Los préstamos como inversión: ocho circunstancias en las que endeudarte sirve para mejorar tu economía personal

En la mayoría de ocasiones, concebimos la concesión de un préstamo personal como un gasto más que tenemos que asumir mes a mes y que, normalmente, perjudica nuestras finanzas personales. Sin embargo, pedir un préstamo se realiza para satisfacer una necesidad concreta, que normalmente no se podría financiar de otra manera.

Sin embargo, son muchas las situaciones en las que un préstamo, lejos de ser un gasto, supone una inversión que puede ayudar a mejorar nuestra economía familiar. Te presentamos ocho circunstancias en las que endeudarte puede servir para mejorar tu economía personal y la de tu familia.

Financiar los estudios

La carrera, el máster, el doctorado y algún que otro curso. El mercado laboral cada día nos exige tener más y mejor formación. Sin embargo, los estudios no suelen ser gratis, y en muchas ocasiones, puede llegar a suponer un gasto inasumible para una familia.

En estos casos, un préstamo personal puede acabar siendo toda una inversión. La formación un elemento fundamental de nuestra sociedad, especialmente a la hora de encontrar un empleo. Y si podemos financiarla de una forma fácil y rápida.

Realizar una inversión en bolsa

En la mayoría de ocasiones, realizamos una inversión utilizando nuestro propio dinero ahorrado. En cambio, muy pocos inversores minoristas asumen que pueden financiar esta inversión endeudándose. Sin embargo, se trata de una opción bastante más habitual de lo que pensamos.

Por ejemplo, en bolsa, los brókers utilizan una estrategia conocida como apalancamiento financiero, que consiste en utilizar recursos ajenos para financiar la compra de un determinado valor. Esto aumenta las posibilidades de obtener mayores ganancias, pudiendo además acceder a otras inversiones que pueden tener un mayor potencial de crecimiento. Y si lo utilizan los expertos, ¿por qué no íbamos a hacerlo nosotros también a través de un préstamo personal?

Cancelar otros préstamos

¿Endeudarse para pagar otra deuda? Puede parecer absurdo pero, en realidad, es una alternativa que puede servir para sanear nuestras finanzas personales y familiares.

En primer lugar, porque conseguimos aplazar el pago de una deuda a un momento posterior y, en segundo lugar, porque probablemente podamos obtener unas mejores condiciones de tipos de interés y plazo de amortización.

La compra de un vehículo nuevo

coche

Bien sea por cariño o bien porque no tenemos otra opción, lo cierto es que son muchas las personas que alargan la vida útil de su vehículo lo máximo posible. Esto nos obliga a visitar el taller más de lo previsto con el fin de arreglar todas las averías que se van produciendo por el desgaste normal del coche, lo que se traduce en mucho dinero gastado en reparaciones.

En estas circunstancias, la opción más razonable es comprar un vehículo nuevo o usado en buen estado. Es cierto que el gasto inicial es muy superior al de cualquiera de esas reparaciones pero, a medio plazo, nuestro bolsillo nos lo agradecerá.

Reformar la vivienda

Llega un momento en el que la casa en la que hemos estado viviendo todos estos años se queda vieja y toca hacer una reforma. En muchas ocasiones, son obras que acaban suponiendo bastante dinero y además son incómodas, lo que hace que mucha gente espere mucho tiempo para acometerla.

Sin embargo, las obras en casa no tienen por qué esperar, ya que se pueden financiar a través de un préstamo personal. Si, además, aprovechamos para lograr un hogar más eficiente desde el punto de vista energético, nuestra economía personal y familiar saldrá ganando.

Renovar los electrodomésticos

Los electrodomésticos, al igual que los vehículos a motor, son elementos que sufren un deterioro por el uso y el paso normal del tiempo. A veces, las continuas revisiones y cambios de piezas hacen que no merezca la pena conservarlos durante mucho más tiempo.

Normalmente, como hemos comprado todos los electrodomésticos de una sola vez, es necesario reponerlos en el mismo momento, lo que ocasiona un gasto que puede ser demasiado elevado como para financiarlo a través de nuestros ahorros. Por esta razón, quizá sea más razonable utilizar un préstamo personal.

El viaje de nuestros sueños

sanFrancisco-2

Muchas personas aseguran que la riqueza no se mide por la cantidad de dinero que tengamos, sino por las experiencias que hayamos vivido. En la mayoría de ocasiones, estas experiencias se consiguen viajando, para algunos a destinos cercanos y para otros, a lugares más exóticos.

Dado que cada persona tiene unos gustos y unas preferencias particulares, no todos viajan al destino más barato. Pero esto no tiene por qué suponer un problema, ya que todos los viajes se pueden financiar. De esta manera, solo tendremos que preocuparnos por saber qué metemos en nuestra maleta; de lo que es seguro es que volverá cargada de nuevas experiencias.

Financiar un gasto imprevisto

Una de las razones fundamentales por las que las familias mantienen dinero en efectivo es para afrontar gastos imprevistos: una avería en el coche, una multa de tráfico o el arreglo de nuestro teléfono móvil. Sin embargo, cuando éstos se materializan, no siempre disponemos de la liquidez suficiente como para afrontarlos con ciertas garantías.

En algunas ocasiones, puede merecer la pena financiar estos gastos, especialmente si no disponemos de un colchón de ahorro demasiado holgado. De esta manera, solucionamos el problema y conseguimos mantener la tranquilidad al saber que nuestros ahorros no se han tocado.

En definitiva, un préstamo personal es, en muchas circunstancias, un instrumento que sirve para mejorar nuestra situación financiera. Y si, además, no necesitamos cambiar de banco, como ocurre con el Préstamo NARANJA de ING DIRECT, podremos incluso gestionar nuestras finanzas personales de una forma mucho más eficiente.

En Naranja | Ocho grandes empresas que empezaron con un pequeño préstamo

Imagen | Mason Jones, Ian Schenider

Conversación

  • El Príncipe Ausciano

    No me gusta en absoluto esta entrada pues hace afirmaciones que, desde mi perspectiva y creo que la de mucha gente, son bombas a nuestra economía doméstica y no aciertos.

    ¿De qué manera realizar una inversión en bolsa o el viaje de nuestros sueños va a mejorar nuestra economía personal?

    En la primera, cierto que los brokers lo usan, pero si ellos fallan en una operación tienen un buen colchón y financiación para recuperarse, sin contar con sus instrumentos y conocimientos; si fallamos nosotros nos hundimos y reponernos no va a ser para nada fácil, sin contar que como se vaya de las manos una operación puede llevarnos a la bancarrota…

    En la segunda ¿Hacer el viaje de nuestros sueños va a ser positivo para nuestra economía personal?, ¿En qué? Si no nos va a dar un sólo rendimiento económico, tan sólo gastos y gastos.

    Lo dicho, no es que sea una entrada muy floja sino que tiene contenido totalmente inadecuado para un blog cuyo lema es “Ahorrando voy, ahorrando vengo”

  • jorgecrce

    Menudo consejo el de solicitar un préstamo personal para comprar acciones. Además de que no tiene mucho que ver con el apalancamiento…

  • Pingback: Reformas low cost: el coste no está reñido con la calidad en las reformas del hogar - En Naranja, ING DIRECT()