El principal trámite para crear una empresa eres tú

Emprender un negocio

Crear una empresa es un paso importante en la vida de cualquier persona. Trabajar para una mismo es muy diferente a hacerlo por cuenta ajena, por varios motivos entre los que destaca que la llegada del salario final de mes o la organización del trabajo es responsabilidad propia.

Emprender un negocio es una solución que muchas personas están poniendo práctica como salida en la actualidad, dando así un paso adelante para generar su propio empleo y no depender de terceros. Este proceso de creación de empresas a veces puede parecer muy complicado pero en realidad no es así. En el post de hoy te vamos a explicar por qué el trámite principal tú.

Los trámites… ¿Qué trámites?

Entre los trámites he que hay que realizar para poder iniciar una actividad empresarial están los de carácter burocrático. Es cierto que pueden ser algo tediosos y que se requiere tiempo un cierto conocimiento para llevarlos a cabo pero, una vez realizados, es algo que apenas tendrá impacto en el día a día del negocio, más allá del cumplimiento de las normas que exijan trámites cuando surjan cambios (licencia apertura de locales, licencia actividad, entre otras).

A la hora de crear una empresa es muy recomendable recurrir a la ayuda de expertos, de tal manera que puedan aportar su experiencia, asesorando y realizando los trámites necesarios para el poner en marcha el negocio. También para elegir la mejor fórmula para constituir la sociedad que dará soporte al negocio, a corto plazo y con visión a largo. Este gasto en asesoría no suele ser de una gran cuantía y, lo que hay que tener en cuenta es que sirve para ahorrar, al hacer las cosas bien a la primera.

Los trámites relacionados con el capital necesario para emprender el negocio, son también bastante salvables. Es cierto que se requiere una aportación de capital para constituir una empresa, pero hay fórmulas como la del Régimen General de Autónomos que permiten hacerlo tan sólo pagando los seguros sociales.

Entonces, ¿qué necesito para montar mi negocio?

Para montar un negocio se necesita querer hacerlo, atreverse a dar el paso y lanzar la idea del plano teórico al práctico. Todo es ponerse, todo es empezar a dar pequeños pasos para comenzar a caminar en el sector empresarial.

Se necesita una idea de producto y servicio que aporte valor a personas y, tan importante como lo anterior, una manera de llegar a esas personas. No hace falta disponer de la mejor idea del mundo, ni de la más innovadora, ni de nada extraordinario. Muchas empresas comenzaron con una idea de negocio hace años que hoy en día no tiene nada que ver.

El tiempo es el que irá marcando la evolución del negocio. El mercado es quien irá definiendo el camino que llevará a la empresa a tomar decisiones y adoptar cambios para responder a las necesidades de los clientes. Eso llegará con el tiempo.

Lo más complicado es conseguir el primer cliente, hito que muchos esperan lograr antes de constituirse como sociedad. Una vez que llega el primero, comienza una nueva etapa en la que habrá que aprender de los errores y, si se hace bien, llegarán nuevos clientes. Y así, mientras el negocio siga en pie.

El factor común eres tú

Como se puede ver, a lo largo de todo el proceso de creación de empresa el factor común es la persona que da el paso para montar el negocio. Es cierto que hay que realizar unos cuantos trámites y que al principio el emprendedor tiene que situarse constantemente para no perderse, pero es algo pasajero que a medida que avanza el tiempo tiende a desaparecer. Y lo hace rápidamente.

Las barreras que hay que superar para montar un negocio están en uno mismo. Sólo hay que buscar la manera de satisfacer las necesidades de un grupo de personas, de un mercado. No es como ir a la Luna, es mucho más sencillo. Es algo que depende de ti.

En Naranja | Si monto una empresa, ¿me conviene hacerlo solo o con la ayuda de un socio?
Imagen | Moyan Brenn

Conversación