La importancia de prestarle atención al comprobante bancario

Comprobante bancario cajero

El comprobante bancario es un recibo que nos extienden automáticamente los cajeros automáticos o TPV cuando realizamos alguna operación. Alguna gente acostumbra a deshacerse de este documento sin mayor preocupación, hasta hay quien se lo deja colgando en la ranura del cajero por la que sale impreso, sin tener en cuenta que ese papel contiene datos sobre nuestra cuenta o tarjeta y que no deberían caer en manos de terceras personas.

Todo lo que no sea guardar o destruir, de manera segura, el comprobante bancario, puede suponer un riesgo para nuestra economía personal, al poder quedar expuestos ciertos datos de carácter confidencial en manos de terceras personas, que podrían llegar a usarlos para fines maliciosos. En este post, vamos a tratar este asunto, para intentar concienciar de la importancia que tiene usar bien los comprobantes bancarios.

¿Para qué sirve un comprobante bancario

La principal finalidad del comprobante bancario es la de servir de recibo o justificante de cualquier operación realizada en un cajero automático o TPV. Este cobra sentido, por ejemplo, cuando se quiere tener constancia de un reintegro de efectivo; cuando algo sale mal al ejecutar una operación y hay que reclamar a la entidad propietaria del cajero; también cuando se quiere conservar un dato que se ha solicitado a través de este canal, como es el saldo de una cuenta.

En función de la operación solicitada, en el comprobante se imprimen diversos datos: nombre y apellidos del titular de la cuenta o tarjeta que ha realizado la operación, saldo de la cuenta, fecha de la operación, cantidad de efectivo retirada, los últimos números que identifican la tarjeta y su fecha de caducidad, entre otros. Si estos datos van a parar a las manos de personas malintencionadas, podrían intentar sacarles partido de manera ilegal. En aras de garantizar nuestra seguridad, por ejemplo, no es bueno que alguien que entre en el cajero después de nosotros, sepa la cantidad de efectivo que hemos retirado, por motivos obvios.

Tampoco resulta seguro dejar en cualquier lado sin control, un papel en el que esté escrito el saldo de nuestra cuenta, o el número de nuestra tarjeta de crédito, aunque sólo sean las últimas posiciones. Nunca se sabe cómo podría llegar a utilizarlo con fines maliciosos una persona con malas intenciones.

A pesar de lo anterior, hay que tener presente que el comprobante bancario sigue siendo un instrumento bastante útil hoy en día. Es el recibo que tenemos de nuestras operaciones bancarias, igual que cuando vamos al supermercado y nos dan un ticket con el detalle de la compra. En algunos cajeros es opcional pedirlo o no, nunca está de más guardarlo unos días, por si hubiera que reclamar alguna operación, ya que este sería el documento acreditativo de la misma.

Precauciones con el comprobante bancario

Lo primero que se debe tener en cuenta es que en el comprobante bancario hay datos personales y datos de nuestras cuentas, tarjetas y operaciones bancarias. Hasta hace unos años, se incluian un montón de datos innecesarios, a los que casi nadie les prestaba atención, hasta que llegó la era en la que las tarjetas de crédito y débito se extendieron exponencialmente y se comenzaron a usar en el comercio electrónico.Entonces, bastaba con unos pocos datos para realizar una transacción electrónica (número de tarjeta, fecha de caducidad y nombre de titular) y resulta que todos ellos se encontraban en los comprobantes que entregaban algunos cajeros y TPV de algunas entidades bancarias. Como los controles de seguridad en las transacciones de los primeros días del comercio electrónico no estaban preparados para este tipo de operaciones, hubo quien se aprovechó de la situación.

Por suerte, hoy en día, estos sistemas ya están adaptados y, tras un proceso de racionalización, ya casi ninguna entidad imprime más datos de los necesarios en los comprobantes bancarios. Cuando sale alguno impreso, suelen ir ofuscados, por ejemplo, saliendo el caracter asterisco en los primeros dígitos de los números de las tarjetas de crédito. Aún así, toda precaución es bienvenida, ya que datos como el saldo de la cuenta o la cantidad de efectivo retirada, siguen saliendo porque la operación lo requiere.

A continuación, os dejamos unas breves recomendaciones de seguridad con los comprobantes bancarios:

* El primer sitio a donde iría a buscar comprobantes bancarios una persona con malas intenciones seguramente sería la papelera de un cajero automático, así que mejor si nos guardamos el comprobante y lo tiramos en otro sitio, en caso de que nos vayamos a deshacer de él.
* En caso de deshacernos del comprobante, no está de más romperlo en pedazos, para complicarle así la vida a quien se le pudiera intentar usarlo fraudulentamente.
* El comprobante bancario es de la persona que realiza la operación, así que nunca debe dárselo a ningún tercero, salvo que lo pidan en casos de reclamación de alguna operación en la entidad bancaria, donde siempre se recomienda, al menos, conservar una copia.
* La mayoría de los comprobantes bancarios de operaciones realizadas en el pasado, llega un momento que no sirven para nada, así que lo mejor es deshacerse de ellos y evitar que caigan en malas manos.

En Naranja | ¿Qué es y para qué sirve la SEPA?
Imagen | Pablo Herrero

Conversación

  • Josep Camós

    En los últimos tiempos, al menos en las tiendas de mi entorno, se ha impuesto la tendencia a preguntarme si quiero copia del ticket del datáfono. La verdad es que no lo quiero para nada. Imprimir una información que está en el sistema me parece un sistema arcaico, ya que si quiero consultar algo lo hago por internet. Y si encima es un riesgo para mi seguridad… apaga y vámonos. 😛

  • Pablo Herrero

    ¡No tan rápido Josep! Estoy contigo en que estaría genial no necesitar el ticket, pero no siempre es posible. En algunos casos, es necesario por si tienes que reclamar, a modo de justificante. Lo que está genial es en algunos sistemas, con algunas tarjetas, que te mandan un sms en el momento de hacer un pago. Es muy cómodo porque evita imprimir papel y el proceso de compra es mucho más rápido.