Los verdaderos garantes de la estabilidad económica: los Bancos Centrales

1 comentario

banco central europeo

Cuando en 1.999 se adoptó el Euro en muchos países de Europa, entre ellos España, se accedía a una moneda más fuerte y estable que pudiera competir con el dólar, pero a cambio se renunciaba a una importante soberanía en materia fiscal y monetaria cedida al Banco Central Europeo, lo que hizo que los Bancos Centrales de esos países ya no pudiese tomar medidas al respecto.

El papel que juegan los Bancos Centrales en el mundo de la economía es muy importante para mantener un sistema de precios estable. Y es que cualquier medida que tomen nos va a afectar de una manera notable, hasta el punto de hacernos cambiar de opinión en algunas decisiones de consumo e inversión. ¿Quieres saber cómo?

Los Bancos Centrales como reguladores de la cantidad de dinero

Los Bancos centrales son los encargados de emitir el dinero en circulación. Pero no pueden emitir todo el dinero que deseen, ya que si lo creasen sin control se produciría una subida generalizada de los precios. Por tanto, la función principal de los Bancos Centrales es regular la cantidad de dinero en circulación, y así estabilizar el nivel de precios.

Pero en ocasiones, no es suficiente con controlar la emisión de dinero. En épocas de bonanza económica los ciudadanos y las empresas tienen mayor cantidad de dinero para gastar, por lo que el consumo suele ser mayor y por tanto los precios suben. Para controlar esto, los Bancos Centrales tienen instrumentos de política monetaria, como por ejemplo la fijación de los tipos de interés oficiales.

Los Bancos Centrales prestan a los bancos comerciales y a los Gobiernos una cantidad determinada de dinero al tipo de interés oficial. Los bancos comerciales, a su vez, tendrán que ofrecer sus préstamos a un interés superior al oficial para poder obtener beneficios. Cuando se produce una inflación mayor de la deseada, los Bancos Centrales deciden subir los tipos de interés para encarecer la financiación, desincentivando así la demanda y la inversión; de la misma manera, si el Banco Central considera que se debe aumentar la demanda, bajará el tipo de interés oficial para incentivarla.

Además, seguro que te ha ocurrido que has viajado a otro país y has venido con la maleta llena de “gadgets” por estar más baratos que en España, como ocurre actualmente en Estados Unidos. Esto es debido a que el dólar está más barato que el euro, y por tanto, comprar productos similares es más barato en Estados Unidos que en España.

Las monedas suelen fluctuar libremente, pero en algunas ocasiones son los Bancos Centrales los que abaratan una moneda artificialmente; es lo que se conoce como devaluación. La razón principal de devaluar la moneda es incentivar el consumo y la inversión exterior, ya que los productos serán más baratos que en otros países. Aunque, en realidad, y de manera análoga a la fijación de tipos de interés para estabilizar los precios internos, se devaluará o revaluará la moneda para mantener la estabilidad de los precios externos.

¿Porqué sigue habiendo Bancos Centrales si ya existe el BCE?

Seguro que ahora os estáis preguntando: si ya hemos cedido la soberanía en política monetaria al BCE, ¿son realmente necesarios los Bancos Centrales de los países de la zona Euro? Es cierto que los bancos centrales de cada uno de los países ya no pueden decidir nada en materia de tipos de interés y devaluación o revaluación de las monedas, pero su misión va mucho más allá.

En nuestro caso, el Banco de España debe proteger a los ciudadanos y las empresas que abren un depósito en los bancos comerciales garantizando la solvencia de los mismos. De entrada, se encarga de autorizar la creación de nuevas entidades, si considera que son aptas para comenzar el negocio. Además, se les exigen a las entidades una serie de reservas, que no son más que depósitos abiertos por los bancos comerciales en el Banco de España, que no podrán utilizar en su negocio, si no simplemente servirán para garantizar la solvencia de una determinada entidad financiera.

Además, se encargará de supervisar que todas las normas que se apliquen a las entidades financieras se cumplan, mediante inspecciones a las mismas. En caso de que la entidad bancaria no cumpla las normas establecidas, se les podrá imponer las sanciones pertinentes, e incluso intervenirlos.

No sólo ejerce funciones a nivel nacional, sino que además participa en la ejecución de las políticas atribuidas al Banco Central Europeo. Lógicamente, no podrá aplicar las políticas monetarias sólo para España, como fijación de tipos de interés o devaluación de la moneda, ya que éstas se aplican para todos los países que tengan adoptado el Euro como moneda, pero sí que participa en la emisión de billetes de curso legal, entre otras cosas.

Imagen | MPD01605
En Naranja | ¿Cómo nos afecta una subida o bajada de los tipos de interés?

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter