Cómo van a cambiar los impuestos en 2016 y cómo nos van a afectar

El inicio de un nuevo año suele ser un momento de cambios y buenos propósitos. Al igual que cualquiera de nosotros, Hacienda también ha elaborado una serie de propósitos y cambios fiscales que entrarán en vigor en 2016, algunos de los cuales ya estaban anunciados desde que se aprobó la última reforma fiscal.

En concreto, con el inicio del nuevo año algunos aspectos importantes del IRPF cambian de nuevo, algo que, sin duda, tendrá incidencia sobre nuestro bolsillo.

Nueva reducción en los tipos impositivos

La última reforma fiscal redujo los tipos impositivos del IRPF, tanto en la base general como en la del ahorro. Esta rebaja estaba prevista de forma progresiva en dos años: una primera reforma tanto de los tipos impositivos como de los tramos en 2015; una reducción intermedia en julio que adelantaba parte de la reducción que debería haber entrado en vigor en 2016 y, por último, una última reducción que entra en vigor el 1 de enero de 2016.

Con esta definitiva reducción, los tipos impositivos del IRPF quedan de la siguiente manera:

tipos_general_ahorro_2016

Nuevas deducciones y gastos deducibles al mecenazgo

Los incentivos fiscales al mecenazgo se han convertido en un clásico de los Presupuestos Generales del Estado. 2016 no iba a ser menos, y se contemplan algunas novedades en los donativos destinados a la realización de operaciones prioritarias de mecenazgo. En concreto, se eleva en cinco puntos el porcentaje de deducción y límites establecidos en la Ley 49/2002, que quedan de la siguiente manera:

  • Hasta 150 euros: 80%
  • A partir de 150 euros: 40%

Así, en una donación de 50 euros, el contribuyente podrá deducirse 40 euros cuando presente la declaración de la renta; en una donación de 150 euros, podrá deducir 120 euros; mientras que en una donación de 1.000 euros, la cantidad a deducir serán 460 euros.

Pero, ¿qué operaciones se consideran prioritarias de mecenazgo? Entre otras muchas, la promoción o difusión de las lenguas oficiales en los diferentes territorios del Estado español o las actividades de fomento, promoción y difusión de las artes escénicas y musicales.

Cambios en el sistema de módulos para autónomos

Si eres autónomo y tributas por módulos, quizá dejes de poder hacerlo a partir de 2016. Y es que se han fijado nuevos requisitos para su aplicación, tanto cuantitativos, al reducirse los límites objetivos por encima de los cuales se pasa a un sistema de estimación directa, como cualitativos, al reducirse el número de actividades que se pueden acoger a este método de estimación.

El límite de aplicación a todas las actividades económicas se establece, a partir de 2016, en 250.000 euros de facturación total, siempre y cuando no se superen los 125.000 euros de facturación a empresas, sociedades u otros autónomos. En algunos casos, como en la industria o en la construcción, sin embargo, estos límites desaparecen, y los trabajadores por cuenta propia no podrán acogerse a módulos en ningún caso.

Por ejemplo, un autónomo que tenga una facturación a particulares de 90.000 euros y de 45.000 euros facturados a empresas, podrá seguir bajo el mismo régimen de módulos, al no haber superado el límite establecido.

Otras novedades dentro del IRPF

Además de todas estas novedades, existen una serie de cambios menores dentro del IRPF que conviene también mencionar. Por ejemplo, a partir de ahora, las empresas no tendrán que declarar aquellas primas satisfechas a entidades aseguradoras que tengan como objeto la cobertura de enfermedad de trabajadores, cónyuges o descendientes, si estas no superan los 1.500 euros. Hasta ahora, esta cantidad estaba limitada a 500 euros.

Esta exención de 1.500 euros es también aplicable a las primas satisfechas a un seguro de enfermedad por parte del propio contribuyente, en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan con él.

En resumen, 2016 se presenta como un año de ligeros cambios fiscales, pero que nos van a afectar a todos, especialmente en la modificación de los tipos impositivos general y del ahorro. El resto de cambios son de menor calado y puede que no afecten a la mayoría de personas, pero sin duda supondrán una modificación bastante importante para aquellos autónomos que hasta ahora estaban tributando por módulos y que, a partir de 2016, tendrán que comenzar a hacerlo por el sistema de estimación directa.

En Naranja | ¿Qué diferencia hay entre deducciones y exenciones fiscales?

Conversación