¿Cómo varía nuestra satisfacción y bienestar ante un mayor consumo?

1 comentario

bienestar_consumidor

Es muy posible que, al comer nuestra tarta preferida después de tiempo sin catarla, nos entre una sensación de placer difícilmente comparable con cualquier otra cosa. Sin embargo, si el día anterior nos hemos atiborrado, no solo no resultará placentera, si no que podemos llegar a aborrecerla.

Esta suele ser la conducta normal de un individuo al consumir un determinado producto. A mayor cantidad consumida, menor será la satisfacción que el bien nos proporcionará; o lo que es lo mismo, menor será la utilidad que nos proporcionará como consumidores.

La utilidad marginal : ¿Cómo valoramos los bienes?

La utilidad es un concepto que está íntimamente ligado con el valor de un bien. En concreto, el valor que le damos al bien depende de la utilidad que nos proporciona, es decir, a su capacidad de satisfacer una necesidad concreta. Si vivimos lejos de nuestro trabajo, valoraremos más un coche que otra persona que viva más cerca, que posiblemente ni lo necesite.

Además, un bien será tanto más útil cuanto más escaso sea. Imaginemos que tenemos que escoger entre diamantes y agua, y que ambos bienes tienen el mismo precio. Lo más seguro es que ni nos lo pensemos y compremos los diamantes, ya que el agua es muy abundante y podemos disponer de ella de forma gratuita. Sin embargo, si estuviésemos en un desierto sedientos después de una larga caminata, seguro que no queremos saber nada de los diamantes, precisamente porque el agua es escasa en los desiertos.

Es decir, el valor que nosotros, como consumidores, le damos a un determinado bien depende de su capacidad para satisfacer nuestras necesidades; un concepto subjetivo que depende, no solo de los gustos y preferencias de la propia persona, si no además de las circunstancias que concurren a una persona en un momento determinado. Por tanto, la utilidad no es un factor intrínseco de los bienes, si no que depende del particular uso que el consumidor haga de ellos.

Cuanto más consumo, más me saturo

Por lo general, cuanto más consumimos un bien más satisfacción nos proporciona. Sin embargo, llegará un momento en el que este bien no solo no nos proporciona una mayor satisfacción si no que puede llegar a saturarnos y hacer que lleguemos a detestarlo.

Cuando nos empezamos a saturar en el consumo de un bien, tendemos a valorarlo menos; no pagaríamos lo mismo por una porción de tarta si es la primera que comemos que si nos hemos zampado ya otra tarta entera antes.

A este concepto se le llama utilidad marginal, que no es más que el aumento de satisfacción (utilidad) que cualquier individuo experimenta al consumir unidades adicionales del bien en cuestión. Al principio, la utilidad de tomar, por ejemplo, una cerveza cuando estamos sedientos será muy grande. A medida que vayamos tomando más cervezas, serán menos valoradas hasta llegar un momento que incluso nos lleguen a saturar y no queramos saber nada más de ellas.

Utilidad y demanda : ¿cómo varía nuestro consumo en función de nuestra necesidad?

En general, la utilidad está directamente relacionada con la demanda de un determinado bien o servicio. Lo que una persona está dispuesta a pagar por una cantidad de un bien está en relación directa con la utilidad que otorga esa cantidad del bien. Si la cantidad del bien aumenta, la satisfacción (o utilidad marginal) que brindan unidades adicionales de ese bien disminuye; por lo tanto, lo que esa persona esté dispuesto a pagar por cada unidad adicional será menor que lo que está dispuesto a pagar por las unidades anteriores.

Por ejemplo, si después de haber hecho ejercicio nos tomamos una cerveza, estaremos dispuestos a pagar incluso un precio superior a su precio de venta. Por la segunda, pagaríamos algo menos ya que la primera ya nos ha saciado la sed, aunque probablemente todavía pagásemos algo más que su precio de venta. Por la tercera de ellas pagaríamos, como mucho, su precio de venta. Por el resto de ellas, estaríamos dispuestos a pagar un precio menor a su precio de venta, por lo que ya no las consumiríamos. Este efecto se resume en el siguiente cuadro.

tabla_utilidad_marginal

El precio de venta de la cerveza es de un euro. Las filas en rojo quieren decir que, a partir de la cuarta cerveza, ya no consumiríamos esas cervezas al precio de un euro, porque no estaríamos dispuesto a pagarlo. Si el bar bajase el precio a 0,50 euros, consumiríamos una cerveza más a ese precio. Si, además, el precio lo bajase hasta 0,25 euros, consumiríamos hasta 5 cervezas. En ningún caso consumiríamos más de 5 cervezas a no ser que nos la regalasen.

En definitiva, la utilidad es un concepto muy interesante para explicar gran parte de la microeconomía actual, que sirve para conocer cómo varía el valor de un determinado producto o servicio con el consumo del mismo.

En Naranja | Una elección importante: ¿producimos cañones o mantequilla?
Imagen | Eustaquio Santimano

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter