Los siete mejores juegos de mesa para que tus hijos y tú aprendáis economía

Se acerca la Navidad y nuestra mente trabaja a fondo para pensar en regalos que no acaben cogiendo polvo en un cajón (o devueltos). Con los niños es un poco más fácil acertar, porque sus cartas a los Reyes Magos suelen ser más largas de lo que el presupuesto familiar puede asumir, pero aquí lo difícil es que los juguetes que les regalemos sean de alguna manera educativos, pero sin que se note, que si no ni se acercarán a ellos.

En esa línea os queremos recomendar los siete mejores juegos de mesa para que tus hijos y tú aprendáis economía. Los hay de muchos tipos, y cada uno nos enseñará diferentes aspectos de la economía mientras jugamos. Empecemos.

El Monopoly

juegos-economia-2

Aunque tiene muchos detractores que lo consideran aburrido, el Monopoly es la piedra angular de los juegos de economía, porque con él aprendemos un poco de todo. Para empezar manejamos dinero contante y sonante, lo cual ya ayuda a los más pequeños a gestionar su contabilidad, descubriendo muy pronto que invertir todo el dinero y no dejarse nada para imprevistos no suele acabar bien.

En esa línea, también nos ayuda a entender mejor el concepto de coste de oportunidad. Como los recursos son limitados, debemos escoger cuidadosamente qué calles comprar y, sobre todo, en cuáles edificar, ya que aunque en algunas es más barato comprar casas o incluso un hotel, en otras el retorno que se consigue por nuestra inversión (lo que nos pagan los otros jugadores al caer en nuestras propiedades) es mucho mayor.

Lo malo del Monopoly es cuando, por cuestiones del azar, nadie consigue un monopolio, y las calles están repartidas entre los diferentes jugadores (para edificar hace falta tener las propiedades contiguas del mismo color), la partida se eterniza. Aquí, sin embargo, entra en juego otro aspecto de economía que nos enseña el juego: la negociación.

Y es que el Monopoly no sería tan divertido sin esas negociaciones entre los jugadores para conseguir el ansiado (mini) monopolio de una calle y poder edificar. Si no se es listo en las negociaciones y, por ejemplo, te seducen una gran cantidad de dinero por una propiedad clave, puedes perder rápidamente la partida. Y de esos errores se aprende mucho a valorar nuestros activos y a tratar de llegar a acuerdos que sean beneficiosos para nuestra empresa a largo plazo.

El Anti-Monopoly

juegos-economia-3

Aunque mucha gente considera el Anti-Monopoly como la antítesis del Monopoly, en realidad se parece mucho. En este juego participan dos tipos de jugadores: “los monopolistas”, que solo pueden construir cuando dominan una parte del tablero, como en el Monopoly, pero cobrar precios desorbitados, y “los competidores”, que pueden edificar en cualquier propiedad que hayan adquirido, pero cobrar únicamente tarifas razonables.

El ganador será, bien aquel monopolista más rico cuando toda la competencia haya quebrado, o bien el competidor más rico una vez todos los monopolistas hayan quebrado o estén en la cárcel.

Los conceptos que se aprenden son muy similares a los de el Monopoly, aunque se hace especial hincapié en entender que el monopolio puede no ser el camino hacia el éxito de una empresa, aunque en su propia genética esté intentarlo. No en vano son necesarias leyes anti-monopolio para evitarlo.

Además, las cartas del juego también nos enseñan, en clave de humor, algunas de las prácticas habituales de cada bando, y mientras los monopolistas pueden ir a la cárcel igual que en el Monopoly, los competidores entran en una guerra de precios. Muy interesante.

El Juego de La Bolsa

Aunque ya no se distribuye (se puede conseguir de segunda mano) El Juego de La Bolsa, editado por Educa, es realmente divertido, y extremadamente educativo. La mecánica es muy sencilla: uno puede comprar y vender acciones de cuatro empresas diferentes, y luego usar cartas que hacen que suban o bajen determinadas acciones, con la excepción de que no podemos comprar acciones de una empresa, hacerlas subir y luego venderlas en el mismo turno.

Visto así no parece tener mucho interés, pero sí lo tiene, ya que como hay cartas tanto para subir como para bajar la cotización de las acciones de las empresas del juego, podemos hacer bajar las cotizaciones de las del resto de jugadores, al tiempo que tenemos que andar con ojo de que, al usar una carta para subir el valor de las nuestras, no estemos haciendo crecer más aún la inversión de nuestros adversarios.

Lógicamente el azar también interviene ya que las cartas que determinan si suben o bajan las acciones se reparten al azar, pero saber comprar, vender e influir en el mercado en función de las que tengamos y de las inversiones de nuestros contrincantes es clave para la victoria, lo que nos permite entender el funcionamiento básico de la bolsa mientras jugamos.

El Risk

juegos-economia-5

Os preguntaréis que hace un juego de estrategia militar en esta selección de juegos de economía, pero enseguida entenderéis por qué. Y es que en el Risk se aprende rápidamente el concepto de coste de oportunidad.

En este juego, los recursos son limitados. Tenemos un número de batallones al principio de la partida y luego sólo se nos proporcionan un número reducido de batallones en cada turno, dependiendo de los territorios que poseamos.

De esta manera, es importante administrar nuestros recursos y elegir bien nuestros ataques, o acaberemos “invirtiendo” muchas tropas en un territorio que no es valioso estratégicamente, o que no nos asegura recibir más batallones en el próximo turno.

Pero, además, el Risk ofrece también interesantes lecciones de teoría de juegos, ya que en el desarrollo de la partida influyen muchísimo los pactos tácitos entre jugadores en pos de un bien común, o también ese otro jugador que deja que otros libren cruentas batallas mientras se hace el despistado, para luego arrasar con todo cual Atila por Europa.

Colonos de Catán

juegos-economia-4

Colonos de Catán es un juego de gestión de recursos, en el que los jugadores compiten por dominar un tablero que cambia en cada partida. El objetivo del juego es construir pueblos, ciudades y caminos, lo que nos permite acumular puntos, ganando aquél jugador en llegar primero a los diez puntos.

Es un juego en el que la gestión de los escasos recursos, las negociaciones y la estrategia a la hora de construir ciudades y caminos es esencial. El azar, lógicamente, interviene, pero no tanto como en otros juegos como El Monopoly, por ejemplo, en el que la suerte con los dados en las primeras rondas influye mucho en el devenir de la partida.

Bancarrota

Este es un juego con un planteamiento muy atractivo: gana el primero en gastar un millón de euros. Con él exploramos todas las diferentes opciones que hay para malgastar nuestro dinero, siendo los principales causantes de nuestra ruina las malas inversiones y las apuestas de todo tipo, como en máquinas tragaperras, en el casino o en el hipódromo.

Aunque no enseña conceptos económicos más complejos como los otros, puede servir para aprender todo lo que no debemos hacer con nuestro dinero si queremos conservarlo o, mejor aun, hacerlo crecer.

Ethica

juegos-economia-7

Ponemos el broche a los siete mejores juegos de economía para que tus hijos y tú aprendáis economía con Ethica, un juego pensado para jóvenes y adolescentes que nos permite “explorar el impacto social y ambiental de las actividades bancarias, las inversiones y los negocios, y aprender a tomar decisiones más responsables éticas en cuanto a la gestión del dinero”.

Este es un juego más complejo (pueden jugar hasta 27 personas) que hace hincapié en como los ahorros personales y las inversiones afectan a otras personas de forma indirecta, así como también entender los niveles de riesgo financiero de los tipos de ahorro y ahondar en la responsabilidad corporativa.

Imágenes | Pixabay y Wikipedia
En Naranja | Aprende economía jugando

Conversación