¿Qué puedo hacer con 100 euros en 17 grandes capitales?

Cualquiera que haya viajado, aunque sea solo un poco, sabe que los precios pueden cambiar mucho de una ciudad a otra, incluso dentro del mismo país. 100 euros en Madrid no cunden lo mismo que en Londres o en Atenas, pero tampoco en ciudades más cercanas como Sevilla.

La capacidad de compra de una moneda en un determinado país es consecuencia de numerosos factores, entre los que destaca el nivel de los salarios. Por esta razón, los precios y el poder adquisitivo de sus ciudadanos pueden ser bastante diferentes de unos países a otros. Para medir estas diferencias, existen diferentes indicadores, algunos curiosos como el Big Mac, que compara el precio de este producto en cada país para determinar cuál es la capacidad de compra de sus habitantes. Nosotros lo vamos a hacer un poco más sencillo, y nos vamos a preguntar: ¿qué podemos hacer con 100 euros en 17 capitales europeas?

Bucarest, Rumanía

Bucarest

Bucarest es una de las capitales europeas más baratas: 100 euros en la capital de Rumanía dan para mucho. Entre otras cosas, podremos almorzar todas las semanas de un mes en un restaurante de precio medio, sacar 250 billetes de metro, tomar 100 cafés o ir al cine dos veces al mes durante todo un año.

Atenas, Grecia

Sin título

Atenas, a diferencia de lo que podamos pensar, tiene precios muy similares a los de España. Las cervezas pueden costar cuatro euros, el cine cerca de 7,50 euros y un paquete de cigarrillos, alrededor de cuatro euros. Cien euros no dan, por tanto, para mucho. Un día de fiesta puede ser suficiente para gastarlos, cenando en un restaurante de precio medio (20 euros), tomando cinco copas (a una media de diez euros cada una) e invitando a otra, comprando un paquete de cigarrillos (cuatro euros) y volviendo a casa en taxi (por unos 15 euros).

Roma, Italia

rome-974294_1920

Como ciudad turística que es, Roma ofrece una gran cantidad de posibilidades a los turistas aunque, eso sí, a un precio no apto para todos los bolsillos. De hecho, un día de turismo es más que suficiente para consumir estos 100 euros, al gastar una media de 15 euros en cada uno de los museos de la ciudad, cinco euros en desayunar, 20 euros en comer, 40 en cenar y coger un taxi que nos desplace por la ciudad (20 euros por unos ocho kilómetros).

Lisboa, Portugal

lisboa

Portugal suele tener precios más asequibles que nuestro país en la mayoría de las cosas. Vivir o hacer turismo por Lisboa resulta bastante asequible, cien euros pueden dar para mucho, incluso para pasar dos noches en un hotel de cuatro estrellas. Eso sí, si vamos en coche y echamos gasolina en Portugal, tendremos que ir preparados para rascarnos el bolsillo, ya que el combustible es, de media, un 10% más caro que en España. Cien euros nos servirán, aproximadamente, para recorrer la distancia entre Madrid y Lisboa si decidimos echar gasolina en Portugal.

Madrid, España

pond-273166_1920

Quien viva o haya pasado un fin de semana por Madrid sabrá que 100 euros en Madrid dan para lo que dan. Si vives en la capital de España, podrás costearte el precio de tus comunicaciones de un mes (Internet y teléfono móvil), acudir a dos de los muchos espectáculos que ofrece esta ciudad o pagarte una noche de fiesta, incluyendo el precio de la cena, de las copas y del taxi de vuelta a casa.

París, Francia

paris

París es una de las ciudades más caras del mundo, tanto para vivir como para hacer turismo. Por esta razón, llevar 100 euros en el bolsillo es casi como no llevar nada. Y es que, si eres muy cafetero, París te puede arruinar, ya que 100 euros dan para tomar un café diario los días laborales durante un mes o para un par de cenas (como mucho). Aunque si tienes buen paladar y te gustan las buenas vistas, 100 euros será lo que te costará cenar en el restaurante Jules Verne, situado en el primer piso de la Torre Eiffel; eso sí, seguro que no te olvidas de la visita.

Londres, Inglaterra

londres

Si París es caro, ¿qué podemos decir de Londres? Con 100 euros no podríamos ni comprar un bono mensual de transporte público, ya que su coste es de 150 euros. A cambio, aunque los hoteles no son lo mejor, podemos encontrar habitaciones decentes por 100 euros o menos para una noche. Eso sí, tomar unas copas puede resultar prohibitivo en algunos pubs, y lo más seguro es que con 100 euros no tengamos ni para empezar.

Berlín, Alemania

berlin

A diferencia de lo que muchos pudieran pensar, Berlín es una de las capitales europeas más baratas. De hecho, los precios son más bajos que los que puede haber en cualquier ciudad española, así que 100 euros pueden dar para mucho. De hecho, con esta cantidad de dinero podemos visitar la mayoría de museos de la ciudad y, por supuesto, cenar durante casi una semana.

Amsterdam, Holanda

amsterdam

La capital holandesa no se caracteriza especialmente por sus precios baratos. Con 100 euros puedes costearte el bono mensual del transporte público o el seguro médico privado obligatorio, pero poco más. Además, si estás pensando almorzar, procura que sea un restaurante de comida rápida, porque el precio de un menú para dos personas puede ser de hasta 60 euros.

Ginebra, Suiza

ginebra

Suiza es, después de Noruega, el país más caro del mundo, así que si piensas llevar solo 100 euros, lo mejor es que no vayas. Hasta la comida rápida es cara, ya que un menú con hamburguesa, bebidas y patatas puede costar cerca de 15 euros. Además, cada café puede llegar a costar cinco euros, ir al cine, casi 20 y cenar en un restaurante normal, casi 40 euros.

Oslo, Noruega

oslo

En la capital del país más caro del mundo, el poder adquisitivo de 100 euros se ve mermado hasta la máxima expresión, ya que no sirven ni para pagar el gimnasio durante dos meses, ni para llenar la cesta de la compra de una familia de dos personas, ni por supuestos para salir una noche.

Helsinki, Finlandia

helsinki

Finlandia es, posiblemente, el país nórdico más barato. Los precios son similares a los del sur de Europa y, por lo tanto, el poder adquisitivo de cien euros es similar al de Madrid o Barcelona. El cine puede costar entre siete y diez euros; cenar en restaurantes, entre 20 y 25 euros; una pinta de cerveza, cuatro euros y un billete de autobús, en torno a los 2,5 euros. Aunque también hay cosas más baratas que en España, como la conexión a Internet que, además, tiene mucha mejor calidad que en España.

Varsovia, Polonia

varsovia

El salario medio en Polonia es de menos de 700 euros al mes, y eso se nota en los precios. En Varsovia, en particular, es posible encontrar alquileres que no superan los 100 euros al mes. Los cafés pueden costar en torno a un euro y es posible cenar en un restaurante normal por ocho euros.

Bruselas, Bélgica

bruselas

Sede del Parlamento Europeo, Bruselas se caracteriza por ser una ciudad con un elevado nivel económico. No obstante, se pueden encontrar hoteles de cuatro estrellas por menos de cien euros la noche y restaurantes de buena calidad con un precio comprendido entre los 25 y los 30 euros.

Copenhague, Dinamarca

Copenhague

Dinamarca tiene uno de los mayores salarios medios de toda Europa. Y eso se nota en los precios. La cesta de la compra es un 30% más cara que en España, las cervezas cuestan en torno a siete euros y el bono mensual de transportes, cerca de 50 euros. Cien euros nos servirán para comprar comida y cocinar en casa durante medio mes.

Sofía, Bulgaria

Sofia

Sofía es, al igual que su vecina Rumanía y que muchos otros países de la Europa del Este, una capital muy barata. Y en este caso, es especialmente barata. Tomarte una cerveza en un bar cuesta 0,80 euros; una bebida alcohólica, en torno a cinco euros; los cafés, 0,50 euros; y un almuerzo en un restaurante con un precio medio, tan solo dos euros. Con cien euros, por tanto, podemos comer y cenar durante un mes o pagar el alquiler de un piso en una zona más o menos buena de la ciudad.

Praga, República Checa

praga

Praga es también bastante barata. Se puede comprar todos los alimentos necesarios de un mes por cien euros, o salir todos los fines de semana a cenar fuera. Ahora bien, también hay cosas caras como, por ejemplo, la electrónica que, de media, tiene un precio un 30% superior al de España.

Mismos euros, diferente poder adquisitivo

Un billete en nuestro bolsillo con un 100 impreso puede ser de diferente utilidad en función del lugar en que nos encontremos. Como hemos visto, el precio de los bienes y servicios cambia bastante entre el norte, el sur y el este de Europa. De ello dependen múltiples factores, como el salario de los empleados, el cambio de moneda, los impuestos o la política monetaria.

Imagen | eugeniu, Dias12, skylark, Granito, bogitw, Unsplash, diego_torres, skeeze, 0805edwin, Luisfpizarro, office8, Ugmedia, Websi, Abdecoral, tpsdave, Wengen, exis

En Naranja | Cómo encontrar destinos baratos de vacaciones aplicando consejos económicos

Conversación