqueza en comparación con el resto de países.

En la realidad, existen multitud de empresas y familias, además de un estado que también gasta y nuestras relaciones con el resto de países. Te puedes imaginar los números tan grandes que implica manejar esta magnitud, por eso pocas veces se habla en términos absolutos, si no más bien en relativos, por ejemplo cuando hablamos de crecimiento con respecto al año anterior. Además, existen otras magnitudes como déficit o deuda que también se calculan en porcentaje sobre el PIB. Es lógico pensar que un determinado país no debería endeudarse o gastar por encima del nivel de producción del mismo.

Por tanto, esta magnitud indica de alguna manera cual es la riqueza de nuestro país, traducida en la cantidad de bienes y servicios somos capaces de producir con nuestros medios actuales, y cuanto más consigamos producir, mayor riqueza seremos capaces de generar.

Cuando en los medios de comunicación se habla de que un país está creciendo, por ejemplo, un 1%, lo que realmente quiere decir es que su PIB, o nuestra capacidad de producción, está creciendo el 1%, de la manera que te mostramos en el ejemplo anterior. Por tanto, que el PIB esté subiendo es una buena noticia para cualquier país, y una mala noticia si está bajando.

La forma ideal de calcular el nivel de vida: PIB per cápita

Muchas veces, tenemos que tener en cuenta la riqueza de un país en comparación con el resto. Lógicamente, no todos los países tienen la misma capacidad de producción, por ser más pequeños o estar menos poblados. El PIB no tiene en cuenta esto, y por lo tanto, no podremos utilizarlo para comparar el nivel de vida de los diferentes países.

En realidad, lo que realmente muestra el nivel de vida de un determinado país en comparación con el resto es lo que se llama PIB per cápita, o bien, la relación entre el PIB y el número de habitantes de un país. Esto es lo que se llama también renta per cápita. Como podemos apreciar en el siguiente enlace, en general aquellos países con este indicador más alto, son los considerados modelos de calidad de vida, como Luxemburgo o Noruega.

Aún así, hay que recalcar la palabra aproximado, porque en ningún momento este indicador tiene en cuenta las desigualdades sociales. Imagínate un país con cien ciudadanos; si, por ejemplo, diez de ellos producen un millón de euros cada, y los noventa restantes no gana nada, la renta per cápita será de 100.000 euros, pero no quiere decir que la calidad de vida de ese país sea buena, porque las desigualdades sociales que existen.

¿Cómo influye este indicador en nosotros?

Como hemos dicho, está claro que el bienestar de un país es nuestro bienestar, y cuanto más suba mayor será nuestra calidad de vida. Si los ciudadanos o las empresas consumen más, las empresas obtendrán beneficios que podrán utilizarlo en producir aún más, y contratar más personas a sus equipos de trabajo. Por tanto, la tasa de paro sería menor, con lo que esto implica para aumentar la riqueza del país.

No sólo eso, cuanta mayor cantidad de gente esté empleada, mayores serán los ingresos para las arcas del Estado, y por lo tanto podremos acceder a los servicios públicos con una mayor calidad.

Más Información | ¿Qué es el Producto Interior Bruto?
Imagen | eustaquio

Etiquetas: ,