Los números detrás de Eurovisión, ¿por qué muchos países no quieren organizar este evento?

Es tiempo de celebrar Eurovisión, el popular concurso de televisión que congrega a millones de personas en Europa y otros lugares del planeta delante del televisor para ver las actuaciones de los cantantes de cada país y las votaciones posteriores de los jueces.

Hay gente que adora Eurovisión y que no se pierde una edición, mientras que hay países que ni siquiera quieren hablar de organizarlo. ¿Qué tiene Eurovisión que no deja a nadie indiferente?

Los números de Eurovisión

El Festival de la Canción de Eurovisión, se empezó a emitir por televisión en 1956 y nunca ha dejado de emitirse desde entonces, hecho que le ha valido para convertirse en el programa de competición musical más perdurable de la televisión y ser reconocido con el Record Guiness correspondiente en 2015.

El nombre del festival se debe a la Red de Distribución de Televisión de Eurovisión, perteneciente a la Unión Europea de Radiodifusión (UER). Para participar en Eurovisión no hace falta estar en territorio europeo; basta con ser uno de los 73 miembros activos que la UER tiene en 56 países diferentes. A pesar de ser multitud, en la edición de 2016 tan sólo se presentan a competición 34 países miembros.

La música POP ha sido la más frecuente en este certamen. Sin embargo, en las últimas ediciones los participantes han utilizado otros estilos como el rap, el rock, el heavy e incluso reggaetón, como el de Chikilicuatre cuando representó a España en 2008 (y parece que fue ayer). Esta participación fue todo un acontecimiento en España, donde más de 120 periodistas españoles acreditados cubrieron la participación del representante español, un 50% más que la media respecto a años anteriores.

El Festival de Eurovisión es hoy una referencia en el sector de la televisión; en 2015, se dieron cita delante del televisor más de 197 millones de espectadores de 40 países, dos millones más que la pasada edición; además, este evento es cubierto por cerca de 11.600 periodistas de más de 80 países. Eurovisión ha sabido adaptarse a los tiempos que corren, al tener cuentas oficiales en Twitter, Facebook, Youtube e Instagram, a través de las cuales se muestra el festival desde diferentes ángulos.

¿Por qué ningún país quiere celebrar Eurovisión?

Siendo Eurovisión un festival muy popular, hay varios países miembros de la UER que prefieren ni oír hablar de recibir la responsabilidad de ser los organizadores del evento. El elevado presupuesto necesario para organizar un evento como este es la principal razón sobre la que se justifican las negativas.

La enorme competencia por dar el mejor espectáculo ha impulsado la cifra de gasto del presupuesto de Eurovisión en algunas de las últimas ediciones del festival, como la de Moscú (33 millones de euros) y, sobre todo, la de Bakú (Azerbaiyán), en la que se gastaron 100 millones de euros.

Ante estas cifras millonarias, se ha alimentado el debate de si merece la pena organizar el festival por el elevado gasto requerido. A pesar de todo, hay quien opina que sí, dado el retorno de la inversión de Eurovisión para la ciudad organizadora, que es protagonista durante semanas en medio mundo, gracias al gran escaparate que es el festival.

Por otro lado, hay defensores de la opinión contraria, argumentando la conveniencia de dedicar los recursos necesarios a otras causas más importantes. Hasta este punto ha llegado Ucrania en 2015, que se negó a organizar Eurovisión debido a que sus problemas de entonces con Rusia le obligaron a centrarse en otros temas prioritarios.

A pesar de todo, el próximo sábado habrá que estar atentos al televisor para ver qué artista se lleva el gato al agua y gana la edición de este año del Festival de la Canción de Eurovisión. A esta edición de 2016, España vuelve a presentar un nuevo candidato. La artista Barei será la que intente lograr el ansiado premio. Puedes verla en Youtube y sacar tus propias conclusiones. ¿Te lo vas a perder?

En Naranja | Uno más uno no siempre suman dos. Los retos de la inteligencia colectiva

Imagen | Unsplash

Conversación