¿Qué debes saber para traspasar tu plan de pensiones de una entidad a otra?

Traspasar dinero de un plan de pensiones a otro es una posibilidad que conviene tener muy presente. En primer lugar, algo que no todo el mundo sabe es que cambiar de un plan a otro no tiene ninguna penalización fiscal. No tenemos que pagar nada por cambiar de plan por el hecho de que estemos descontentos con el que tenemos o, sencillamente, porque queramos diversificar nuestro dinero entre varios productos, algo que suele ser recomendable para reducir posibles riesgos.

Así, un cliente puede mover su dinero de un plan de pensiones a otro todas las veces que quiera, sea un producto de su banco o de otra entidad. Estos movimientos pueden ser sólo de una parte del importe invertido o de todo el capital más los intereses generados (esto se conoce como derechos consolidados).

En este punto, no obstante, hay que tener en cuenta dos excepciones:

  • Los traspasos de planes de empleo (aquellos que establecen y pagan a sus trabajadores las empresas) tienen más limitados sus traspasos y, habitualmente, sólo pueden moverse una vez finalizada la vinculación laboral.
  • No es posible traspasar los derechos consolidados a un fondo de pensiones de un país extranjero.

Teniendo en cuenta estos supuestos especiales, el traspaso de nuestro plan de pensiones se hará efectivo en cinco días hábiles desde que la entidad gestora recibe la notificación. Este tiempo viene marcado por la legislación vigente. En caso de que el traspaso sea entre un plan y otro de la misma entidad, la operación debe cerrarse en tres días hábiles.

Una operación en pocos pasos

Si tenemos intención de traspasar nuestro plan de pensiones, habitualmente el banco al que queremos llevar nuestro dinero se encarga de tramitar la operación. Lo único que tenemos que aportar es los datos del plan que teníamos hasta el momento (esto es el nombre del plan y el de la entidad gestora) y firmar la orden de traspaso (en muchas entidades esta firma puede realizarse ya por Internet, sin necesidad de acudir a sucursal).

Una vez hecho esto, la entidad a la que llevamos nuestro dinero ordenará la transferencia de esos fondos a la que era, hasta la fecha, nuestra entidad gestora. En los días antes citados tendremos el capital en nuestro nuevo plan de pensiones.

Cuidado con las ataduras

Como en todo, bien conviene leer la letra pequeña. Las campañas comerciales de planes de pensiones suelen ofrecer bonificaciones por los traspasos a los clientes. No obstante, estos incentivos suelen llevar aparejada una permanencia que puede impedir al cliente salir del plan hasta que no cumpla el plazo indicado.

Otras ofertas también exigen que, además de suscribir el plan de pensiones, el cliente amplíe su vinculación con otros productos como, por ejemplo, fondos de inversión. Al final, esto siempre hará más complicado poder salir con libertad del plan de pensiones.

En ING DIRECT nuestros planes de pensiones no te exigen ataduras. No tienen importes mínimos: se adaptan a tu capacidad de ahorro, puedes ingresar la cantidad que tú quieras y cuando tú quieras. Si lo prefieres, podrás realizar pequeños ingresos de forma automática con la cantidad y la frecuencia que quieras. Si un mes te viene mal, puedes cancelar tu aportación sin ningún coste o penalización. Así de sencillo.

En Naranja | Cuáles son y en qué invierten los cuatro grandes tipos de planes de pensiones

Conversación