La contabilidad nacional: cuando los estados son los que echan las cuentas

La contabilidad constituye el elemento fundamental a la hora de realizar registrar cada una de sus transacciones comerciales y realizar la valoración de una determinada empresa. Sin ella, sería muy complicado gestionar los recursos empresariales y tomar medidas correctoras en caso de que la marcha de la compañía no sea todo lo buena que cabría esperar.

Una disciplina tan útil y antigua (ya los antiguos egipcios la utilizaban para registrar sus transacciones comerciales) que hasta los propios países la utilizan registrar los movimientos de las economías nacionales. La Contabilidad de los países, también llamada Contabilidad Nacional, constituye un instrumento imprescindible para obtener la representación cuantitativa de la economía de un país.

 ¿Y cómo damos una visión cuantificada de la situación de nuestro país?

Resulta difícil dar una situación siquiera aproximada de la situación económica de un determinado país, entre otras cosas porque no está muy claro cuál es el concepto real de economía, puesto que son muchas las actividades llevadas a cabo por unos y otros y numerosos los actores que participan en ella. Además, la situación es muy diferente en función del sector analizado. Todo ello es sinónimo de desafío para los responsables de llevar a cabo la política económica.

Para solventar todos estos problemas, los analistas económicos utilizan la contabilidad nacional, que trata de medir la situación económica tomando como referencia una serie de agregados macroeconómicos. O, en otras palabras, trata de ver si la situación económica, y con económica nos referimos tanto desde el punto de vista de la producción como del consumo, es buena o mala.

La cuestión no es baladí, pues se trata de ver qué elementos económicos son cuantificables y cuáles no y, sobre todo, de qué manera se combinan estos datos para representar con una metodología contable la situación de las actividades económicas. Para ello, la Contabilidad Nacional identifica en primer lugar los agentes que participan en la actividad económica para después mostrar los datos de manera cuantificada.

Los agentes económicos: ¿quienes participamos en la actividad económica?

Para el desarrollo de la Contabilidad Nacional, el primer paso es conocer cuáles son los agentes que participan en la actividad económica que, en realidad, somos todos nosotros. Los agentes que se distinguen son los siguientes:

  • Las economías domésticas y las instituciones sin ánimo de lucro, que se caracterizan por buscar su satisfacción a través del consumo.
  • Las empresas, entre las que se encuentran las empresas que pertenecen al sector público, cuya máxima aspiración es la obtención de beneficios.
  • El sector público, que comprende todos los órganos de la Administración Pública, a excepción de las empresas públicas.
  • El sector exterior que, en una situación caracterizada por la globalización de la economía, constituye un elemento fundamental para el cálculo de la actividad económica; las operaciones realizadas con el exterior tienen, por tanto, una influencia muy grande, lo que nos lleva a considerar este sector como un elemento más de la economía.

Todos estos agentes económicos realizan transacciones económicas entre sí. Las economías domésticas demandan productos  y ofrecen su trabajo a las empresas y al sector exterior; las empresas ofrecen productos y demandan trabajos a las economías domésticas y al sector exterior, mientras que el estado cobra impuestos a las familias y a las empresas y se encarga de proporcionar servicios públicos a las mismas y seguridad jurídica.

La corriente circular de la renta explica de forma gráfica la interrelación entre estos agentes:

flujo renta contabilidad nacional

Una vez conocemos estas relaciones, tan solo nos queda saber cómo cuantificar estas relaciones económicas.

¿Cómo cuantificamos la economía?

El esquema de funcionamiento de cualquier economía puede ser sintetizado siguiendo una expresión contable del debe y el haber en la tabla que aparece a continuación

Contabilidad Nacional

La forma de entender esta tabla es muy sencilla. Las cuatro magnitudes básicas de una economía son la Producción, la Renta, el Capital y el sector exterior. En la columna del Debe se sitúan cada una de las partidas que integran cada magnitud y en el lado del haber su contrapartida, al ser un esquema de partida doble utilizada en contabilidad.

Por ejemplo, la producción de un país se obtiene de los bienes producidos dentro del país más los productos importados de fuera (En el lado del Debe). Toda esta producción se destina o bien a consumo de los ciudadanos, o bien a inversión o bien a satisfacer las necesidades de los extranjeros (en el lado del haber).

Dentro de estas magnitudes, quizá la más importante sea el Producto Interior Bruto, cuya identidad fundamental (Consumo + Inversión + Gasto Público + Exportaciones  – Importaciones) constituye la ecuación más importante de toda la economía y mide la evolución de la actividad económica en un período de tiempo determinado.

En definitiva, los datos de Contabilidad Nacional mide el equivalente a los estados financieros de una empresa, pero de forma agregada para cada una de las transacciones económicas producidas dentro de un país.

En Naranja | ¿Qué es el PIB y cómo se calcula? [Vídeo]

Imagen | 

Conversación

  • minue

    De todas las magnitudes, como bien comentas, es el PIB el que más importa, y su crecimiento o decrecimiento.