La comisiones bancarias evolucionan al alza en España

1 comentario

Comisiones-Bancarias

El cobro de comisiones bancarias es una práctica que los bancos utilizan para obtener ingresos con los que dar soporte a su actividad. Cada vez que una entidad presta un servicio a un cliente, ésta puede cobrar una comisión, cuyo importe debe estar fijado previamente en contrato, pudiendo consistir en una cantidad fija por operación, o bien, un porcentaje del capital que interviene en la misma.

El Banco de España recoge periódicamente las cifras de comisiones cobradas por las entidades financieras y elabora con ellos unas estadísticas en las que se pueden observar los importes medios, máximos y mínimos a los que han tenido que hacer frente los clientes. Los datos de los últimos años, muestran una evolución al alza de las comisiones bancarias, a las que cada vez se recurre con más frecuencia en el sector, aunque no todos los bancos lo hacen de la misma manera.

Los números de las comisiones bancarias pagadas en España

Lo más llamativo de las cifras que muestra el Banco de España en sus informes estadísticos sobre las comisiones que cobran las entidades financieras a sus clientes es la evolución al alza del importe medio y máximo de las mismas. La bajada de la actividad en muchos frentes de la actividad bancaria que generaban ingresos es una de las responsables de esta tendencia. Por ejemplo, al haber bajado el número de préstamos hipotecarios concedidos. Ante esta situación, en la que no entran ingresos procedentes de la actividad de prestar dinero, muchas entidades financieras han optado por incrementar las cantidades cobradas por los servicios que prestan a sus clientes.

El mantenimiento de cuentas es uno de los servicios que se ha empezado a cobrar a muchos clientes a los que antes se condonaba. El mantenimiento de las tarjetas de crédito y débito, lo mismo, empieza a ser uno de los frentes de cobro de comisiones.

En el caso de las cuentas, en desde 2005, hasta mediados de 2011, el importe máximo cobrado por comisión de mantenimiento estaba situado en torno a los 40-42 euros; incrementándose, a partir del segundo semestre de 2011 y hasta marzo de 2012, hasta los 75 euros, casi el doble (no hay datos del resto del año aún). El valor medio ha variado al alza también, aunque con un menor recorrido que el máximo, situándose en los 26,70 euros.

Con la cuota anual de mantenimiento de las tarjetas de débito ha ocurrido lo mismo, pasando el valor máximo cobrado de los 15 euros en 2005, a los 30 actuales. Justamente el doble. El valor medio ha variado entre los 10 y 21euros. Las de crédito se han comportado también con una trayectoria ascendente, aunque con un precio mayor: el valor máximo ha oscilado entre 28 y 60 euros, mientras que el valor medio lo ha hecho entre los 21 y los 37 euros.

Principales conceptos por los que un banco puede cobrar una comisión

En España, las comisiones bancarias aplicadas a los consumidores (no incluye a empresas) deben ceñirse a lo dispuesto en la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios (Banco de España). Entre otros aspectos, la Orden recoge que los bancos ya no tienen la obligación de publicar la lista de tarifas oficiales por los servicios que prestan, sino que ahora cada entidad y sus clientes lo deben pactar individualmente mediante el contrato correspondiente.

En caso comisiones cobradas por descubiertos en cuenta de consumidores (no aplica a empresas), el artículo 20.4 de la Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo dice que los intereses que por ellos se perciban, sumados a las comisiones bancarias, no pueden dar lugar una TAE superior al interés legal del dinero multiplicado por 2,5. Esto significa que la entidad que concede un préstamo al consumo, no puede imponer comisiones que supongan una TAE superior al 10% (2,5*4 = 10%)en caso de descubierto.

Hay servicios que prestan las entidades financieras y por los que no se cobra una comisión, a pesar de que tienen un coste para las entidades. Por ejemplo, la consulta del saldo consume recursos en los sistemas informáticos pero ninguna entidad cobra comisión alguna. Sería equivalente al cobro de una empresa de telefonía cada vez que un usuario haga una llamada perdida.

ING DIRECT sigue con su política de cero comisiones para las operaciones más habituales relacionadas con sus cuentas y tarjetas. Por ejemplo, los clientes de ING DIRECT no tienen que pagar comisiones de mantenimiento por sus cuentas y tarjetas de crédito y débito, ni tampoco por la operativa de retirada de efectivo en cajeros, traspasos de efectivo entre cuentas o transferencias a cuentas de otras entidades.

En Naranja | Comisiones bancarias: ¿Son necesarias?
Imagen | anieto2k

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de xmetralla !

    ING DIRECT sigue con su política de cero comisiones para las operaciones más habituales relacionadas con sus cuentas y tarjetas.

    Y que así sea para siempre! Si no cambiáis con el tiempo cada vez más gente se dará cuenta que hay alternativa a que te tomen el pelo. Y no pasáis por el tubo del banco de España con el nuevo tope de depósitos al 1,75, seguro que a final de año tendreis resultados sorprendentes. Un saludo y suerte

    PD: A ver si recuperais la oficina que teníais en Mataró (y me fichais :P)

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter