Declaración de la Renta 2014: todo lo que necesitas saber

A partir del mes de abril de 2015 , todos los ciudadanos deberemos cumplir con nuestro compromiso anual con Hacienda: hacer nuestra Declaración de la Renta. Un trámite que, lejos de ser sencillo, da muchos quebraderos de cabeza a la mayor parte de contribuyentes españoles.

Sabemos de la dificultad pero, sobre todo, del engorro que supone presentar la Declaración de la Renta. Por este motivo, y antes que consultes a un experto fiscal que te la rellene, te proporcionamos una guía con todo lo que tienes que tener en cuenta para completar este trámite. Y lo hacemos con tiempo para que este año no te pille por sorpresa.

¿Estoy obligado a declarar?

Antes de realizar cualquier trámite, como pedir el borrador de nuestra Declaración, tenemos que informarnos sobre si estamos obligados a presentar la Declaración de la Renta, puesto que no todos los contribuyentes deben cumplir con este trámite.

Por ejemplo, no tendrán que presentar Declaración aquellas personas cuyos ingresos anuales no excedan los 22.000 euros si provienen de un solo pagador. El límite será el mismo en caso de tener más de un pagador si la suma del segundo y restantes no supera los 1.500 euros anuales. En caso contrario, el límite para declarar estará en 11.200 euros.

No obstante, no obligatoriedad no implica prohibición. Puede resultar interesante presentar la Declaración de la Renta si nos sale a devolver.

¿Por dónde empiezo? 

Esta es, posiblemente, una de las preguntas más habituales entre el común de los contribuyentes. ¿Por dónde empiezo? ¿Qué tengo que hacer para presentar la Declaración de la Renta este año? Como acudir en persona a las oficinas que la Agencia Tributaria tiene distribuidas a lo largo del territorio español puede ser muy tedioso, ¿por qué no la hacemos directamente desde casa?

El primer paso es solicitar el borrador de la renta a través de la página web de la Agencia Tributaria o por teléfono llamando al número 901 121 224. Si eres de los que todavía necesita pasar por alguna oficina de Hacienda, conviene que pidas cita previa para evitar colas y esperas innecesarias.

Antes de confirmar el borrador, es conveniente realizar ciertas comprobaciones previas sobre los datos contenidos en él, pues podrían contener errores o faltar datos que supongan una merma en nuestras ventajas fiscales. Hay que tener en cuenta que Hacienda confecciona los borradores en base a los datos que terceros proporcionan sobre nosotros, como la empresa en la que trabajamos.

Tengo el borrador y, ahora, ¿qué tengo que hacer?

La Declaración de la Renta sirve para regularizar nuestro situación fiscal personal con Hacienda. Al tratarse de un impuesto personal, este gravamen tiene en cuenta las circunstancias particulares de cada contribuyente, como si está casado, cuántos hijos tiene a su cargo, si tiene o no ascendientes o descendientes con discapacidad, etc.

Al tratarse de la Declaración de la Renta del año pasado, las deducciones y bonificaciones aplicables son las vigentes hasta el año 2015. Es decir, tendremos que presentar la Declaración conforme a la legislación vigente con anterioridad a la reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2015, aunque desde el 7 de enero podemos solicitar las nuevas deducciones.

Pese a que el ejercicio fiscal ya ha pasado y, por tanto, ya no podremos realizar ninguna acción que den derecho a deducción como, por ejemplo, una donación o la asociación a un sindicato, hay ciertos conceptos que podemos incluir para contar con un mayor ahorro fiscal que posiblemente no hayamos tenido en cuenta en ejercicios pasados y que, sin duda, supondrán un soplo de aire fresco para nuestras finanzas personales.

Todo correcto y, ahora, ¿cómo lo confirmo?

Este paso es el que nos da más quebraderos de cabeza. He recibido el borrador, he incluido todas las deducciones y bonificaciones posibles así como mis circunstancias personales y me ha salido a devolver. Ahora, ¿cómo hago para confirmarlo?

Internet es la plataforma idónea para tramitar nuestro borrador; tan solo es necesario seguir una serie de pasos sencillos a través de nuestra entidad financiera y ¡voilá! , ya tendremos presentada nuestra Declaración. Ahora, solo tenemos que esperar a que Hacienda nos cargue o abone el importe correspondiente en nuestra cuenta corriente.

Conclusiones

Aunque todavía tenemos mucho margen como para preocuparnos de la Declaración de la Renta, conviene estar al tanto de todas las novedades fiscales que nos afectan. No obstante, si algo caracteriza a la Declaración de la Renta es que su cálculo puede resultar muy complejo. No siempre se comprenden todos los conceptos que computan como ingresos ni tampoco aquellos condicionantes que dan derecho a deducción.

Por este motivo, nunca está de más recurrir a la ayuda de un profesional experto en el tema más que a un amigo o pariente cercano. Todo para que este pequeño gran trámite no se nos atragante.

Imagen | PublicDomainPictures

Conversación