El Ibex 35 busca nuevo inquilino: ¿cuáles son los criterios para formar parte de este club?

Se busca compañía con excelentes credenciales, buena presencia y futuro prometedor: razón aquí. El Ibex 34 busca inquilino para volver a estar al completo. La reciente salida de Abengoa, después de que la empresa andaluza presentara preconcurso de acreedores el pasado 25 de noviembre, ha dejado una vacante en el índice de principales empresas cotizadas de España.

Este jueves, el Comité Asesor Técnico (CAT) del Ibex se reúne en sesión ordinaria. Todos los años lo hace en junio y diciembre (reuniones ordinarias cada seis meses) para analizar posibles cambios en la composición del índice y velar por su correcto funcionamiento. Además, celebra otras dos reuniones de seguimiento al año (a mitad de cada semestre) en las que sólo se toman decisiones si ha habido cambios extraordinarios y, en caso de necesidad, puede convocar reuniones extraordinarias.

¿Qué requisitos debe cumplir una empresa para formar parte del Ibex 35?

Lo más habitual es pensar que el Ibex 35 está formado por las 35 mayores empresas del mercado español pero esto no siempre es cierto. Aunque el tamaño es relevante, no es la única variable que se tiene en cuenta. Entre los criterios mínimos (puedes consultar aquí el documento completo) para formar parte del Ibex, se exige:

  1. Que el tamaño de los integrantes sea equivalente a un 0,30% del valor medio del Ibex durante el periodo de control (los seis meses que van de una reunión a otra). Hagamos cálculos. Actualmente, la capitalización (el valor conjunto) de todo el Ibex 35 es de 578.000 millones de euros. El CAT revisa cuál ha sido el valor medio de los últimos seis meses y determina cuál es el 0,30% del mismo. Con el valor actual, el importe de corte sería de 1.734 millones de euros.
  2. Que una empresa empiece a cotizar y tenga una gran subida un día no significa que tenga abiertas las puertas del Ibex. El volumen de negociación importa, y mucho. Para empezar, se revisa que la compraventa de acciones no quede en manos de unos pocos accionistas: se persigue que conlleve un cambio en el accionariado estable de la sociedad. Además, es imprescindible que, durante los seis meses de observación, la acción se haya negociado (haya marcado precio al casar las operaciones de compraventa) al menos un tercio de las sesiones. En caso de no ser así, el valor todavía podría formar parte del Ibex sólo si es uno de los veinte mayores por valor en bolsa.
  3. Si un valor sube mucho durante unos meses no quiere decir que sea un candidato para entrar en el Ibex 35. Los criterios que más pesan son de liquidez, que la compraventa de acciones sea ágil y haya un volumen de operaciones considerable.
  4. El número de acciones en circulación es otro de los puntos condicionantes. Aunque una empresa esté en bolsa, no todo su capital tiene por qué estar cotizando. Hay empresas que tienen un 60% de su capital cotizando en el mercado. A este porcentaje de capital que está en circulación en bolsa se le conoce como capital flotante (lo verás también como free float en inglés). La regla dice lo siguiente: a mayor parte del capital de la empresa cotizando en el mercado, más puntos para que la empresa pueda formar parte del Ibex 35.

Actualmente, tres empresas se postulan para ocupar el lugar dejado por Abengoa. Merlín Properties, Cellnex Telecom y Bolsas y Mercados Españoles (BME) cuentan con más opciones para ser el pasajero número 35 del Ibex. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que los cambios no tienen por qué ser de uno en uno, por lo que podría haber varias entradas y salidas en una sola reunión del Comité Asesor Técnico.

En Naranja | Cinco datos para pensar que el Ibex 35 subirá este final de año

Conversación