¿Recibir la nómina antes de fin de mes? Esto es lo que debes saber sobre los anticipos de nómina

Pensar en el ahorro supone pensar en constituir un colchón lo suficientemente grande como para llegar de forma más o menos holgada a fin de mes. Sin embargo, en muchas ocasiones esto no es posible; bien porque nuestros ingresos no nos lo permiten o bien porque tenemos que asumir gastos imprevistos, nuestras finanzas personales esperan como agua de mayo el abono de la nómina en nuestra cuenta corriente para evitar tener que incurrir en problemas financieros.

En muchas empresas, esto se soluciona solicitando un adelanto a nuestro jefe. Sin embargo, la actual coyuntura económica ha provocado que las finanzas corporativas de muchas compañías no estén demasiado boyantes, y ofrecer un anticipo de nómina a los empleados podría debilitar aún más su liquidez. Sin embargo, existen otras alternativas para obtener un anticipo de nómina.

¿En qué consisten los anticipos de nómina de los bancos?

Cada vez es más habitual que los bancos ofrezcan, dentro de sus servicios, el pago de la nómina a sus clientes antes de que la empresa realice el abono correspondiente en la cuenta de su empleado,

Como si de una tarjeta bancaria se tratara, los anticipos de nómina son una forma de obtener liquidez de manera anticipada, equivalente a la concesión de un crédito en favor de su cliente. Sin embargo, a diferencia de estos, los importes concedidos no suelen tener ningún tipo de interés y comisión, por lo que son un instrumento para afrontar gastos imprevistos.

El requisito fundamental que deben cumplir aquellas personas que quieran disfrutar de los anticipos de nómina es la domiciliación de la nómina o la pensión en alguna entidad financiera que disponga de este servicio.

¿Qué características tiene?

Si bien la mayoría de bancos ofrecen este servicio de forma automática, una vez se haya domiciliado la nómina, a menudo sin intereses ni comisiones, algunos exigen la vinculación a otros servicios, la domiciliación de uno o varios recibos e, incluso, una nómina mínima para su concesión. Otras entidades, en cambio, generan un crédito a favor de su cliente, con unos intereses que están en línea con los que se aplican a otros créditos aunque, eso sí, con plazos de devolución e importes más amplios que los que ofrecen las entidades con anticipos de nóminas normales.

En general, las condiciones suelen ser poco flexibles, con períodos cortos de devolución y bajos importes, equivalente a un máximo de tres nóminas. Además, si hay retrasos en los pagos, los bancos pueden aplicar intereses de demora, similares a los que podría aplicar cualquier entidad financiera cuando concede un préstamo al consumo.

No deben confundirse con los Préstamos Nómina o los Créditos Nómina que, aunque puedan parecer productos similares, en realidad tienen una serie de diferencias entre ellos. La diferencia fundamental es que estos productos están enfocados a cubrir necesidades de financiación a más largo plazo y, por tanto, su tipo de interés es más elevado.

¿Es una opción pensada para mí?

Los anticipos de nómina son una opción para todas aquellas personas que dispongan de un ingreso mensual como asalariados, pero que tienen problemas puntuales para llegar a fin de mes. Sus condiciones de financiación suelen ser más atractivas que otros préstamos o créditos y, en muchas ocasiones, la única diferencia con el abono de nuestra nómina es el día en el que se recibe, ya que no tiene intereses ni comisiones encubiertos.

Ahora bien, debe tratarse como una solución a problemas puntuales de liquidez, y no una forma de recibir la nómina el día 14 o 15 de cada mes. De hecho, la mayoría de entidades financieras ofrecen este servicio durante un plazo y una cuantía limitados, y si queremos seguir usándolo superados esos límites, lo más seguro es que la entidad nos aplique comisiones y otros intereses.

En Naranja | Siete aspectos a tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo bancario

Conversación