¿Qué instrumentos tienen los Bancos Centrales para controlar la política monetaria?

1 comentario

bce

Si habéis tenido la oportunidad de jugar al juego €conomía del Banco Central Europeo, durante un buen rato de tiempo, os habréis dado cuenta lo difícil que es controlar alguna de las variables que aparecen en ese juego. Y eso que sólo estamos jugando a un juego; imaginaros cómo podría ser las cosas en realidad.

De todos modos, aunque el juego intenta ser un reflejo bastante cercano a la realidad y comprensible para todo el mundo, pero quizá sea esa simplificación lo que ha hecho olvidarse de muchos aspectos que son clave y que influyen sobre toda la economía para decidir una u otra política monetaria.

La política monetaria no es más que el conjunto de instrumentos con los que cuenta todo Banco Central para tratar de influir sobre la economía de un país, o en el caso concreto del BCE, de todo un área geográfica como es la zona euro. Si bien es posible que este conjunto de decisiones sean las que más importancia tienen dentro del conjunto de la economía, no nos cabe ninguna duda de que son las que más efecto tienen sobre la economía de un país.

Para ello, el Banco Central Europeo usan la cantidad de dinero y los tipos de interés oficiales como variables para influir y controlar la estabilidad de precios del sistema. Este tipo de decisiones nunca se pueden tomar a la ligera, ya que de hecho cada vez que hay decisiones de este tipo aparecen en primera plana de los medios de comunicación.

El tipo de decisiones que los responsables de la política monetaria tienen que llevar a cabo pueden parecer sencillas a priori, o al menos obvias. En el momento que la economía se encuentra en recesión o en peligro de recesión, realizan la llamada política expansiva, y en caso de situaciones en la que la economía esté en situaciones expansivas, políticas restrictivas para enfriarla. En la realidad, las decisiones no son tan fáciles. Una mínima modificación de alguna de esas variables puede llevar a que las variables macroeconómicas no se comporten como se habría supuesto en un principio. Por ello es necesario que los responsables de este tipo de políticas sean cuidadosos.

¿Qué tienen que controlar los Bancos Centrales?

El tipo de interés oficial es el precio al cual el Banco Central Europeo presta dinero a los bancos comerciales de su zona de influencia, en este caso los países de la Unión Europea. Los bancos prestarán, a su vez, el dinero a particulares, empresas o a otros bancos con un margen comercial para obtener beneficios.

Normalmente, si el BCE rebaja los tipos de interés oficiales (más adelante veremos cómo), los bancos también rebajarán los suyos y por tanto las empresas y los particulares podrán obtener préstamos con un interés más bajo, y por tanto más baratos. De la misma manera, si el BCE decide aumentar los tipos de interés, los préstamos serán más caros por el mayor importe de los intereses a pagar. En general, la evolución de esta tendencias es fácilmente observable si miramos un índice como el Euribor.

Pero, ¿por qué se suben o bajan los tipos de interés? La respuesta depende de la evolución económica de la zona euro. Si se espera una menor demanda, y por tanto una menor producción, lo que lleva a un mayor desempleo, se rebajaran los tipos de interés por dos motivos principalmente. En primer lugar, hacen que la financiación empresarial sea más barata, para así ayudar a las empresas a contar con mayor liquidez, y por otro lado, desincentivan el ahorro, al ser menor la rentabilidad de los depósitos bancarios por los menores intereses que se le pagarían al inversor. Es lo que se llama política monetaria expansiva.

Al revés, si existe cierto riesgo de subida generalizada de precios en la economía, es decir, inflación, el Banco Central Europeo sube los tipos de interés para desincentivar la inversión empresarial e incentivar el ahorro, con el objetivo de reducir el consumo. Es una política monetaria restrictiva.

Para modificar los tipos de interés, el Banco Central tiene que modificar la cantidad de dinero en circulación. Para comprender mejor esta afirmación, pensemos en un sistema económico hipotético (a la vez que irreal) en el que sólo existiese dinero líquido y bonos del estado que garantizan una rentabilidad del 4% a quien invierta. Con el dinero líquido podemos comprar cualquier cosa, bien sea ropa, comida, un ordenador o un coche; es decir, es fácilmente convertible por bienes. Sin embargo, no podremos disponer de él durante un tiempo determinado si lo invertimos en bonos, recibiendo a cambio la rentabilidad del 4% al cabo de un período de tiempo de, pongamos, 6 meses.

Si el Banco Central Europeo sube los tipos de interés hasta el 5%, es probable que una persona que guardaba dinero líquido en un depósito bancario lo coloque en una inversión de bonos del estado, por lo que ese dinero ya no está en circulación durante el período de tiempo de vigencia de esa inversión. Es decir, se ha retirado dinero en circulación durante un tiempo, ya que no puede ser usado para consumir, si no para ahorrar. De la misma manera, bajando los tipos de interés se consigue desincentivar la inversión en bonos por el menor interés que ofrecen, y sin embargo crece la demanda de dinero líquido, con lo cual aumenta el consumo.

Esta es una simplificación de lo que ocurre cuando los Bancos Centrales actúan sobre la cantidad de dinero en circulación. En la realidad, esto no funciona así, ya que hay muchos otros productos de inversión y con diferentes riesgos, pero puede servirnos como una muy buena aproximación para explicarlo.

¿Cómo pueden controlarlo?

Hay varias formas de controlar la cantidad de dinero y los tipos de interés de una economía, pero se resumen en tres principales: el coeficiente de caja, las operaciones en mercado abierto y las facilidades permanentes. El Banco Central Europeo exige a los bancos comerciales un coeficiente de caja determinado, que no es más que un porcentaje de dinero líquido sobre el conjunto de sus depósitos bancarios, y cuyo objetivo no es más que evitar riesgos. En otras palabras, es un dinero que el banco no puede utilizar en su negocio.

El BCE también puede influir sobre este mecanismo para controlar la cantidad de dinero en circulación. Si reduce el coeficiente de caja, los bancos tendrán mayor liquidez para usar en su negocio diario, al no necesitar un dinero mínimo para garantizar los depósitos, y por tanto aumentará el dinero en circulación, y si aumenta el coeficiente, los bancos tendrán que tener más dinero inutilizado y, por tanto, disminuirá la cantidad de dinero en circulación.

Otra de las formas de expandir o restringir la oferta monetaria son las operaciones de mercado abierto, que no son más que la compra y venta por parte del BCE de títulos de deuda, como si de un inversor particular se tratara, para dotar de liquidez al sistema y regular de este modo la cantidad de dinero. El BCE fija unos días en los cuales se produce esta compraventa, y pueden acudir los agentes que estén interesados en ello. Este es el principal mecanismo que tienen los Bancos Centrales para definir el tipo de interés oficial del país o zona de influencia, ya que los títulos de deuda emitidos durante las subastas periódicas que se realizan son los que sirven como referencia.

Por último, existe otro mecanismo llamado facilidades permanentes, que son operaciones para que los Bancos puedan ajustar mayor liquidez mediante la concesión de préstamos o imposición de depósitos a muy corto plazo. Digamos que este tipo de iniciativas corren a cargo de las entidades de crédito, a diferencia de las operaciones en el mercado abierto que eran responsabilidad del Banco Central.

Como vemos, el Banco Central tiene una misión imprescindible dentro de la economía de un país. Mantener la estabilidad de la cantidad de dinero y el tipo de interés suaviza los ciclos económicos y debería ser el objetivo primordial de estos agentes en todo sistema económico y financiero.

En Naranja | €conomía, un juego del Banco Central Europeo para comprender mejor la política monetaria
Imagen | cvrcak1

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter