Fin del verano y ¿fin de los destinos interesantes? Estos son cinco paisajes naturales que es mejor visitar en otoño

El otoño meteorológico se extiende desde el 1 de septiembre al 1 de diciembre. Tres meses en los que la temperatura es todavía agradable y la naturaleza experimenta cambios espectaculares. Un cóctel perfecto que invita a viajar para conocer parajes que no son habituales destinos de las vacaciones veraniegas. Estos cinco paisajes naturales merecen una visita en otoño.

Valle de Ambroz (Cáceres)

valledeambroz

El Valle de Ambroz en el norte de Extremadura, es un valle lleno de contrastes. Montañas de más de 2.000 metros, bosques de castaño y roble y frondosas dehesas de encina y alcornoque conviven en este espacio que celebra en noviembre su Otoño Mágico. Un mes de actividades diversas con rutas de senderismo, jornadas micológicas, mercadillos, teatro y la fiesta de la trashumancia.

Entre sus monumentos naturales destacan varios árboles singulares como los Castaños del Temblar, el Alcornoque de la Fresneda o el Abedular del Puerto de Honduras. De los ocho pueblos que atraviesa el río Ambroz destaca Hervás, con un barrio judío declarado Conjunto Histórico- Artístico.

Selva de Irati (Navarra)

selvairati

La selva de Irati es el segundo hayedo y abetal más extenso y mejor conservado de Europa. Con una extensión de 17.000 hectáreas, se encuentra en el Pirineo oriental, con acceso desde las poblaciones de Orbaizeta y Ochagavía. La belleza de su paisaje, que se ha mantenido en estado virgen, ha convertido a este bosque en un destino para los senderistas de todas las edades. Rutas a pie por caminos balizados o en bicicleta de montaña atraviesan este extenso paraje que en los meses de otoño añade el atractivo de la recogida de setas y hongos, para lo que se necesita sacar permisos.

Arribes del Duero (Salamanca y Zamora)

arribesdelduerojpg121110_133629

En la comarca de los Arribes, situada en el oeste de Zamora y Salamanca, haciendo frontera con Portugal, se encuentran los cañones más profundos y extensos de los ríos Duero y Agueda, de toda la Península Ibérica, con casi 100 km. Se trata de un parque natural formado por un valle encajado, al resguardo de vientos, que mantiene una temperatura media suave a lo largo del año.

Arribes es un vocablo leonés que define el paisaje formado por estos ríos, caracterizado por una zona de depresión y otra de penillanura, con unas pendientes escarpadas a ambos lados del río que son los arribes. Los cruceros fluviales por el Duero son la mejor forma de disfrutar de este singular paisaje.

Valle de Arán (Lérida)

CASCADA-DEL-SAUT-DETH-PISH-WebEn otoño, antes de la llegada de las primeras nieves, es la mejor época para visitar el Valle de Arán. Situado en la vertiente norte de los Pirineos centrales, está atravesado por el río Garona que desemboca en el Atlántico. Es un lugar perfecto para hacer senderismo y descubrir paisajes ya que gran parte de su territorio se encuentra a más de 2.000 metros de altitud. A su vez, los más de 30 pueblos de este valle, con Vielha a la cabeza, albergan un importante patrimonio artístico de iglesias románicas.

Faedo de Ciñera (León)

faedodecinera

El Faedo de Ciñera es un pequeño bosque de hayas centenarias ubicado en Ciñera (León) y distinguido como Mejor Bosque Cuidado de España en 2007. Se trata de una ruta que antaño realizaban los mineros para llegar hasta las minas de carbón a cielo abierto de Ciñera de Gordón. En otoño, el bosque ofrece un abanico de colores espectacular, destacando la presencia del Fagus, un haya de más de 500 años.

En Naranja | Planes para viajar solo: ahorra y haz mil amigos.

Imagen | Flickr, Unsplash