La balanza de pagos, el funambulista que nunca pierde el equilibrio

Balanza de pagos

La balanza de pagos es una variable económica poco conocida, de vez en cuando oímos que existe un superávit o un déficit en la balanza de pagos, pero en realidad la balanza de pagos es como el funambulista que nunca pierde el equilibrio: por definición debe estar equilibrada, aunque lo que ocurre es que puede estar descompensada entre sus diferentes subdivisiones.

¿Qué es la balanza de pagos?

En la balanza de pagos se anotan todas las transacciones de un país con el exterior. Es decir, registra las importaciones y la exportaciones, ya sea de bienes (materias primas, productos manufacturados, alimentos), servicios (transportes, asesorías, turismo), capital o transferencias financieras.

Se podría decir que es el gran libro de cuentas de un país: se cuentan como positivos los ingresos, ya sean por exportaciones o por préstamos e inversiones, mientras que en la columna negativa, se cuentan los gastos de las importaciones o las inversiones en países extranjeros.

Como en cualquier empresa, las cuentas pueden ser buenas o malas, pero tienen que cuadrar. Si una empresa ha tenido beneficios en ventas, ese dinero puede invertirse o ir a parar a su fondo de reserva. Si tiene pérdidas, debe recurrir a financiación, a nuevos inversores o disminuir su fondo de reserva. Recurriendo a una expresión coloquial: “las gallinas que entran por las que salen”, aunque como podéis imaginar, sí que es importante conocer el desglose de estas cuentas, porque son un indicador de como va la economía.

Divisiones de la balanza de pagos

La balanza de pagos está dividida en dos grandes bloques; la cuenta corriente y la cuenta capital, después hay una tercera cuenta de errores y omisiones, que se encarga de ajustar las deficiencias de las diferentes anotaciones para que el resultado final cuadre, ya que como hemos dicho, éste debe de ser cero.

Cuenta corriente

Esta es la cuenta más importante y la que más se utiliza para evaluar el estado de la economía de un país, ya si es negativa (más importaciones que exportaciones), revela una necesidad de financiación. En la balanza por cuenta corriente se apuntan las importaciones y exportaciones de bienes y servicios, así como las rentas y transferencias, cada una en su correspondiente sección.

Balanza de pagos - cuenta corriente

* Balanza comercial: Es de la que más se habla en los medios, y la más tangible de todas, pues registra las compras y ventas de mercancias. Si un país importa más de lo que exporta, arrojará un saldo negativo, lo que se conoce como déficit en la balanza comercial. La dependencia de fuentes energéticas, como el petróleo, es una de las mayores causas de déficit en esta balanza.

* Balanza de servicios: engloba todos los pagos y cobros por servicios que no son bienes materiales, como el turismo, los seguros, los servicios informáticos, asesorías, los transportes, los royalties…

* Balanza de rentas: se refiere al dinero que reciben los habitantes de un país en concepto de beneficios generados en otro país, ya sea por trabajo o capital, como recibir una pensión por haber trabajado en otro país, o intereses y dividendos de inversiones. En sentido contrario, tambien registra el dinero que sale por el mismo concepto, por los beneficios de inversiones extranjeras en nuestro país.

* Balanza de transferencias: son las transferencias sin contrapartida (es decir, que no es por un bien, servicio o renta) que se emiten y reciben al y del exterior. El mejor ejemplo es el dinero que envían los inmigrantes a su país, o los emigrantes al nuestro.

Cuenta de capital

La cuenta de capital es la que se encarga de equilibrar la balanza de pagos, ya que en ella se recogen todas las transferencias de capital que tienen como finalidad la financiación de bienes de inversión. Valga como ejemplo la inversión extranjera en empresas, la financiación europea para construir infraestructuras o simplemente la compra de bonos o fondos por parte de capital extranjero.

Balanza de pagos - capital Reservas de moneda extranjera menos deuda externa (2011)

También se conoce como cuenta financiera, porque el FMI se ha empeñado en dividir la cuenta de capital en dos cuentas de primer nivel (cuenta de capital y cuenta financiera), en la que casi toda la totalidad de las transacciones se realizan en la cuenta financiera.

Se divide de la siguiente manera:

* Inversión extranjera directa: se considera inversión directa la inversión de capital en la compra o construcción infraestructuras, y también la compra de más del 10% del capital social de una empresa. Hay que tener en cuenta que los beneficios generados de esta inversión contabilizarán en la cuenta corriente.

* Inversión en cartera: se refiere a la compra de bonos y acciones por parte de capital extranjero. De nuevo, las ganancias repercutirán en la cuenta corriente.

* Préstamos y otras inversiones

* Cuenta de reservas: es la operada por el banco central de un país, que se encarga de contrarrestar los flujos de capital procedentes del mercado, y así evitar fluctuaciones excesivas de la moneda. Esto se consigue comprando o vendiendo su propia moneda –a través del fondo de reserva– para valuar o devaluar la moneda y controlar los flujos de capital en función de los intereses del país. Un pais principalmente importador, como Gran Bretaña, tiene interés en mantener una moneda fuerte, mientras que uno principalmente exportador, como pueda ser China, prefiere una moneda débil que le permita seguir siendo competitivo. Estas acciones se engloban dentro la política monetaria de un país.

Equilibrio de la balanza de pagos

La balanza de pagos siempre está en equilibrio, pues un déficit en la cuenta corriente será compensado por un superávit en la cuenta capital, ya que lógicamente el dinero para esa mayor cantidad de compras que de ventas tiene que salir de algún sitio, bien por inversiones o préstamos extranjeros o por una reducción del fondo de reservas del banco central.

Como podéis imaginar, es importante tratar de mantener el equilibrio dentro de cada cuenta, pues un país, al igual que una empresa, no puede depender eternamente de la inversión externa. Siguiendo la analogía del espectáculo circense, aunque la balanza de pagos siempre mantiene el equilibrio, no queremos ver al funambulista balancearse demasiado sobre la cuerda.

Imagen | Wiros, Mike Barid, Wikimedia Commons
En Naranja | ¿Qué es el interés legal del dinero y para qué sirve?

Etiquetas:


  • Diego Lorenzana

    Y por cierto, es la única variable que ahora mismo está en Superavit en la economía española :)

    • minue

      Sí, probablemente porque hemos reducido mucho las importaciones y hemos aumentado algo las exportaciones al ser más competitivos, pero algo es algo.

  • Josep Camós

    Sin duda, el futuro más inmediato está en la exportación, y hay otro aspecto en el que nuestra balanza podría mejorar: la producción de energía.