Informe PISA sobre educación financiera: un 25% de los alumnos españoles no llega al nivel mínimo

Desde el año 2012, PISA incluye en su famoso informe un apartado especial dedicado a la educación financiera. Como en el resto de categorías, España no sale bien parada. En el informe PISA de 2015 sobre competencias financieras, nuestro país vuelve a suspender al situarse por debajo de la media de la OCDE (469 puntos frente a 489), por detrás de países como Italia, Polonia o Rusia.

Un 25% de los alumnos españoles de menos de 15 años no llega al nivel de competencias mínimas. Este dato es significativo, porque implica que uno de cada cuatro alumnos, si bien es capaz de entender cuál es el objetivo financiero de una factura, no sabe explicar en qué consisten algunos productos financieros, ni sabe tomar decisiones de gasto cotidianas de forma razonada.

Para mejorar este importante aspecto, PISA recomienda a todos los países participantes en el estudio que analicen las necesidades de los alumnos con bajo rendimiento, además de abordar las desigualdades socioeconómicas y proporcionar igualdad de oportunidades para chicos y chicas.

La educación financiera desde los niveles más básicos, todo un reto a superar

Según el último estudio de Junior Achievement, organización sin ánimo de lucro dedicada a promover la educación financiera y el espíritu emprendedor entre los más jóvenes, los niños comienzan a relacionarse con las finanzas a los seis años, y la mitad de los estudiantes de Educación Primaria de entre siete y ocho años declara recibir una renta periódica por parte de sus padres.

Sin embargo, más de la mitad de los padres (el 56%) no hablan a sus hijos de forma habitual sobre la importancia del ahorro y las ventajas que tiene para su futuro, y tan solo el 16% de los jóvenes que declara ahorrar de forma habitual deposita sus ahorros en el banco.

Si a todo ello le sumamos la reciente evolución financiera de nuestra sociedad, caracterizada por una progresiva complejidad de los mercados, productos y servicios financieros y unas relaciones interprofesionales cada vez más centradas en las finanzas, la necesidad de mejorar la calidad de la educación financiera debería ser una prioridad en todas las agendas de los principales partidos políticos.

La colaboración entre ING DIRECT y Junior Achievement

Este es, precisamente, el objetivo de la colaboración entre Junior Achievement e ING DIRECT que, desde 2001, han impartido diversos programas de formación para jóvenes orientados a enseñar cómo gestionar su dinero de forma inteligente para tomar sus propias decisiones, así como formar a los nuevos emprendedores.

A lo largo de estos últimos 15 años, han participado en este programa más de 6.000 alumnos y más de 170 profesionales de ING DIRECT que han impartido casi 1.250 horas de formación. Todo ello con un único fin: acercar un conocimiento tan importante como el económico y financiero a los más pequeños, pues son el futuro de nuestro país.

En Naranja | El nuevo test PISA sobre educación financiera, ¿serías capaz de contestar a todas estas preguntas?

Conversación