¿En qué consiste el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica?

Impuesto de circulación

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, conocido por sus siglas IVTM, entró en vigor el 1 de enero de 1990, en sustitución del anterior Impuesto de Circulación de Vehículos. De ahí que muchas personas se refieran a él aún con su nombre anterior, Impuesto de Circulación. De su gestión se encargan los distintos ayuntamientos españoles, quieres recaudan el importe del impuesto de los propietarios que tengan domiciliado un vehículo a su nombre sus dominios.

El IVTM es pagadero una vez al año, en muchos ayuntamientos de nuestra geografía durante el mes de abril, generando más de dos mil millones de euros para las arcas del Estado. En la entrada de hoy, vamos a revisar los principales conceptos de este impuesto. ¿Tengo que pagar el impuesto si circulo en una bicicleta?

Hecho imponible del impuesto de circulación, ¿tengo que pagar el IVTM si tengo una bici?

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica es un impuesto directo que grava la titularidad de los vehículos de tracción mecánica que son aptos para circular por las vías públicas, independientemente de su clase y categoría. Se consideran vehículos apto para la circulación los que están matriculados en los registros públicos correspondientes y figuran de alta, también cuando se trata de vehículos que circulan con un permiso temporal y matrícula turística.

Quedan exentos del impuesto están los vehículos que hayan sido dado de baja en el registro correspondiente por la antigüedad de su modelo, incluso aquellos que sean autorizados a circular de manera excepcional, en exhibiciones, certámenes o carreras limitadas a los de esta naturaleza. También quedan exentos de pagar el IVTM los remolques y semirremolques que sean arrastrados por vehículos de tracción mecánica y cuya carga útil no sea superior a 750 kilogramos.

El sujeto pasivo del IVTM, es decir, a quien obliga la ley a pagar el impuesto, son las personas físicas y jurídicas que sean propietarias de vehículos de estas características. Un caso particular se produce en los contratos de renting de un vehículo, muy típicos en autónomos y empresas: como el vehículo figura a nombre de la empresa de renting, es esta quien paga el impuesto, aunque disfrute el vehículo la persona que contrata el servicio.

¿Cuánto tengo que pagar de IVTM por mi vehículo?

El pago del impuesto se realiza una vez al año, en base a la tarifa que le corresponda a cada vehículo. Ésta se calcula usando un parámetro, en función del tipo de vehículo del que se trate:

* Turismos: caballos fiscales.
* Autobuses: número de plazas.
* Camiones: kilogramos de carga útil.
* Tractores: caballos fiscales.
* Remolques y semirremolques arrastrados por vehículos de tracción mecánica: kilogramos de carga útil.
* Ciclomotores y motococletas: centímetros cúbicos del motor.

En la Ley de Presupuestos Generales del Estado se fijan cada año los valores del impuesto para cada caso, pudiendo los municipios ajustar el importe al alza, aunque con un tope máximo marcado por ley. De esta manera, en la práctica, cada ayuntamiento cobra un importe diferente y pueden existir variaciones si se compara el valor a pagar en un municipio y sus colindantes.

Cuando se compra un vehículo nuevo, el pago del impuesto se debe realizar en el momento de la compra del vehículo, por el importe restante del año. El importe de la cuota del impuesto se prorrateará por trimestres naturales, así que un coche comprado en mayo, pagará de impuesto los últimos 2 trimestres. También se prorratea la cuota de la misma manera en los supuestos de baja temporal por robo de vehículo, desde el momento en que se produzca dicha baja temporal en el Registro público correspondiente.

Conclusiones

El Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica es un tributo que, como su nombre indica, lo deben pagar los propietarios de los vehículos de tracción mecánica (coches, motos, camiones, autobuses, tractores, remolques de más de 170 kg de carga útil). Da igual que el vehículo circule o no, si está matriculado y dado de alta en los registros públicos, el propietario del vehículo está obligado al pago del impuesto, que genera 2.807 millones para las arcas del Estado (El Mundo).

El Gobierno ha anunciado recientemente que implantará cambios en este impuesto, de tal manera que pagará más quien sea propietario de vehículos que más contaminen. De esta forma, se busca animar a los propietarios a sustituir los vehículos más viejos, por otros que sean más eficientes y no emitan gases dañinos para el medioambiente y la salud de las personas. Aún no se dispone de detalles concretos sobre estos cambios en la ley, aunque se espera que a lo largo de 2013 se anuncie.

Más información | Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales
En Naranja | Todo sobre el nuevo impuesto para premios de lotería, por si la suerte te acompaña
Imagen | rawr-ROAR

Conversación