¿Pagan más los autónomos que los asalariados en impuestos? Estos son los números

Cada cierto tiempo surgen discusiones en diferentes foros y redes sociales sobre si los autónomos pagan más o menos impuestos que los asalariados. A menudo incluso salen a la luz comparativas en las que las cifras están mal calculadas, llevando a la confusión de unos y otros. Es por eso que hemos querido sacar la calculadora y comprobar los números para ver las diferencias.

Impuestos de un autónomo

Básicamente, los autónomos pagan dos impuestos:

  • El IRPF. Es progresivo -cuanto más se gana, más se paga- y se calcula en función de los beneficios obtenidos. Es igual para autónomos y asalariados.
  • La cuota de la Seguridad Social. Sirve para cubrir la sanidad, la incapacidad temporal y la jubilación. Es una cantidad fija que se calcula como un porcentaje de la base de cotización. Este porcentaje es del 29,90%, aunque se puede incrementar para tener más coberturas, como accidentes laborales o compensación en caso de cese de actividad. La base de cotización se puede elegir entre 893,10 euros y 3.642,00 euros, aunque el 80% de los autónomos cotizan a la mínima. Se puede deducir para el cálculo del IRPF.
  • Luego está el IVA, pero este no es realmente un impuesto para el autónomo, sino que se repercute al cliente. El autónomo simplemente lo recauda en nombre del estado. Por eso se añade desglosado en cada factura.

Impuestos de un asalariado

Los impuestos que paga un asalariado vienen desglosados de forma medianamente comprensible en su nómina. Son los siguientes:

  • El IRPF. Igual que para los autónomos. En el caso de los asalariados, se adelanta en cada nómina en lo que se conoce como la “retención”, aunque se debe ajustar finalmente en la Declaración de la Renta.
  • La contingencias comunes. Para cubrir sanidad, bajas laborales y jubilación. Es un 4,70% del salario bruto. Se puede deducir para el cálculo del IRPF.
  • Formación y desempleo. Un 1,65% del salario bruto. También se puede deducir.

Entonces, ¿quién paga más impuestos?

En estos casos, lo mejor es siempre un ejemplo. Supongamos, por un lado, un autónomo (soltero y sin hijos) que ha obtenido unos beneficios de 14.000 euros anuales. Por el otro, un trabajador asalariado con el mismo salario anual (1.000 euros al mes en 14 pagas).

Autónomo Asalariado
Beneficios 14.000 Salario bruto 14.000
IRPF (7,12%) 996,67 IRPF (5,45%) 762,40
Seguridad Social (267,03 x 12 meses) 3.204,36 Contingencias Comunes (4,70%) 658,00
Formación y Desempleo (1,65%) 231,00
Total 4.201,03 Total 1.651,40

 

Con estos números, la respuesta parece clara: el autónomo paga más impuestos. Incluso si ambos ganaran el doble (28.000 euros anuales) pero el autónomo siguiera pagando la cuota mínima de la Seguridad Social.

Autónomo Asalariado
Beneficios 28.000 Salario bruto 28.000
IRPF (14,27%) 3996,45 IRPF (15,63%) 4377,60
Seguridad Social (267,03 x 12 meses) 3204,36 Contingencias Comunes (4,70%) 1.316,00
Formación y Desempleo (1,65%) 462,00
Total 7200,81 Total 6155,60

 

¿Cómo es esto posible? Bueno, porque estamos dejando fuera una parte importante de la ecuación: las empresas. Y es que no sólo es el asalariado el que paga impuestos.

Los impuestos que paga la empresa

Cuando una empresa contrata un trabajador, debe pagar también. Concretamente, el 23,6% de su salario bruto en concepto de contingencias comunes, un 5,5% por desempleo, un 0,2% al Fondo de Garantía Salarial y un 0,6% en concepto de formación. Sin olvidar tampoco un porcentaje variable en función del sector para cubrir accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Si tenemos esto en cuenta, y sumamos lo que paga la empresa, es claramente el asalariado el que más cuesta. A cambio, tiene una mayor jubilación, mayor protección en caso de baja laboral y, sobre todo, una mejor prestación por desempleo.

Autónomo Asalariado
Beneficios 14.000 Salario bruto 14.000
IRPF (5,45%) 996,67 IRPF (5,45%) 762,40
Seguridad Social (267,03 x 12 meses) 3.204,36 Contingencias Comunes (28,30%) 3.962,00
Formación y Desempleo (7,95%) 1.113,00
Total 4.201,03 Total 5.075,00

 

Por último, habría que aclarar que, técnicamente, solo el IRPF es un impuesto de Hacienda. El resto lo gestiona la Seguridad Social y tiene objetivo ofrecer una sanidad pública, una protección al desempleo y un sistema de pensiones.

Más Información | Seguridad Social

En Naranja | Estas son todas las novedades de la Declaración de la Renta para este año

Conversación