Las variables fundamentales: el termómetro que nos indica el estado de salud de la economía

fundamentales

En general, creo que todos somos conscientes de cuáles son los objetivos que persiguen la economía. Para los más despistados, se puede decir que las ciencias económicas tratan de estudiar cómo administrar los recursos escasos para producir bienes y servicios y distribuirlos entre la población. Si un recurso es lo suficientemente abundante, como el aire, no es necesario economizarlo.

Pero, ¿cómo medimos si esta economización es correcta? Es decir, ¿cómo se mide si la evolución de una Economía determinada va por buen camino o no y cuándo y cómo tendremos que ponerle solución? Para saber cuál es el estado actual de una economía, existen unos indicadores llamados variables fundamentales que muestran el estado actual y si es necesario ponerle remedio o no.

La economía y el cuerpo humano: más similitudes de lo que creemos

Cuando notamos un cierto malestar físico, nuestro cuerpo nos da señales de que algo no marcha bien. Acto seguido nos ponemos el termómetro y, como marca 39º, sabemos que tenemos fiebre e intentamos ponerle remedio tomando medicamentos o, en ocasiones, simplemente metiéndonos en la cama.

El sistema económico tiene bastantes similitudes con el cuerpo humano. Las fiebres representan las crisis económicas, los medicamentos son las políticas económicas y los termómetros son los indicadores económicos o variables fundamentales. Es decir, cuando la economía tiene fiebre (crisis), los políticos intentan ponerle remedio mediante la ingesta una serie de medicamentos (políticas económicas) para curarla basándose en la información que les proporcionan los termómetros (indicadores o variables fundamentales).

Pero no solo existen similitudes entre la economía y el cuerpo humano cuando nos encontramos enfermos. Por ejemplo, nos gusta hacer deporte y estar en forma, pero sin embargo si hacemos todos los días deporte es muy posible que acabemos exhaustos cuando termine la semana o incluso puede que acabemos rompiendo algún músculo o fibra. Por esto, es importante que nuestro cuerpo también descanse.

Lo mismo sucede con la actividad económica. Cuando la economía hace una gran cantidad de ejercicio (mucho gasto y producción), puede llegar un momento en el que se note muy cansada (aumento de precios), o bien llegue a romper alguna parte de su cuerpo (que explote alguna burbuja). Y, de nuevo, esta señal es proporcionada por los indicadores económicos o fundamentales.

La economía tiende a fluctuar al alza y a la baja, lo que se conoce comúnmente como ciclos económicos. Habrá momentos en los que la economía necesite un impulso (cuando la actividad económica sea baja), mientras que en otros necesitará un enfriamiento (cuando se esté produciendo más de la cuenta). Todo ello, de nuevo, basándose en la información proporcionada por los fundamentales.

¿Cuáles son las principales variables fundamentales?

Existen multitud de variables macroeconómicas que nos informan acerca de la situación económica general. Si estas variables las estudiamos por separado, no solo no nos trasmitirán información fiable, si no que puede dar la sensación de estar transmitiendo una información que no es real.

Algunas de estas variables fundamentales son:

  • El Producto Interior Bruto (PIB) muestra el valor monetario de los productos y servicios producidos en nuestro país en un período de tiempo determinado. En general, su cálculo se representa como evolución con respecto al período anterior y muestra cuál ha sido la caída o incremento de la producción con respecto al período anterior (generalmente, trimestral). Cuando el PIB cae durante dos trimestres consecutivos, se puede decir que el país en cuestión ha entrado en recesión.
  • La tasa de desempleo muestra cuál es la proporción de trabajadores que están buscando trabajo y que no lo encuentran con relación a la población activa. Es, sin duda, la variable más conocida por todos ya que es la que más directamente nos afecta a nosotros como ciudadanos.
  • La tasa de inflación representa cuál ha sido el incremento o decremento del nivel general de precios en una economía en función de una cesta de la compra compuesta por los productos representativos de una familia cualquiera. Cuando los precios suben (bajan), se reduce (aumenta) el poder adquisitivo de los ciudadanos.
  • El tipo de interés representa el precio del dinero; es decir, el precio que habrá que pagar por él tras pedir un préstamo o un crédito. Como cualquier otro bien, se demandará tanto más dinero cuanto más bajo sea su precio (o su tipo de interés) y viceversa.
  • El tipo de cambio muestra cuál es el precio de una moneda con respecto a otra. Cuanto más bajo sea su precio, más baratos serán los productos con respecto al exterior y por tanto, mayor demanda habrá de ellos, equilibrando de esta manera la balanza de pagos del país.

Estas son las principales variables fundamentales y, aunque hay muchas más, en ellas es en las que, mayoritariamente, se basan los Gobiernos para instrumentar la política monetaria. Y, al igual que cada enfermedad requiere un antídoto diferente, también las economías necesitan instrumentos diferentes para mejorar su situación.

En Naranja | ¿Qué es el PIB y cómo se calcula? [Vídeo]
Imagen | tulp

Conversación