Razones por las que contratar un plan de pensiones cuanto antes

Futuro

Probablemente nunca te hayas planteado el abrir un plan de pensiones, ya que aún eres una persona joven y, aun teniendo cierto dinero ahorrado mes a mes, ves tu jubilación tan lejana que prefieres dejarlo para más adelante.

Nada más lejos de la realidad; cuanto antes abras un plan de pensiones, durante mucho más tiempo te podrás beneficiar de las ventajas del mismo. Ya no sólo es que puedas aportar mayor cantidad de dinero año a año, sino que además, podrás disfrutar de uno de los más atractivos ahorros fiscales que puede proporcionar un producto financiero actualmente.

Tendrás que aportar menos dinero

Cuanto antes te abras el plan de pensiones, mayor capital podrás aportar, hasta el momento de tu jubilación, donde disfrutarás del dinero aportado durante todos estos años, y combinarlo con las pensiones estatales. Es decir, tendrás una doble prestación en el momento en el que te retires.

Pero no acaba aquí la cosa. Como cualquier otro producto financiero, los planes de pensiones también tienen una rentabilidad; esto quiere decir que en el momento de disfrutar de tu jubilación, podrás disponer del dinero depositado más su revalorización, que dependerá del tipo de plan de pensiones que hayas elegido:

  • Renta fija: buscan el equilibrio entre la buena rentabilidad y el bajo riesgo, pensados sobre todo, para aquellos clientes mayores de 50 años.
  • Renta variable: invierten en Renta Variable, para aprovechar el alto potencial de rentabilidad de la bolsa. Son productos de mayor riesgo en los que también puedes perder parte de tu capital. Están.pensados para clientes de menos de 40 años.
  • Renta mixta: invierten entre el 30% y el 70% en renta variable. Está pensado para aquellas personas entre 40 y 50 años. Tampoco garantizan el 100% de lo aportado, pero tienen menor riesgo que los de renta variable, aunque lógicamente mayor que la renta fija.
  • Garantizados: garantizan el capital invertido a vencimiento, es decir, al final de la vida del producto. También ofrecen un tipo de interés, el cual puede ser fijo o variable. De esta manera en los Planes de Pensiones Garantizados de Renta Fija se suele ofrecer un interés fijo, mientras que en los Garantizados de Renta Variable, el interés va a depender de la evolución de una serie de acciones o índices bursátiles.

Te mostramos un par de ejemplos, para el mismo plan de pensiones de renta fija al 3% anual, para que compruebes porqué es mejor contratarlo cuanto antes.

Juan tiene 30 años, y acaba de abrir su nuevo plan de pensiones, al que espera ir aportando 1.000 euros cada año hasta el día de su jubilación.

Como ves, Juan irá aportando 1.000 euros anuales durante 35 años. Esto significa que en el momento de su jubilación, tendrá 35.000 euros en su plan de pensiones. Al tener una rentabilidad del 3% anual, cada año habrá que sumar 30 euros en concepto de rentabilidad, lo que significa que Juan, en el momento de su jubilación contará con 36.050 euros.

María tiene 50 años, y se dispone a abrir su plan de pensiones, al cual aportará 2.000 euros anuales, hasta que cumpla la edad de jubilación.

María ha empezado tarde a aportar a su plan de pensiones, por lo que sólo tendrá 15 años, desde ese momento hasta que se retire. Esto significa, que el plan contará con 30.000 euros, con una rentabilidad anual de 60 euros, por lo que contará para su jubilación con 30.900 euros. Como ves, Juan ha abierto el plan de pensiones 20 años antes que María, y con la mitad de aportación anual finalmente podrá contar con 5.150 euros más para disfrutar de su jubilación.

Y eso que en realidad sólo hemos simplificado el ejemplo: con el interés compuesto, que os explicaremos en unos días en “En Naranja”, el dinero de Juan aún sacaría más rentabilidad, ya que los intereses de cada año se suman a la base del dinero depositado.

Podrás deducir lo aportado

Como ya pusimos de relieve en un post anterior, lo que realmente hace interesante a los planes de pensiones es su beneficioso tratamiento fiscal.

Podrás deducir una parte muy importante de lo aportado a tu plan de pensiones durante el año en la base imponible del impuesto sobre la renta de las personas físicas, que puede llegar a ser hasta del 43%, con los máximos que establezca la ley. Es decir, durante ese año tendrás que pagar menor cantidad de impuestos, o te devolverán más en función del dinero aportado al plan.

En cuanto a los ejemplos anteriores, la deducción dependerá de ciertos factores como la renta, pero suponiendo que tanto la desgravación de Juan como la de María, fuera del mínimo, que es 24%, Juan tendrá un ahorro fiscal de 240 euros anuales durante esos 35 años, mientras que el ahorro de María será de 480 euros anuales durante 15 años. En el momento de su jubilación, Juan habrá desgravado 8400 euros, mientras que María 7200 en total. Aquí también apreciamos las ventajas de abrir un plan de pensiones cuanto antes.

Por tanto, podrás disponer de un mayor ahorro fiscal y durante más tiempo, cuanto antes abras el plan de pensiones. Además dispondrás de mayor capital para disfrutarlo a partir del momento de tu jubilación, además de poder combinarlo con las prestaciones estatales, ya que ambas prestaciones no son excluyentes.

En Naranja | Los planes de pensiones también te permitirán ahorrar año a año

Imagen | h.koppdelaney

Etiquetas: ,


  • solitario

    Hace años que tengo una “Plan” y desde el principio no me acabó de convencer. He llegado a perder dinero con él, por lo que lo congelé (a tiempo para no perder más), lo tengo a interes fijo (1.5) y no le hago ninguna aportación a la espera de que los intereses mejoren, lo pueda cancelar (difícil) o me jubile.

    Ya mé contarás cual es tu Plan con renta fija al 3%.

  • Fede

    El primer caso puede que me equivoque, pero esta mal calculado.

    El primer año la rentabilidad serian de 30 euros, el segundo de 60, y así sucesivamente, eso suponiendo que las rentabilidades pasadas no generen nuevas rentabilidades, el ultimo año la rentabilidad seria de 1020 euros, pero a cobrar habría que sumarle todas las rentabilidades anteriores, lo que resultaría en plusvalías de unos 17.850 euros.

    • probertoj

      Efectivamente, Fede, el cálculo se haría sumando rentabilidades anteriores, aunque como comentamos en el post, la idea era simplificar al máximo posible el cálculo para en un post futuro explicar bien el concepto del Interés Compuesto y cómo juega a nuestro favor a medida que el tiempo pasa.