Lista de tareas financieras para la vuelta de vacaciones

La vuelta de las vacaciones es un momento ideal para hacer una serie de tareas generales que nos proponemos para el “nuevo curso”, pero también para hacer otras de naturaleza financiera. Se trata de revisar todo lo que se ha estado gastando y que cada pago y abono realizado se reflejen de manera fiel en nuestras cuentas y tarjetas.

Si eres de las personas que acabas de “aterrizar” de vuelta de las vacaciones, estas son las tareas financieras que te proponemos:

Lista de tareas financieras para hacer a la vuelta de vacaciones

A la vuelta de vacaciones, es importante revisar cuentas, pensar cómo hemos usado algunos productos, como medios de pago, y revisar qué es lo que nos espera de cara al último trimestre del año. Esta época del año suele suponer un pico de gastos, por las vacaciones, porque septiembre está a la vuelta de la esquina y porque los nuevos propósitos a veces requieren gastar.

Si quieres tener tus finanzas a punto, esta es la lista de tareas financieras que te proponemos para la vuelta de vacaciones:

  1. Revisa los cargos por gastos realizados en cuenta y con tarjetas, uno a uno, tratando de cuadrar todos para evitar errores. Comprueba que no haya cargos extraños que tú no hayas aceptado, que se hayan ejecutado más de una vez por error, o que no se corresponden con lo pactado en factura o en la reserva. Ten en cuenta que en caso de cargos en el extranjero, el cambio de moneda puede suponer que no coincidan los cargos exactamente, pero no debería ser una variación muy grande.
  2. Persigue los abonos por devoluciones o errores en compras, que puede que no entren en el extracto del mes en curso y sí en el siguiente. Hasta que no lo veas anotado en la cuenta de tu tarjeta, no lo dejes pasar.
  3. No bajes la guardia y revisa los extractos de los meses siguientes, para evitar que lleguen cargos no autorizados por ti.
  4. Piensa cómo has utilizado tus tarjetas, si te han sido de utilidad o si has tenido problemas por la forma en qué funcionan o por los límites operativos. Ajústalos de nuevo, para que te den el servicio que realmente necesitas. Si has ampliado el límite para poder cumplir con los pagos de un viaje, recuerda que no es conveniente tener un disponible demasiado alto si no se necesita.
  5. Cuadra las cuentas para poder atender los pagos cuando lleguen los recibos a finales o primeros de mes. Si ves que no llegas, puedes financiar una parte de los pagos y así evitarás pagar intereses por descubiertos o impago.
  6. Si te ha sobrado dinero del presupuesto de vacaciones, puedes aprovecharlo para ahorrarlo o para amortizar anticipadamente algún préstamo que tengas.
  7. Si has usado las tarjetas de crédito o débito en algún lugar poco recomendable, cambiar el pin de las mismas puede ayudar a evitar fraudes con ellas.
  8. Si has tenido algún incidente durante las vacaciones, como un retraso importante en un desplazamiento, un robo, una pérdida de equipaje, entre otros, comprueba si tus tarjetas bancarias tienen algún seguro que pueda compensar de alguna manera el problema.
  9. Si te has traído dinero del extranjero, puede que unas monedas sean un buen souvenir, pero si tienes un buen puñado de ellas y billetes, conviene que revises cuánto es al cambio en euros, para evitar tener un montón de chatarra y papeles que  no tienen valor si no se usan en su país de origen o se cambian en euros.
  10. Compara lo gastado con lo presupuestado, para aprender de cara al año que viene y poder ajustar mejor.

Tareas finalizadas: ¿por qué no te quedas con los buenos hábitos?

Una vez que se haya completado la lista de tareas financieras para la vuelta de vacaciones, no es mala idea quedarse con las mejores prácticas y tratar de sistematizarlas, adquiriendo buenos hábitos para aplicar de ahora en adelante.

Por ejemplo, acostumbrándose a revisar periódicamente los extractos bancarios, siendo previsores para cuadrar todas las cuentas y no fallar al atender todos los pagos cada mes y cuestionándose cada cierto tiempo los límites operativos de las tarjetas, así como la utilidad que nos proporcionan los productos bancarios que tenemos contratados.

Estos buenos hábitos son clave para evitar problemas por descuidos propios, por errores en los pagos en comercios e incluso por fraude. Nunca se sabe cuando nos puede tocar un cargo en cuenta repetido, o cuando vamos a meter la tarjeta en un lector comprometido por alguien con malas intenciones, por lo que estar siempre preparados, ayudará a evitar grandes males.

Otra buena razón por la que merece la pena desarrollar estas buenas prácticas como hábitos, es la mayor implicación que tendremos con nuestra actividad financiera y el presupuesto del hogar, lo que será una gran ayuda para conseguir los objetivos propuestos de ahorro y contención del gasto dentro de los límites fijados en nuestra economía doméstica.

En Naranja | Ser proactivo es clave para conseguir buenos resultados en la economía doméstica
Imagen | DEEPU DAS

Conversación

  • Diego Lorenzana

    Lo más importante, creo yo, es revisar todos los cargos en nuestra cuenta bancaria, especialmente si salimos al extranjero de compras.

  • bravo terry

    ¿Necesita una, estudiante, la deuda, la construcción, o préstamo de consolidación de la agricultura, contacto bondadoso Yakubu Afentokhai Préstamo Empresas LTD en el siguiente correo electrónico (yakubuafentokhai@yahoo.com) o (yakubuafentokhailoans@admin.in.th),