El BCE ha movido ficha: ¿cómo influyen en la economía sus últimas decisiones?

Posiblemente verás su cara en todos los telediarios y periódicos. Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE, por sus siglas), ha vuelto a hablar. Ha tomado nuevas decisiones que, a la postre, afectarán a nuestros bolsillos. Vamos a explicar cuáles son y a entender cómo van a influir en la economía.

Empecemos por el principio. El BCE es el banco de los bancos de Europa. Toma las decisiones de política monetaria. ¿Esto qué es? A grandes rasgos, que establece las reglas del juego para el sector bancario de la zona euro. Además, se encarga de garantizar el correcto funcionamiento de los engranajes financieros algo que, en los últimos años, le ha dado más de un quebradero de cabeza. En su última reunión de 2015 ha tomado varias decisiones que sentarán las bases de sus decisiones para 2016:

1. Rebajar el tipo de interés de facilidad de depósito

Estas palabras hacen referencia a la tasa que el BCE cobra a los bancos de cada país cuando quieren depositar el exceso de dinero en el propio BCE. Hasta hace poco tiempo, el organismo pagaba a los bancos que dejaban en sus arcas su dinero. Parece lógico. Pues bien, desde junio de 2014 el banco que deposita su dinero en el BCE durante un día debe pagar por ello y, después de esta semana, todavía más (tendrá que pagar un 0,30%). ¿Por qué? Para incentivar todavía más que los bancos concedan créditos a familias y empresas.

2. Ampliar el plazo de su plan de expansión

El pasado mes de enero, el BCE anunció un plan de compra de bonos llamado QE (por sus siglas en inglés). Este plan consiste en que el organismo destina 60.000 millones de euros cada mes a comprar deuda (bonos, cédulas o titulaciones, si lo prefieres) de países y bancos europeos. La caducidad de este plan era, a priori, septiembre de 2016 y ahora se alarga hasta marzo de 2017 y podrá prorrogarse todo lo que sea necesario. Más tiempo en vigor, más dinero para reanimar al sistema.

bce-draghi

Además, Mario Draghi ha anunciado que, a partir de ahora, su plan de compras se ampliará a la deuda de Gobiernos regionales y ayuntamientos (también de la zona euro).

3. Reinvertir el dinero de los bonos ya vencidos

La deuda que compra el BCE tiene fecha de vencimiento, como suele suceder con la inmensa mayoría de los bonos. Pues bien, para que no se desvanezca el efecto de su plan de estímulo, el dinero de todos los activos que vayan venciendo y que hayan sido comprados por el BCE será invertido de nuevo.

Con estas nuevas medidas, además de otras antiguas como la barra libre de liquidez para los bancos (TLTRO, por sus siglas en inglés), el gran objetivo del BCE es que la inflación en la zona euro se mantenga cerca del 2%, ya que es el objetivo de su política monetaria. Actualmente, esta tasa se situó en noviembre en el 0,1%, por lo que el BCE todavía tiene mucho trabajo por delante.

En cualquier caso, estas decisiones no han dejado contentos a todos. La primera reacción de las bolsas ha sido caer, ya que muchos expertos esperaban que el BCE anunciara que ampliaba de 60.000 a 75.000 millones sus compras de deuda mensuales. Nunca llueve a gusto de todos pero, a buen seguro, Mario Draghi se habrá guardado un as en la manga.

Con ING DIRECT, invertir en bolsa no puede ser más fácil. Date de alta en Bróker NARANJA y opera sin comisiones de custodia y con una tasa fija de ocho euros al mes en operaciones de bolsa española o 20 euros/libras/dólares en operaciones de mercados internacionales.

En Naranja | Cinco datos para pensar que el Ibex 35 subirá este final de año

Conversación