¿Has visto a estas cinco personas en tu empresa?

1 comentario

Trabajar en una oficina

Una de las frases más llamativas del vídeo #Paro0 al que hacíamos mención el pasado domingo en nuestra Actualidad En Naranja es aquella que explica María Fanjul, de entradas.com, sobre la contratación de personas. Cuenta que apenas quiere mirar el currículum que pueda traer consigo un candidato a un puesto de trabajo, que prefiere mirar a esa persona a la cara y que sea esta la que le cuente su experiencia, las ganas, la pasión y la valentía que tiene.

En ese contexto, siguiendo esa filosofía común a muchas empresas que están adoptando las formas de la Nueva Empresa, la que vive y se basa en los principios de internet, hoy hablamos de cinco perfiles que no pueden faltar en una empresa siguiendo los consejos de Josh Linkner. No, no hablamos ni del CEO ni del Director Financiero de la empresa, aunque se agradece que haya quien cubra esos puestos. Hablamos de cinco tipos de persona que necesita una empresa para que todo fluya.

Antes de explicar uno por uno esos perfiles, cabe una reflexión. Si un equipo de trabajo se compone sólo de personas con un buen currículum, ¿eso garantiza que los valores de esas personas son los más relevantes para nuestra empresa? Cada día son más los departamentos de Recursos Humanos que se hacen esa pregunta, y por eso va en aumento el número de empresas que buscan otra cosa al contratar. Si una empresa quiere pluralidad de ideas, debe buscar pluralidad de planteamientos.

Tanto si estás en la posición de buscar empleo como si la tuya es la posición de emplear a alguien, te conviene adoptar un rol algo omnisciente para seguir leyendo. Digamos que vas a montar una empresa y vamos a ver qué tipos de persona necesitas a tu lado sí o sí, con independencia de lo que diga ese currículum vitæ que tienes sobre la mesa.

Trabajar en una oficina

El Visionario

Necesitas contar con alguien que sepa salir de la rutina del día a día y ver más allá. Evidentemente el trabajo del momento hay que hacerlo porque de lo contrario tu empresa no tendrá ingresos, pero también debes contar con una figura que sepa abstraerse de forma suficiente como para trazar el camino que tendrá que seguir tu empresa si no quieres que se quede anclada en el presente que pronto será el pasado, y entonces sí que ya… Alguien capaz de reinventarse a sí mismo puede ser, también, alguien capaz de reinventar a su alrededor.

El Ejecutor

Para poner un contrapeso al Visionario, necesitas a alguien que conserve los pies en el suelo, que esté pendiente del día a día y se encargue de resolver los problemas cotidianos. Normalmente los rasgos del Visionario y el Ejecutor no se dan en una misma persona, así que conviene explorar esas características por separado, en personas diferentes que se complementen. Un ejemplo de la utilidad de este equilibrio está en la sobrevaloración que muchas veces le damos a La Idea. Tener La Idea está muy bien, es fundamental; pero lo realmente interesante es realizar esa Idea, hacer un buen seguimiento de cómo se desarrolla y llevarla a cabo, esto es a término, a fin. Acabar lo que se ha empezado, vaya, y acabarlo bien.

El Defensor del Cliente

No olvides que una empresa no es nadie sin sus clientes. Y esos clientes necesitan a alguien dentro de la empresa que defienda sus intereses. Alguien empático y firme en sus convicciones, que comprenda la posición de su cliente y esté dispuesto a darlo todo por él. En más de una empresa, el primer día se dice aquello de “miramos por nuestro cliente”, pero poco a poco los objetivos se van cambiando a un “pero a nosotros nos interesa esto”. El Defensor del Cliente es una figura clave para equilibrar la balanza.

El Luchador

Alejandro Magno dejó dicho: “Yo no le tengo miedo a un ejército de leones dirigidos por una oveja, tengo miedo de un ejército de ovejas llevadas por un león”. Cuando hablamos de llevar a cabo una idea con arreglo a los deseos de los clientes, es necesario alguien que ponga riesgo y pasión a lo que hace, alguien que sea capaz de llevar adelante un proyecto con todas sus consecuencias; un remero para el barco cuyo timón queda enderezado por el equilibrio entre el Visionario, el Ejecutor y el Defensor del Cliente. Un luchador.

El Promotor

Finalmente, para evitar que tu barco se pierda en la inmensidad del océano de las marcas, necesitas a alguien que te haga visible a los demás. En Estados Unidos tienen calculado el número de marcas que percibe un consumidor medio: unas 3.000. Son muchas como para que alguien se fije en tu marca de forma espontánea, así que hay que ayudarle. Alguien que sepa cómo llamar la atención, si es necesario subiéndose a la mesa, es tu candidato ideal.

Encontrar trabajo

Al fin y al cabo, hablamos de equipos de trabajo compuestos por personas. Y las personas cuentan con sus respectivas personalidades. O deberían, ya que ese es el verdadero valor añadido que puede aportar alguien a su puesto de trabajo más allá de su formación adquirida en las aulas. Igual que a nadie se le pasaría por la cabeza montar un equipo de fútbol con nueve delanteros o con siete porteros, en cada posición de la empresa es necesario un perfil. Si buscas trabajo o buscas un cambio de trabajo, ya tienes algo más para tu carpeta de recomendaciones; y si tu misión es contratar a alguien, quizá estas claves te ayuden a ver de otra manera tu labor.

Foto | Alexandre Rangel, Department of Energy and Climate Change, Enrique Dans
En Naranja | Extrovertidos e introvertidos, ¿predispuestos al éxito o fracaso económico y laboral?

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de mariocobretti !

    Leía el articulo y a la vez iba poniendo caras de gente así en mi empresa, la verdad es que es totalmente cierto. Son perfiles difierentes y muy necesarios

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter