Origen e historia de las tarjetas de crédito

Historia de las tarjetas de crédito - 1

El origen de las tarjetas de crédito se remonta a principios del siglo XX, cuando en 1914 la empresa Western Union crea una tarjeta para sus clientes más selectos, que no sólo les permitía acceder a un trato preferente, sino a una línea de crédito sin cargos.

Hasta finales de los años 40, una gran cantidad de empresas comenzaron a emitir sus propias tarjetas de crédito, pero que solo tenían validez en sus establecimientos, como un método para atraer clientes y facilitar las compras a través del crédito. En 1924, por ejemplo, la General Petroleum Corporation emite su primer tarjeta de crédito para la compra de gasolina, y en 1929, la American Telephone & Telegraph emite la tarjeta Bell.

La primera tarjeta de crédito

Sin embargo, la primera tarjeta de crédito tal y como la conocemos hoy en día, es decir, una tarjeta con la que podemos pagar cómodamente en múltiples establecimientos sin tener que cargar con la tarjeta de cada uno de ellos, no surgió hasta 1949, fruto de una combinación de casualidades en un restaurante de Nueva York, en concreto el Major’s Cabin Grill.

En aquel restaurante estaban cenando Frank X. McNamara, de la “Hamilton Credit Corporation”, Ralph Sneider, su abogado, y Alfred Bloomingdale, nieto del fundador de “Bloomigndale’s”. En la cena hablaron de un problema de crédito de uno de los clientes de McNamara, que se había endeudado a causa de su bondad, pues había cedido sus tarjetas de diferentes establecimientos a vecinos con problemas económicos, y ahora no podía hacer frente a sus deudas, por lo que había recurrido a la compañía de McNamara.

Historia de las tarjetas de crédito - 2

Casualidades de la vida, aquella noche McNamara se había olvidado el dinero en casa, algo que descubrió al ir a pagar. Tuvo que llamar a su esposa para que le trajera dinero con el que pagar la cena, y decidió que no querría pasar esa vergüenza nunca más. Así, uniendo la búsqueda de un sistema seguro y personal de pago a crédito junto con la comodidad de pagar en varios establecimientos con la misma tarjeta, surgió la Diners’ Club, fundada por los tres socios presentes en aquella cena.

Al principio la Diners’ Club (literalmente, club de cenadores) tuvo poca repercusión. Sólo 14 restaurantes neoyorquinos se adhirieron, y a principios de 1950 la tarjeta únicamente la poseían unas 200 personas, la mayoría amigos y conocidos. Sin embargo, a finales de ese mismo año, más de 20.000 personas la utilizaban y el número de establecimientos que la aceptaban crecía exponencialmente.

La Diners’ Club fue la primera tarjeta de crédito como las actuales. Su modelo de negocio se basaba en hacer de intermediario entre el establecimiento y el comprador, cobrando una comisión por transacción al primero y una comisión de mantenimiento (3 dólares anuales en 1951) al segundo, a cambio de un pago aplazado a final de mes sin intereses.

Evolución de las tarjetas de crédito

Historia de las tarjetas de crédito - 3

Tras el éxito de la Diners’ Club, las entidades financieras de todo el país empezaron a emitir tarjetas de crédito que se podían utilizar en múltiples establecimientos. El primero fue el Franklin National Bank de Long Island, en Nueva York, en 1951, aunque el año clave para la eclosión de las tarjetas de crédito fue 1958, año en el que se lanzaron la tarjeta American Express, de la compañía de servicios financieros homónima, que ya emitía giros y cheques de viaje, y Bank AmeriCard, la tarjeta de crédito del Bank of América, el banco más importante del estado de California.

El éxito fue tal, que en 1965 el Bank of America llegó a acuerdos con grupos de bancos de fuera de California para que emitieran Bank Americard, desistiendo estos a sus propios sistemas. Sin embargo, otro grupo de bancos de todo el país se unieron para formar Master Charge, que luego pasaría a llamarse MasterCard, y para finales de la década, más de 1.400 bancos ofrecían una u otra tarjeta en Estados Unidos, y también había dado el salto a Europa.

Historia de las tarjetas de crédito - 5

En 1977, y tras haber renunciado Bank of America a la gestión de Americard en 1970, llevada ahora por una corporación de los diferentes bancos que la emitían, se decidió que no era lógico que la tarjeta llevara el nombre de solo uno de los bancos, y es cuando se decidió cambiar el nombre por VISA, si bien se conservaron las franjas de colores características.

Las tarjetas de crédito en España

Aunque el crédito en los establecimientos ya funcionaba en nuestro país desde hacía tiempo, no fue hasta 1978 que no se emitió la primera tarjeta de crédito en España. El número 0001 se otorgó a Carlos Donis de León, el banquero que importó la idea, y fue emitida por el Banco de Bilbao.

Actualmente, más del 70% de la población las utiliza, y es el segundo país con mayor numero de tarjetas de crédito de toda Europa, justo por detrás de Reino Unido, pero por delante de otros países como Francia o Alemania, donde incluso hoy en día están muy poco extendidas.

Imágenes | Jamie, Bit Boy y Charles Willgren
En Naranja | Cómo funcionan las tarjetas de crédito sin cambiar de banco

Conversación

  • Diego Lorenzana

    El peor amigo del consumismo, aunque he de reconocer que son bastante cómodas para realizar compras. Llegará un momento en el que serán el único medio de pago aceptado, además porque servirían para acabar con el fraude fiscal.

    • minue

      Yo intento evitar el efectivo, porque me olvido de apuntar en qué gasto cada cosa. Con la tarjeta todo queda registrado y luego solo hay que exportarlo para poder llevar la contabilidad con precisión, eso sí, prefiero el débito al crédito.

  • Josep Camós

    Yo sigo prefiriendo las tarjetas de débito. Las de crédito tienen un doble filo que no sé yo, no sé yo.

    • minue

      Yo también soy más de tarjetas de débito, aunque mi padre, por ejemplo, utiliza la de crédito para así poder valorar cada mes el gasto que ha hecho en compras y tener un desglose separado de los gastos fijos. Claro que tener una nómina generosa que cubra es pago es algo que reduce el riesgo de ese doble filo de acabar “tirando de Visa”.

  • mariocobretti

    Todo tiene sus ventajas. La gente le tiene miedo al crédito pero a veces viene bien para no hacer frente a un gasto puntual. La clave está en hacerlo con cabeza y no “tirar de tarjeta” a la mínima. Si tienes una tarjeta que permita pagos con un interés con sentido común y que no sea usura, me parece bien que los bancos ofrezcan estos productos y que los clientes los usen.

  • Pingback: Te contamos por qué los pagos con tarjetas contactless son cómodos y seguros - En Naranja, ING DIRECT()

  • Pingback: Un mundo sin dinero en efectivo - En Naranja, ING DIRECT()

  • Pingback: Cinco servicios incluidos en las tarjetas de crédito que quizá no conocías - En Naranja, ING DIRECT()

  • Pingback: ¿Conoces la tecnología de las tarjetas bancarias? - En Naranja, ING DIRECT()

  • Jose

    Esta mal el texto , Mcnamara no llamo a la mujer , antes todas las personas tenian unas tarjaetas personales con sus nombre y dirección que servia para varios menesteres , presentación , pedir citas , pedir una cita con una chica si eras soltero etc,,, estas tarjetas personales eran muy común desde finales del siglo XIX, , lo que realizo Mcnamara fue en esa tarjeta poner la cifra que debia y la dejo para que sepan que el debia esa cantidad ,, antes habia Honor y la palabra de un caballero iba a misa , asi despues surgio la idea de las Tarjetas Credito como las conocemos hoy en dia.

  • Pingback: Tarjetas de Crédito | ElDividendo()

  • Pingback: Del trueque al pago con el móvil, así ha cambiado nuestra forma de pagar - En Naranja, ING DIRECT()