Fusiones de entidades bancarias, el "sí quiero" para ganar eficiencia

1 comentario

Fusión-Bancos

Desde que los bancos y cajas de ahorros comenzaron a ofrecer sus servicios, el sector financiero ha cambiado enormemente, gracias a las operaciones de fusión y adquisición de entidades que se han ido produciendo históricamente. Igual que hacen otras muchas empresas de sectores ajenos al de la banca, las entidades bancarias se fusionan, siempre intentando obtener algún tipo de mejora en el negocio.

Este “sí quiero” que cada cierto tiempo se dan las entidades en el sector financiero, les sirve para sumar esfuerzos y convertirse en una entidad resultante mejor, por alguna de las vías posibles para ello. En esta entrada, vamos a ver cuáles son las más importantes: la comercial y la de la eficiencia.

¿Por qué los bancos se fusionan?

Cuando un banco compra a otro para convertirse en una entidad más competitiva, suele hacerlo para aprovechar sinergias por alguna de las dos siguientes vías:

  • La vía comercial: ganando cuota de mercado en algún segmento en el que la otra entidad sea fuerte. Por ejemplo, en una zona geográfica determinada; o en un tipo de cliente concreto, como particulares, empresas o banca de inversión.
  • La vía de la eficiencia: mejorando la eficiencia global de la entidad resultante, al adoptar los procesos y tecnología de la entidad adquirida. Esto pasa cuando una entidad muy eficiente es comprada por otra que quiere mejorar en este campo.

Normalmente, en los casos de fusiones de bancos se aprovechan las dos vías, la comercial y la de la eficiencia, en aras de maximizar el beneficio de la operación para la nueva entidad resultante. La comercial es la que mejor se suele entender, al sumar los clientes de ambas entidades, sin embargo, la ganancia de eficiencia no siempre se comprende a la primera, ya que una fusión de dos bancos de hoy en día supone un importante esfuerzo para ambas entidades.

¿Por qué es tan importante la eficiencia de una entidad financiera?

La eficiencia de una entidad financiera es muy importante para que pueda ofrecer servicios a sus clientes a un precio competitivo. Si los costes operativos de la entidad con altos, esto es, si lo que le cuesta abrir un préstamo, cobrar las letras mensuales, enviar correo a los clientes, mantener la red de oficinas y los sistemas, su página web, entre muchos otros, resulta muy caro para la entidad, quedará expuesta a que sus competidores ofrezcan los mismos productos con mejores condiciones, quedando relegada de un papel protagonista en el mercado bancario.

Cuando una entidad se está quedando fuera de mercado porque sus procesos no son eficientes, y por tanto sus precios son caros o no tiene capacidad para reaccionar rápidamente ante cambios en el entorno financiero (flexibilidad), su cuenta de resultados seguramente se acabe viendo afectada. Una operación de fusión, para adquirir la tecnología de otro banco que sea más eficiente, es una vía para mejorar en este sentido y sacar adelante el negocio.

Es cierto que el proceso de integración de dos organizaciones como las de cualquier banco de hoy en día, suele conllevar un coste muy alto, pero se trata de una operación a largo plazo y este coste se amortiza a largo plazo, compensando el enorme esfuerzo inicial realizado.

¿Qué pasa con los clientes cuando dos bancos se fusionan?

Cuando un banco “A”, compra otro banco “B” y los integra en su negocio (su marca, sus oficinas, sus sistemas, etc.), los clientes del banco “B” pasan a formar parte de la cartera del banco “A”. Esto no supone un cambio en las condiciones de los productos que tengan contratados, ya que los contratos firmados en su día con entre la entidad “B” y sus clientes permanecen vigentes hasta que se extinga la relación contractual, por ejemplo, cuando se termina de pagar un préstamo o termina la vida de un depósito.

Los clientes que pasan a formar parte del nuevo banco, verán que puede cambiar la marca, algún sistema (por ejemplo, la web de banca electrónica) o que su oficina pase a ser otra diferente, dependiendo del reparto que se haga en cada caso. Lo más importante es que sus productos y servicios financieros en curso seguirán intactos, aunque a la larga la tendencia es a unificar las condiciones comerciales de todos.

En Naranja | Instituciones financieras: el Banco de España
Imagen | dps

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    !

    De todas formas, hay fusiones y fusiones, y depende de cómo se lleven a cabo pueden ser un dolor de cabeza para el cliente. Tengo muy presente el caso de unas entidades que se fusionaron hace unos años y tardaron ni se sabe cuánto en tener los sistemas informáticos unidos, con el engorro que eso supone para cualquier operativa, y para cuando quisieron tenerlos a punto se fusionaron con otra entidad mayor... y vuelta a empezar.

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter