Instituciones económicas: La Organización Internacional del Trabajo (OIT)

La Organización Internacional del Trabajo, conocida por su siglas en castellano OIT, es una institución a nivel mundial que se encarga de la elaboración y supervisión de las Normas Internacionales del Trabajo. Es una agencia perteneciente a las Naciones Unidas, en la que los representantes de gobiernos, trabajadores y empleadores colaboran en la definición de políticas y programas de promoción del trabajo digno para todo el mundo.

En la entrada de hoy, vamos a dar a conocer esta importante institución en el mundo laboral, cuyo trabajo afecta a trabajadores de todo el mundo, involucra hoy a 185 países miembros y tiene un gran impacto en la economía mundial.

La influencia de la Organización Internacional del Trabajo a lo largo de la historia

La OIT nació en 1919, formando parte del Tratado de Versalles que terminó con la Primera Guerra Mundial y que recogía la convicción de que la justicia social es esencial para alcanzar una paz universal y permanente. La OIT ha tenido un impacto importante en el mundo laboral, ya desde sus primeros días. En la primera Conferencia Internacional del Trabajo, en Washington, en octubre de 1919, adoptó seis Convenios Internacionales del Trabajo, los cuales hacían mención a las horas de trabajo en la industria, desempleo, trabajo nocturno de las mujeres, protección de la maternidad, edad mínima y trabajo nocturno de los menores en la industria.

La OIT estableció desde sus inicios su sede en Ginebra, aunque en mayo de 1940, por culpa de la Segunda Guerra Mundial, esta se trasladó temporalmente a Montreal (Canadá). El francés Albert Thomas fue primer presidente de la OIT. En 1925, adicionalmente se creó un Comité de Expertos, a modo de sistema de supervisión de la aplicación de las normas de la OIT, compuesto por juristas independientes. Durante la Gran Depresión, en 1934, la cual provocó graves consecuencias en forma de desempleo masivo, se produjo la entrada de EEUU como miembro de la OIT, al asumir que necesitaba la cooperación internacional en los temas de índole laboral. A partir de entonces, se fueron produciendo más hitos relevantes para la organización, como son la aprobación de la Declaración de Filadelfia, incorporada a la Constitución, la cual constituye la carta de los propósitos y objetivos de la OIT, vigente a día de hoy.

En 1946, la OIT se convirtió en una agencia especializada de la recién creada Organización de las Naciones Unidas y, en 1948, la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó el Convenio Número 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación. Entre 1948 y 1970, con David Morse como presidente, se duplicó el número de países miembros, asumiendo la OIT su carácter universal y pasando a ser los países industrializados una minoría ante los países en desarrollo. La OIT ganó el Premio Nobel de la Paz en su 50 aniversario en 1969.

En los años sucesivos, la OIT avanzó en el desarrollo de normas y mecanismos para la supervisión de su aplicación, sobre todo en el terreno de los derecho de libertad sindical. En la actualidad, desde marzo de 1999, el chileno Juan Somavia ha asumido el cargo de Director General, haciendo hincapié en la importancia de convertir el Trabajo Decente un objetivo estratégico internacional y de promover una globalización justa, como herramienta fundamental para combatir la pobreza.

Objetivos y resultados del trabajo de la OIT a lo largo del tiempo

La OIT facilita apoyo a través de programas nacionales de trabajo decente, desarrollados en colaboración con distintos gobiernos. La puesta en práctica de un programa de trabajo decente se logra a través de la aplicación de los cuatro objetivos estratégicos básicos para la OIT:

* Crear Trabajo
* Garantizar los derechos de los trabajadores
* Extender la protección social
* Promover el diálogo

Adicionalmente, la OIT considera como quinto objetivo, integrado en todos los anteriores, la igualdad de género.

Desde la fundación de la OIT, ésta ha aprobado 189 convenios internacionales y 202 recomendaciones. Todas ellas se pueden consultar en su base de datos corporativa, denominada NORMLEX. Estos resultados de la OIT en materia laboral, son considerados fundamentales como, por ejemplo, los siguientes convenios internacionales promovidos por ella:

* Convenio 29 sobre el trabajo forzoso, aprobado en 1930.
* Convenio 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, aprobado en 1948.
* Convenio 98 sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, aprobado en 1949.
* Convenio 100 sobre igualdad de remuneración, aprobado en 1951.
* Convenio 105 sobre la abolición del trabajo forzoso, aprobado en 1957.
* Convenio 111 sobre la discriminación (empleo y ocupación), aprobado en 1958.
* Convenio 138 sobre la edad mínima, aprobado en 1973.
* Convenio 182 sobre las peores formas de trabajo infantil, aprobado en 1999.

Además de todos los convenios internacionale y las recomendaciones, la OIT lanza numerosas publicaciones : libros, documentos de reuniones, períodicos y revistas y otros formatos de textos de la OIT, están disponibles en distintos idiomas en su web oficial, incluido el castellano. Algunos de estos textos son usados en centros formativos de todo el mundo.

En Naranja | Instituciones financieras: el Banco de España
Enlace | Vídeo original en Youtube

Conversación