¿Qué es el CVV de las tarjetas de crédito y por qué en algunos sitios no lo piden?

El CVV (Card Verification Value) es un código de verificación de la tarjeta bancaria que sirve para confirmar que quien utiliza la tarjeta la tiene en su poder. Cuando se realiza una compra online, además del número de la tarjeta de crédito, se pide este número que aparece en la parte posterior de la tarjeta para evitar fraudes. Este código aparece en las tarjetas de crédito, de débito y en las tarjetas prepago cuando se recargan.

El CVV se compone de tres dígitos en las tarjetas Visa y MasterCard que aparecen impresos en la banda de la firma, situado en el reverso de la tarjeta. En las American Express es diferente, porque el código tiene cuatro dígitos y está en la parte delantera. Cada tarjeta tiene su propio código. Por esta razón, cuando se sustituye la tarjeta por pérdida, cambia la fecha de caducidad y el CVV, pero se mantiene su número.

También es importante saber que el CVV tiene distintas denominaciones como CVD (Card Verification Data), CCV (Card Code Verification), CVN (Card Verification Number), CSC (Card Security Code), CVVC (Card Verification Value Code) aunque siempre se refieren al mismo código.

El CVV refuerza la seguridad de la tarjeta

El CVV se utiliza para reforzar la seguridad en el uso de las tarjetas bancarias. Sirve para demostrar que quien realiza la compra tiene la tarjeta en su poder y no solo el número. De hecho, la impresión plana del código en la tarjeta dificulta que se pueda conseguir mediante copias de carbón o por cualquier otro sistema, porque no deja huella cuando se utiliza. De este modo, si se ha clonado la tarjeta, no se puede utilizar porque, aunque tiene el número de la tarjeta, no aparece el CVV. Estos números tampoco están en la información que contiene la banda magnética ni en los recibos de compra o facturas pagados con la tarjeta.

Es importante no facilitar nunca este código por correo electrónico para evitar que pueda ser utilizado de forma fraudulenta. Es decir, aunque tengamos el número de la tarjeta, el pin o la fecha de caducidad, que son los datos que habitualmente se piden, no se puede finalizar la compra si no se introduce este código.

Métodos de validación adicional al CVV

Existen, además, otros métodos de validación adicional al CVV cuando se realizan compras online para asegurar que la tarjeta es usada por el titular. El sistema 3D Secure Verified by Visa y Mastercard Secure Code refuerza la seguridad de la operación porque, además del número de tarjeta, la fecha de caducidad y el CVV, pide una información adicional para validar el pago. Puede ser una contraseña o una clave numérica que se envía al teléfono móvil del titular de la tarjeta. Es necesario teclear esta clave para poder finalizar la operación.

En cualquier caso, cuando hacemos compras por Internet lo primero que debemos comprobar es que sean páginas seguras, es decir, que sean https y tengan un candado que lo verifique. Y en caso de duda, buscar información sobre la página en internet antes de facilitar ningún dato personal.

En Naranja | 1234 no es una contraseña segura: descubre cómo hacer las tuyas inexpugnables

 

Conversación