¿Por qué me exigen una tarjeta de crédito para alquilar un coche o reservar un viaje?

A la hora de reservar un viaje, por ejemplo, al alquilar un coche o un apartamento, es bastante frecuente que la empresa que ofrece el servicio exija que para completar la reserva se incluyan los datos de una tarjeta de crédito, incluso cuando se pacta que no se paga en el momento, sino semanas o meses más tarde.

¿Con qué fin se pide al cliente la tarjeta bancaria? La petición de estos datos bancarios tiene una justificación y no se hace de manera arbitraria, sino como garantía del pago. Conviene conocer el detalle de la operativa de reservas de viajes y garantías, para así poder saber cuando está justificado indicar los datos de la tarjeta de crédito y cuando no y qué consecuencias tiene la entrega de esta información.

La tarjeta de crédito: medio de pago y garantía

Cuando se hace una reserva de un coche de alquiler o de un viaje, se pide muchas veces al cliente que aporté una tarjeta bancaria. Si no se paga la compra en el momento de la contratación, normalmente se solicita una tarjeta de crédito en la operación, no siendo válidas las tarjetas de débito ni las tarjetas virtuales.

Esto se debe a que la empresa que ofrece el servicio puede usar la tarjeta para comprobar la autenticidad de la reserva y como garantía, de las siguientes maneras:

  1. Emitiendo un pequeño cargo de comprobación, para asegurarse de que la tarjeta de crédito es válida y tiene fondos disponibles. Esto es muy típico en servicios online, con el mismo fin de comprobar que la tarjeta es existe de verdad y acepta cargos. Se suele emitir un cargo de unos pocos céntimos o un euro y cuando la empresa corrobora que se ha aceptado, se devuelve, por tanto, esta comprobación no tiene coste para el cliente.
  2. Bloqueando una cantidad de dinero de la línea de crédito. Esto no significa que se haya hecho el cargo, sino que se ha reservado una cantidad de dinero de la línea de crédito para el compromiso de pago futuro con la empresa con la que se ha reservado el viaje. Este bloqueo no es lo mismo que un cargo en la tarjeta, por ejemplo, porque no genera intereses.

¿Cuáles son las consecuencias de un bloqueo en la operativa de mi tarjeta de crédito?

Un bloqueo de una cantidad de dinero en la tarjeta de crédito realizado por una empresa cuando se reserva un viaje (hotel, alquiler de coches, etc.) no supone un cargo, pot tanto, no genera intereses, pero sí tiene otras consecuencias en la operativa del cliente.

La principal consecuencia es que se reduce la línea de crédito disponible para pagar, por lo que puede ser necesario para el propietario hacer algunos ajustes para poder atender todos los pagos previstos durante el viaje e incluso antes del mismo. En el caso de la reserva de un hotel, la empresa hostelera puede retener en la tarjeta un cliente, a modo de garantía de pago, el importe de una cantidad de dinero equivalente a los gastos de la habitación reservada y de los servicios que se estima consumirá durante su estancia.

Cuando se reservan estancias en hoteles en países como Estados Unidos, es bastante habitual esta práctica. De esta manera, si el cliente no se presenta en el hotel para consumir la reserva pactada, la empresa puede cargar el importe acordado por desistimiento. Igualmente, en caso de que sí se consuma la reserva, el hotel garantiza que la estancia y los servicios consumidos (restaurante, spa, etc.) serán abonados por el cliente.

A la hora de reservar un coche de alquiler, la compañía puede bloquear una cantidad de dinero para garantizar el pago del servicio de alquiler y también para dar cobertura a la franquicia que se haya pactado en el seguro del vehículo. Es decir, si se alquila un coche un fin de semana por un importe de 100 euros, a pagar cuando se recoja el vehículo, y la franquicia del seguro del vehículo es de 300 euros, la empresa de alquiler de coches puede realizar los siguientes bloqueos en la tarjeta de crédito del cliente:

  • Bloqueo por importe de 100 euros en el momento de la reserva, para garantizar el pago del servicio reservado, en caso de que se haya pactado que el pago no sea inmediato a la hora de hacer la reserva.
  • Cuando el cliente acude al punto de recogida del vehículo, la empresa de alquiler puede activar un bloqueo de 300 euros adicionales para dar cobertura al pago de la franquicia del seguro. De esta manera, la compañía se asegura el pago de la franquicia pactada por contrato, para casos de siniestro en los que el cliente es responsable.

¿Por qué sólo es posible la operativa con tarjetas de crédito y no otro tipo de tarjetas?

Cuando se va a reservar un viaje o un coche de alquiler con pago diferido, es decir, se paga cuando se consume o si el cliente no se presenta, se pide una tarjeta de crédito porque así se puede hacer el bloqueo de una cantidad de dinero para garantizar la operación. El bloqueo no es un cargo efectivo, sino sólo una reserva de una cantidad de la línea de crédito de la tarjeta.

Esto no sería posible con una tarjeta de débito, ya que en estas tarjetas no hay línea de crédito y sólo se pueden realizar cargos directos contra el saldo de una cuenta. En el caso de una tarjeta virtual, al ser medios que requieren prepago, es decir, una recarga, se comportan como una tarjeta de débito. Además, son “volátiles”, es decir, que pueden ser dados de alta y de baja con bastante facilidad por los clientes de las entidades bancarias, por lo que no resultan fiables para garantizar una reserva y muchas empresas suelen rechazarlas.

¿Qué tengo que hacer para gestionar los bloqueos de crédito en mi tarjeta?

Si se va a hacer una reserva de un viaje o coche de alquiler en la que se vaya a requerir un bloqueo de una cantidad del crédito en la tarjeta, conviene tomar medidas para saber el impacto que tendrá el bloqueo en la operativa con la tarjeta. Lo primero que hay que revisar es el límite de crédito de la tarjeta, dado que un bloqueo puede impedir utilizarla para otras operaciones.

Por ejemplo, en una tarjeta de crédito con un límite de 1.000 euros, si se reservan 3 noches de hotel, a 100 euros la noche, y se reserva un coche de alquiler por 200 euros y una franquicia de seguro de 300 euros, en un momento dado el cliente puede tener retenidos 800 euros de su tarjeta de crédito, lo que significa que su disponibilidad de crédito estará limitada a 200 euros mientras duren los bloqueos en la tarjeta.

La solución para poder gestionar esta situación pasa, en primer lugar, por hablar con las empresas antes de reservar, para ver qué bloqueos se van a necesitar, durante cuanto tiempo y si se puede evitar el bloqueo de crédito en la tarjeta. Si no se pueden evitar los bloqueos, se puede hablar con la entidad emisora de la tarjeta para ampliar el límite de crédito, aunque sea de manera temporal.

Lo que sí que conviene tener en cuenta es que los bloqueos deben tener una duración limitada, así que una vez realizado el pago del servicio o ejecutada la cancelación, el bloqueo debe ser gestionado, convirtiéndose en el pago de la cantidad que corresponda, o bien, desapareciendo de la línea de crédito. En ocasiones, los bloqueos permanecen por error o por dejadez de la empresa en la que se reserva, por lo que si no procede y ésta no lo resuelve, se puede llamar a la entidad emisora de la tarjeta para gestionar su anulación.

Imagen | PublicDomainPictures

Conversación