Los agregados monetarios: el termómetro de liquidez de un país

agregados_monetarios

Cuando vamos de compras solemos tener diferentes formas de pago. Por lo general pagaremos con billetes y monedas, aunque últimamente se han puesto de moda las tarjetas de crédito y débito que, están asignados a una cuenta bancaria y, que hacen la misma función del dinero. En ocasiones, además, los comercios nos permiten otros medios de pago como la financiación en varios meses o incluso los pagarés.

Todos ellos son instrumentos líquidos, es decir, que son dinero o sustitutivos muy próximos al dinero en el sentido de que son fácilmente convertibles el dinero, y son los que definen el nivel de liquidez de un determinado país o área geográfica. Controlar esta variable es realmente importante y esto se hace mediante los llamados agregados monetarios.

¿Por qué es importante controlar el nivel de liquidez del sistema?

El Banco Central ha de tener en cuenta el nivel de liquidez del sistema, es decir, el dinero en circulación en todas sus modalidades y vertientes, para que no haya demasiados instrumentos líquidos en comparación con las necesidades del mercado, garantizando de esta manera la estabilidad de precios, principal función de todo Banco Central.

Pero, ¿qué ocurre si el Banco Central no controla esta liquidez? En caso de que no haya un control sobre esta variable y se imprimiesen más dinero de la cuenta, el valor de los billetes y monedas que poseemos sería menor, algo que nos haría demandar mayor cantidad de bienes y servicios, impulsando de esta manera la inflación.

Esta es precisamente una de las razones por las cuáles no podría existir dinero ilimitado. Si no existiesen estos problemas, el Banco Central podría empezar a usar la máquina de crear dinero para terminar con todos los problemas de liquidez de los diferentes agentes económicos. Por esta razón, el Banco Central controla la cantidad de liquidez mediante los mencionados agregados monetarios.

¿Cuáles son los agregados monetarios?

Los agregados monetarios pueden definirse como la suma de dinero en circulación más una serie de activos financieros que gozan de una alta liquidez. En este sentido, y con el objetivo de diferenciar los diferentes activos en función de su liquidez, los agregados monetarios son, de mayor a menor:

  • Efectivo en manos del público: es el agregado monetario más líquido, el dinero que todos conocemos. Se compone de los billetes y monedas en circulación emitidos por el Banco Central; en el caso de España, los euros emitidos por el Banco Central Europeo.
  • M1: se compone del efectivo en manos del público (los billetes y monedas) más los depósitos a la vista de las personas residentes en la zona euro. Es también conocido como agregado estrecho, y cada vez se parece más al dinero en efectivo por el uso masivo que se está haciendo de las tarjetas de crédito.
  • M2: incluye el M1 y los depósitos a plazo de hasta dos años y los depósitos disponibles con preaviso de hasta tres meses.
  • M3: incluye el M2 y algunos otros activos menos líquidos como los fondos del mercado monetario o las cesiones temporales de dinero, y es conocido como el agregado amplio.

Estos son los agregados definidos por el Banco Central Europeo. En otros países se han llegado a crear agregados monetarios más amplios como M4, M5, M6 e incluso M7, en función de las necesidades de cada país o zona monetaria.

¿Qué utilidad tienen estos agregados monetarios?

Al margen de ayudar a identificar la cantidad de liquidez que tiene la economía en un momento determinado, los agregados monetarios tratan de identificar cuáles son los medios de pago existentes. Tradicionalmente, el único medio de pago que existía era el dinero contante y sonante, lo que ahora conocemos como dinero en efectivo que se materializa en los billetes y monedas.

A medida que los bancos perfeccionaban los medios de pago, se modificaban los hábitos de la ciudadanía en favor de la utilización de unos nuevos productos financieros ofrecidos por los bancos, diferentes de las tradicionales cuentas corrientes, que ofrecían una mayor rentabilidad y mantenían casi la misma liquidez (como la cuenta NARANJA de ING DIRECT). Ante estos cambios, las autoridades monetarias fueron definiendo los agregados monetarios definidos antes.

En realidad, de lo que se trata es de controlar cada uno de los agregados monetarios por separado para, de esta manera, evitar que se pueda llegar a una situación de inflación si hay demasiados activos líquidos en circulación, o de deflación, si hay demasiado pocos. En ocasiones, además, el Banco Central opta por aumentar el valor de estos agregados por encima de sus valores razonables con el objetivo de compensar ciertos desequilibrios por el lado de la demanda agregada.

En general, la cantidad de dinero en circulación suele ser siempre mayor que en el período anterior. Esto quizá explica, en parte, que el nivel general de precios durante todos estos años siempre haya sido ascendente. Por todo ello las autoridades monetarias deben poner especial cuidado a la hora de controlar estas variables.

En El Blog Salmón | ¿Qué es el dinero? – la M0, M1, M2, M3 y M4
En Naranja | Las máquinas de hacer dinero existen, pero no deben usarse sin control
Imagen | v_hujer

Etiquetas: ,