¿Qué es una pignoración?

Pignoración

Uno de los términos usados con frecuencia en la operativa bancaria es el de “pignoración”. Según se recoge en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el significado de pignoración es “acción y efecto de pignorar”, siendo “pignorar” un término que significa “dar o dejar en prenda”.

Entonces, pignorar viene siendo una acción por la cual una persona física o jurídica “A” pacta la prestación de un servicio a otra persona “B”, a cambio de una garantía a modo de prenda que debe aportar “B”, la cual será devuelta si se cumple lo pactado.

¿Qué es una pignoración?

Una pignoración es el acto de dejar algo en prenda para garantizar una operación. Ese “algo” tiene que ser una garantía real, es decir, cualquier bien mueble que pueda ser comprado o vendido (un coche, una casa, unas acciones de una empresa, una colección de cuadros valiosos, joyas, entre otros) y la “operación” puede ser de distinta índole, como por ejemplo un préstamo bancario, un contrato para ejecutar un trabajo (una obra, una entrega de mercancía, entre otros). También en el caso de solicitar un aplazamiento de impuestos se puede efectuar una pignoración, dejando algo a cambio para garantizar el pago futuro.

Un bien mueble, por tanto, puede facilitar una transacción a través de una pignoración, ofreciéndose como prenda para garantizar que la parte obligada cumple con lo pactado. En el caso de un préstamo, se puede pignorar un coche y así quedaría éste como garantía del pago. En caso de incumplimiento y atendiendo a lo fijado en contrato, la garantía podría ser ejecutada y pasar a ser propiedad del prestamista. En caso de pagar lo estipulado y liquidar el préstamo, lo que la garantía del bien pignorado se extinguiría al mismo tiempo, por tanto, dejaría de tener sentido la pignoración una vez que se paga la última parte del préstamo.

Los textos legales que regulan la pignoración, están recogidos en el Código Civil y en el Código de Comercio y en alguna ley particular sobre la materia.

¿Es mejor pignorar o una garantía personal o hipotecaria?

Una de las preguntas que se suele hacer la gente es si a la hora de solicitar un préstamo resulta de interés plantear una operación de pignoración o hacerlo por la vía de la garantía hipotecaria o personal. La principal diferencia existente es que en la pignoración se exige el traslado de la posesión del bien que actúa como prenda, lo que significa que en el caso de pignorar un coche como garantía de un préstamo, éste necesariamente deberá pasar a ser custodiado por la parte del prestamista. Esto implica que el propietario, la persona que lo pignora, no podrá venderlo, modificarlo, usarlo ni transmitirlo de ninguna manera.

Si se produce un incumplimiento de la obligación que soporta la prenda, siguiendo con el ejemplo, el prestamista podría voluntariamente optar por la ejecución de la prenda, aunque no sería la única opción que tendría para exigir el cumplimiento de lo acordado. Esto significa que podría acudir a reclamar la deuda por la vía judicial, en lugar de gestionar la ejecución de la prenda vendiéndola en subasta pública. Esto tiene sentido si se piensa en que la prenda es un bien mueble y podría variar su valor tanto como para no compensar la obligación inicialmente contraída. También podría ocurrir lo contrario, que el bien incremente su valor muy por encima del que tenía en el momento de contraer la obligación y quedar como prenda.

La ley contempla que no se puede pactar la ejecución directa de la garantía entre las partes, de tal manera que si se incumple la obligación, se tiene que acudir a la subasta pública para poder ejecutarla. Si la subasta no recibe pujas y no hay comprador, podría quedarse la prenda el acreedor, siempre que lo acepte voluntariamente. La pignoración se tiene que registrar en un documento público, lo que significa que el cambio de manos del bien y el derecho correspondiente del acreedor quedarán protegidos, evitando que una tercera parte lo pueda embargar en caso de que surjan problemas.

Otra de las ventajas de la pignoración es que la constitución de la garantía en una operación de este tipo es menor que la de otras garantías, como la hipotecaria. Esto significa que se podría ahorrar dinero en gastos si se elige esta opción (ojo no siempre es factible).

Ejemplos de casos de uso de la pignoración

Una de las opciones en una operación de pignoración es que intervenga una tercera persona para aportar una garantía. De esta manera, una operación de alquiler de una vivienda se podría resolver con un aval, o bien, con una pignoración de una cuenta corriente, un fondo o unas acciones, que podrían ser aportadas por la persona que es titular del contrato de alquiler o bien por un tercero (un familiar, un compañero de piso, un amigo, etc.). Los fondos de pensiones no se pueden pignorar, al tratarse de una excepción “fuera de comercio”.

Otro ejemplo es el de la pignoración de unas acciones para poder hacer frente a una bajada de su cotización, pignorándolos para poder obtener un préstamo con el que comprar más acciones y compensar con una futura venta, confiando en que incrementarán su valor. También se puede pignorar parte de una herencia cuando se necesita un préstamo para pagar el impuesto de sucesiones, algo que suele suceder cuando se heredan bienes que no son líquidos y que exigen un importante desembolso.

El caso típico de pignoración es el de las personas que acuden a una casa de empeños o a un monte de piedad y obtienen un dinero a cambio de dejar una prenda, la cual pueden recuperar cuando devuelven dicha cantidad más la parte de intereses correspondientes. En el caso de bienes de valor, hay que ser consciente de que el cambio de manos obliga a una custodia responsable, especialmente complicada en el caso de, por ejemplo, obras de arte, joyas y otros bienes delicados.

En Naranja | ¿Qué es un aval bancario y cómo podemos ahorrar con él?
Imagen | alexanderstein

Conversación