¿Por qué una empresa no puede producir todos los bienes que desea?

Antes de que nuestro mundo entrase en la era digital, cualquier operación matemática tenía que ser calculada mediante el uso de elementos rudimentarios como los ábacos o simplemente utilizando nuestra agilidad mental. Era difícil realizar el cálculo de operaciones complejas e imposible manejarse con números elevados. A medida que se fueron desarrollando las tecnologías, los ordenadores comenzaron a perfeccionarse y realizar operaciones cada vez más complicadas, en función de su potencia y su capacidad. Sin embargo, siempre han existido cálculos con los que, por el momento, ningún ordenador ha sido capaz de operar. Es decir, todos estos dispositivos tienen (o han tenido) un límite o frontera de cálculo, aunque cada día este límite sea cada vez mayor.

Al igual que ocurre en el caso de los ordenadores, la fabricación de bienes está restringida a las capacidades de producción de una empresa determinada en función de los recursos dados. Es decir, toda producción tiene una frontera de posibilidades a partir del cuál ya no es posible producir más si no se aumentan tales recursos. Es la llamada frontera de posibilidades de producción (FPP).

¿Cuántos bienes podemos producir en nuestra empresa?

mantequilla_canones

A la hora de producir un determinado bien, las empresas necesitan al menos dos factores productivos: por un lado, el trabajo de los obreros y, por otro, la maquinaria, los edificios y, en general, cualquier otro elemento de capital necesario. Existen, además, ciertos bienes cuya producción depende de factores de producción adicionales, como por ejemplo la tierra. Éste es, por ejemplo, el caso de ciertos productos provenientes del campo, como las patatas o las legumbres.

En líneas generales, el proceso productivo necesita la combinación de estos dos factores para, a partir de unos ciertos recursos de entrada (llamados comúnmente materias primas) obtener el producto terminado, que bien llega al consumidor final o es utilizado como materia prima por el proceso productivo de otra empresa.

Con estos recursos dados, las empresas pueden optar por producir la combinación de bienes que consideren conveniente. Imaginemos una gran empresa ficticia que produce únicamente dos bienes: cañones y mantequilla. Con los recursos dados, la empresa puede producir las siguientes combinaciones de bienes.

fpp_Tabla

La interpretación de la tabla es la siguiente: la empresa podría dedicarse, con los recursos dados, a producir 3000 cañones y ninguna tarrina de mantequilla. O bien, 1000 tarrinas de mantequilla y ningún cañón. O bien, el resto de combinaciones que aparecen en la tabla. Para aumentar la producción de uno de los bienes la empresa tiene que renunciar a la producción de una parte del otro bien.

En ningún momento la empresa podrá producir más de 3000 cañones ni 1000 tarrinas a no ser que aumente los factores de producción, es decir, a no ser que aumente el número de empleados o se mejore la infraestructura de la empresa. La frontera de posibilidades de producción se representa por las diferentes combinaciones de bienes alcanzables con los recursos dados. Gráficamente se representa del siguiente modo:

fpp_grafica

Evidentemente, la combinación óptima desde el punto de vista técnico será aquella que maximice el número de unidades producidas; en el gráfico, esta combinación viene representada por la línea negra, que separa la producción alcanzable por la empresa de la no alcanzable.

Aprovechar los recursos de manera óptima: uno de los objetivos de la FPP

Cualquier punto que esté en la línea de la FPP indica que se están aprovechando los recursos o factores de producción de forma adecuada. Por el contrario, cualquier punto que se encuentre dentro del área sombreada señala que al menos uno de los recursos no está siendo del todo productivo. Este recurso que no es eficiente puede ser desde una máquina que no funciona correctamente, hasta un trabajador que esté produciendo pocas unidades de un bien.

Si se desea llegar a un punto que esté por encima de la FPP, se tienen que aumentar los recursos de producción a través de una ampliación de la infraestructura, la mejora de la tecnología, la compra de más maquinaria, la contratación de más empleados.

El coste de oportunidad: ¿qué producimos con estos recursos?

En la FPP podemos ver representado claramente el concepto de coste de oportunidad. Si deseamos producir más de un bien, tendremos que renunciar a producir cierta cantidad de otro bien. En economía se tiene que elegir constantemente entre varias opciones. Siempre se busca obtener altos rendimientos para poder obtener beneficios.

Por ejemplo, si las manzanas se pagan a 0.50 €/Kg y las naranjas a 0.60€/Kg, lo lógico sería reducir la producción de manzanas para poder dedicar más recursos a la producción de naranjas y obtener mayores ingresos por su venta. Sin embargo, es posible que la demanda de naranjas no se corresponda con su oferta y, por mucho que reduzcamos la producción de manzanas, incluso dejándolas a cero, el coste de producción de las mismas podría hacer que los beneficios se conviertan en pérdidas.

Por tanto, no todas las combinaciones óptimas en términos técnicos tienen por qué serlo en términos económicos. El coste de oportunidad tiene una importancia capital en la FPP. Cuanto más recursos dediquemos a la producción de uno de los bienes, menos dedicaremos a la producción del otro, y lo que podrían ser beneficios acaban convirtiéndose en pérdidas.

En definitiva, la frontera de posibilidades de producción es un término económico muy útil para llevar a cabo una estrategia productiva en función de los factores y recursos dados.

En Naranja | La importancia de saber elegir: el coste de oportunidad
Imagen | PublicDomainPictures, bruno-free

Conversación