Los tickets restaurante, una solución con ventajas para el empresario y para los empleados

Cada vez es más habitual que las empresas complementen el salario de sus empleados con una serie de ayudas no monetarias conocidas como retribuciones salariales en especie. Se trata de una opción muy atractiva tanto para la empresa como para el empleado, ya que generalmente van acompañadas de una serie de beneficios fiscales para ambas partes.

Uno de estos complementos es el ticket restaurante, una ayuda para que el empleado pueda comer en alguno de los muchos restaurantes que permiten el pago mediante el uso de estos cheques.

¿Por qué las empresas pagan una parte del sueldo en tickets restaurante?

Pocos son las personas que se pueden permitir el lujo de comer en casa durante los días de trabajo, bien por falta de tiempo, por el coste del transporte o, simple y llanamente, porque vivimos muy lejos de nuestro puesto de trabajo. Por esta razón, la mayoría de empleados se ven obligados a comer en un restaurante todos los días o bien a preparar la comida el día anterior para llevar el tupper a su puesto de trabajo.

Las empresas están siendo conscientes del sobrecoste diario que le supone a sus empleados comer fuera de casa todos los días, de modo que muchas de ellas han establecido un complemento salarial en forma de tickets restaurante para pagarles la comida diaria. Y para quienes coman en casa o se lleven su tupper, tienen la opción de utilizarlo más adelante en los mismos restaurantes para comer o cenar en su tiempo libre.

¿Qué restricciones tiene?

tickets_restaurant

No obstante, los tickets restaurante también cuentan con una serie de restricciones. Para empezar, la cuantía no podrá superar los nueve euros diarios, ya que la cantidad excedente se considerará retribución en especie. Además, deberán estar numerados, figurar la empresa emisora y no podrán reembolsarse por dinero.

Además, algunos cheques tendrán una serie de restricciones impresas en el propio papel. Las más habituales es que son no transferibles, no son acumulables (por lo que no se podrá utilizar más de uno para pagar una misma cuenta) y solo son válidos para días hábiles, no pudiendo ser utilizados para poder realizar pagos los fines de semana ni días festivos. De todos modos, los restaurantes suelen hacer la vista gorda con estas restricciones, y permiten el pago a pesar de incumplirse alguna de ellas (o todas).

Beneficios fiscales, tanto para el empleado como para la empresa

Además del evidente beneficio para el empleado de poder disponer de un complemento salarial para costearse sus comidas, los tickets restaurante cuentan con una serie de beneficios a nivel fiscal que los hacen muy atractivos.

Dado que se trata de una retribución en especie, no tributa por IRPF. Esto, para un sueldo de 40.000 euros brutos anuales de los cuales 1.980 (cifra que se obtiene de multiplicar 220 días laborales al año por 9 euros por día) se pagan en tickets restaurante, supone un ahorro de 770 euros al año en pago de impuestos. Sin embargo, desde el año pasado, los tickets restaurante, al igual que el resto de retribuciones en especie, han pasado a cotizar a la Seguridad Social bajo ciertas circunstancias.

Pero si los beneficios fiscales para el empleado son más que notables, no menos importantes son para la propia empresa, que se podrá deducir el 100% de lo destinado a estos tickets restaurante en el Impuesto de Sociedades. Esto, para una empresa que cuente con 20 empleados y a todos ellos les pague con tickets todos los días hábiles de trabajo, le supone un ahorro de unos 10.000 euros al año en el pago de impuestos.

Una retribución cada vez más utilizada por las empresas

A pesar de que muchas veces los cheques de comida se utilizan de manera fraudulenta por parte de los empleados (al cederse entre compañeros, utilizarse para pagar la cena a todos tus amigos o, incluso, intercambiarse por dinero en efectivo sin tributar por ello), cada vez son más las empresas que se lo ofrecen a sus empleados como complemento salarial.

Por esta razón, son muchos los restaurantes que permiten el pago de sus servicios no solo en efectivo, sino también con este tipo de cheques. Porque la primera pregunta que cualquiera que disponga de estos tickets hará es: “¿ese restaurante acepta tickets restaurante?”.

En Naranja | Revisar los tickets de compra nos puede hacer ahorrar hasta 114 euros al año

Conversación