Qué es y cómo calcular una amortización

Aunque la amortización es un término que usan mucho economistas y contables, en realidad se trata de un concepto bastante sencillo al alcance de cualquiera, y nos va a ayudar en nuestra economía diaria.

La depreciación de los objetos y el por qué calcular la amortización

Una definición poco convencional de amortización es la división del valor de un activo (una vivienda, un vehículo, o incluso una mesa de ping-pong). Esto, por supuesto, no suele decirle nada a nadie, de modo que lo veremos con un ejemplo.

Supongamos que compramos algo. Puede ser algo grande, como una casa, un yate o un coche, o algo más pequeño, como una moto, una bicicleta o un electrodoméstico. Pongamos el caso del electrodoméstico, y nos vamos a ir a un modelo de calidad, un modelo con la etiqueta de eficiencia energética A+++ (porque queremos ahorrar a largo plazo realizando una inversión inicial). Sustituir un frigorífico de clase A por uno de clase A+++ supone ahorrar casi 130 euros al año.

De modo que compramos una nevera de catalogación A+++ por un valor de 1.000 euros. Como todo objeto con la capacidad de ser desgastado, el mero hecho de comprarlo hace que su valor baje, convirtiéndose en un artículo de segunda mano. Pero, como pretendemos usarla a lo largo de toda su vida útil, esta depreciación no nos importa. La que sí que nos importa es la que tendrá el objeto cuando, finalmente, acabe fallando y termine por dejar de funcionar.

Las neveras tienen una vida útil de unos 10 años, aunque depende de las condiciones en que la tengas. Si va a durarnos 10 años y hemos pagado 1.000 euros por ella, gastaremos 100 euros de nevera cada año (aunque la hayamos pagado ya). A cada una de estas divisiones se le llama amortización, y puede usarse de diversas maneras.

En nuestro caso, la amortización anual de la nevera es de 100 euros. Pero, ¿qué significa eso y para qué nos vale?

La sustitución de un bien

En muchas familias ocurre lo siguiente: se compran una nevera y, diez años después, cuando se rompe, no hay dinero para una nueva. La nevera, que costó 1.000 euros hace diez años, ha dejado de funcionar, pero nadie ha previsto que dejase de hacerlo en algún momento, y no hay dinero ahorrado para esto.

Para que esto no ocurra se puede usar el concepto de amortización. Pongamos que compramos una nevera hoy por 1.000 euros. El mejor modo de tener 1.000 euros dentro de diez años es, año tras año, ingresar 100 euros en una cuenta de ahorro. Así, cuando se rompa la nevera, podremos comprar una nueva sin necesidad de pedir un préstamo.

Este concepto de amortización es el llamado amortización técnica o económica.

cómo calcular una amortización 1

 

Este es el método de amortización lineal y se ha presupuesto que el dinero de dentro de 10 años vale lo mismo que el dinero de ahora (algo que no es del todo cierto, pero sirve como aproximación). Un pequeño truco para no quedarnos justos en la amortización de un objeto es fingir que el bien en el futuro costará un 10% más que lo que ha costado en el presente. Por ejemplo, que la nevera que compramos ahora por 1.000 euros costará 1.100 euros dentro de 10 años. En el caso de que la nevera cueste igual o menos, entonces habremos ahorrado 100 euros al cabo de ese tiempo, y si el coste de la nevera es superior a 1.000 euros, entonces el impacto del gasto será menor.

Al final, la amortización contable habla del dinero que tenemos que guardar o ahorrar para comprar de nuevo el mismo bien.

La amortización de una inversión

 

Invertir y amortizarEste concepto, aunque formalmente poco económico, se usa incluso en las escuelas de negocio. La amortización de una inversión hace referencia a cuándo ese bien deja de costarnos dinero para darnos beneficio. Esto con una nevera es difícil de ver pero vamos a seguir con el ejemplo.

Supongamos que nuestra nevera actual tiene el etiquetado energético de tipo C, y que consume unos 440 euros al año de luz. Al ser uno de los electrodomésticos que más tiempo está encendido, es lógico que sea gran parte de nuestra factura de la luz.

Si compramos una nevera A+++ por un valor de 1.000 euros, podremos eliminar gran parte del gasto anual en luz. Los modelos combis (nevera más congelador) con el marcado A+++ gastan sobre los 150kWh/año, lo que supone un coste de 39 euros en luz. 39 euros en luz con una nevera A+++ frente a una de tipo C con un gasto más de diez veces mayor, de unos 440 euros.

Y aquí viene el concepto de amortización de la inversión. Una inversión se considera amortizada cuando ha terminado de pagarse con los beneficios que genera. Es decir, cambiando de nevera gastarás menos y aumentarás tu beneficio.

En el ejemplo, si invertimos 1.000 euros en una nevera A+++ y la cambiamos por nuestra nevera tipo C, ahorraremos unos 400 euros al año en luz. ¿Cuántos años serán necesarios para que la nevera empiece a dar beneficios sobre nuestra antigua renta de luz? Dividiremos 1.000 euros entre 400 euros anuales, unos dos años y medio.

cómo calcular la amortización de una inversión 2

La amortización de una inversión nos dice cuándo habremos conseguido que el desembolso inicial de dinero (inversión) nos empiece a reportar beneficios. Un ejemplo de ello es saber cuándo te interesa comprarte un abono transporte, y si le darás el uso suficiente como para que resulte una inversión.

La amortización de una deuda

Partiendo del hecho de que una deuda es un dinero que debes a alguien, la amortización de una deuda hace referencia a cada uno de los pagos que tienes pendientes con esa persona o entidad a la que debes el dinero.

Supongamos que han pasado diez años tras la compra de nuestra última nevera, y que al romperse nos damos cuenta de que no tenemos otros 1.000 euros para la compra de una nueva. Ocurrirá entonces que tenemos la opción de pedir un préstamo al banco por una serie de meses, que variarán en función del importe.

Si acudiendo a nuestra entidad nos conceden un préstamo por 18 meses para 1.000 euros, significará que cada mes tendremos que devolver 1.000/18 = 55,55 euros de deuda (más intereses). Esos 55,55 euros, fruto de dividir el importe del bien entre los plazos (sin contar los intereses) son cada una de las amortizaciones.  Cuando pasados los 18 meses hayamos liquidado la deuda, diremos que hemos amortizado la nevera.

cómo calcular la amortización de una deuda 2

Los tres conceptos de amortización surgen del mismo principio: dividir el valor de un bien. No obstante, no se pueden confundir, ya que cada uno se calcula de un modo diferente y sirve a un propósito. La amortización contable nos ayuda a tener capital para comprar un bien similar pasado su tiempo de uso, la amortización de la inversión nos dice cuándo empezamos a obtener beneficios con una inversión, mientras que la amortización de una deuda nos dice lo que debemos pagar en cada plazo para liquidar una deuda.

En Naranja | Cómo organizarte unas vacaciones a buen precio con dos días de antelación

Conversación