¿Puedo pedir un aplazamiento de mi Declaración de la Renta si me sale a pagar?

Si a la hora de calcular el resultado de calcular nuestra Declaración de la Renta nos toca pagar, existen opciones de aplazamiento y fraccionamiento del pago que están a nuestra disposición para optimizar nuestro presupuesto del hogar.

A continuación, te contamos cómo podemos pagar la Declaración de la Renta a plazos para que poder anticiparnos y elegir la opción que mejor nos conviene.

Fraccionamiento del pago de la Declaración de la Renta

Si la Declaración de la Renta nos sale a pagar, la opción más sencilla para no hacerlo todo en una única vez es solicitar un fraccionamiento del pago a la Agencia Tributaria y así abonar la cantidad en dos plazos:

  • Primer plazo: por importe del 60% de la cantidad a pagar; se abona al presentar la Declaración o cuando la AEAT pasa el cargo vía domiciliación bancaria.
  • Segundo plazo; por importe del 40% restante a pagar; normalmente se abona a principios de noviembre.

La mayor ventaja de esta modalidad de fraccionamiento del pago de la Declaración de la Renta es que no tiene ningún coste y nos permite pagar más cómodamente el importe adeudado, evitando que afecte demasiado a nuestro presupuesto.

Los requisitos para poder optar al aplazamiento del pago son presentar la Declaración dentro del plazo fijado y que la obligación de pagar no sea consecuencia de una declaración complementaria. En caso de cumplirlos, solicitar el fraccionamiento del pago resulta muy fácil, tan sólo se necesita marcar la casilla correspondiente de “SÍ, FRACCIONA el pago en dos plazos” e indicar los detalles de cómo se va a proceder al pago. Si se hace mediante domiciliación bancaria en alguno de los dos plazos, debe indicarse el número de cuenta.

Aplazamiento del pago de la Declaración de la Renta

Podemos solicitar un aplazamiento del importe a pagar de la Declaración de la Renta, pero el trámite requiere que cumplamos una serie de condiciones bastante estrictas. En primer lugar, el aplazamiento y el fraccionamiento no los podemos solicitar de forma simultánea y debemos optar sólo por uno de ellos.

En caso de que elijamos el aplazamiento del pago, podemos conseguir es un acuerdo con la Agencia Tributaria para pagar en un plazo diferente al marcado por la ley. Por tanto, en el trámite a realizar se pide justificar los motivos por los que no se puede pagar (cargas económicas, bajos ingresos o insuficientes, deudas, etc.).

En caso de ser aceptado el aplazamiento, se fija un calendario de pagos para que el contribuyente vaya abonando determinados importes a lo largo del tiempo, hasta que satisfaga la cantidad adeudada más un recargo del 3,5%, en concepto de devengo del interés de demora. En caso de que el importe a pagar por la Declaración de la Renta sea superior a los 30.000 euros, la Agencia Tributaria puede exigir un aval, lo que incrementa aún más el coste de la operación de aplazamiento.

En caso de no cumplir con los pagos según el calendario pactado, las consecuencias serían muy serias: la Agencia Tributaria puede anular el acuerdo de aplazamiento e iniciar un procedimiento de pago por la vía de apremio, lo que significa que podría llegar a embargar bienes, y además aplicaría un recargo de hasta el 20%.

Se puede solicitar el aplazamiento del pago de la Declaración de la Renta por Internet, en la Sede electrónica de la Agencia Tributaria (se necesita Cl@ve PIN, certificado electrónico o DNIe) o personalmente en las oficinas de la Agencia Tributaria al presentar la declaración.

Retraso en el pago, incurriendo en intereses de recargo

Las personas que no presentan la Declaración de la Renta dentro del plazo fijado por la Agencia Tributaria quedan obligadas a pagar una sanción que va desde los 100 hasta los 400 euros, más el importe a pagar.

Si se presenta la Declaración pero no se paga en plazo, el importe a pagar se incrementa con un recargo que aumenta a lo largo del tiempo:

  • 3 primeros meses: recargo del 5% del importe a pagar.
  • De 3 a 6 meses: recargo del 10% del importe a pagar.
  • De 6 a 12 meses: recargo del 15% del importe a pagar.
  • Más de 12 meses: recargo del 20% del importe a pagar, más intereses de demora.

Por tanto, no pagar es una mala idea, dado el elevado gasto extra de la sanción o el recargo adicional a pagar y las consecuencias adicionales de la situación de impago con la Administración, perjudicial para el historial crediticio de la persona porque puede verse perjudicada si solicita un producto financiero en una entidad bancaria y en el estudio se pone de manifiesto su deuda con la Administración.

Usar la financiación bancaria

Además de las opciones de aplazamiento y fraccionamiento del pago que ofrece la Agencia Tributaria y para evitar la situación de no pagar en plazo, también existe la opción de pagar la Declaración de la Renta solicitando financiación bancaria.

Podemos hacerlo con nuestra tarjeta de crédito, con un préstamo preconcedido o con un préstamo personal, en función del volumen del pago y de las condiciones que mejor te convengan.

En caso de optar por esta opción, es bueno anticiparse y hacer la solicitud con tiempo para evitar apuros de última hora. Además, debes tener en cuenta los plazos y cuota a pagar, de tal manera que te asegures que lo puedes asumir mensualmente en tu presupuesto. Por último,también puedes combinar la opción de financiación con la de fraccionamiento del pago en dos plazos, consiguiendo hacer un poco más sencillo el pago de tus impuestos.

En Naranja | ¿Qué necesito para presentar la declaración de la renta por Internet? | En 2015 he tenido dos pagadores, ¿cómo me afecta a la hora de realizar la declaración de la renta?
Imagen | Unsplash

Conversación

  • Pingback: Dime en qué Comunidad Autónoma vives y te diré las deducciones a que tienes derecho - En Naranja, ING DIRECT()

  • Pingback: ¿Puedo aplazar el pago de la Declaración de la Renta?()

  • El Príncipe Ausciano

    FALLOS DE LA ENTRADA:

    1) El segundo pago (el del 40%) NO TIENE PORQUE DOMICILIARSE, puede hacerse el pago mediante el modelo 102; de hecho el modelo 100 (la declaración en sí) permite hacer el segundo pago sin domiciliación bancaria, algo absurdo si al final no puede hacerse sin recurrir a ella.

    2) ¿De dónde sale el recargo ese del 5% y en base a qué? El más parecido que conozco es el del artículo 27 de la LGT por declaración extemporánea sin requerimiento previo, pero aquí hay declaración presentada en voluntaria, pagada a plazos, pero presentada correctamente. Tema aparte es que se exijan intereses de demora, que sí pueden exigirse y suelen hacerlo.

    3) ¿De dónde sale lo de los 6.000 euros? Hasta donde yo sé la OM HAP/2178/2015 pone una exención de aportar garantías cuando la deuda no supera los 30.000 euros.

    4) Si no se presenta la declaración y de haberla presentado hubiese salido a pagar SÍ que pone sanción por el art. 191 de la LGT, PERO si se presenta, aunque no se pague, no se puede poner ningún tipo de sanción. Respecto a los recargos, esos se ponen únicamente si la declaración la presentas y no la pagas en plazo o la AEAT te manda una liquidación (hace la declaración por ti) y no la pagas en los plazos que te dan.

    5) ¿De dónde sale el recargo del 35% que nombráis ahí y en base a qué? Si no se paga en plazo se exige la deuda en voluntaria (lo que había que pagar normalmente), intereses de demora, recargo DEL 20% y costas del procedimiento.

    Me parece muy bien que ayudéis a la gente con estas entradas, pero haced el favor de dar datos correctos para que la gente tome las decisiones en base a toda la información, no a parte de la misma y encima mal dada; que ya llevan dos blogueros vuestros dos entradas que me ponen los pelos de punta de los errores cometidos.